Páginas

♥
Entra y siéntete en casa...

miércoles, 20 de septiembre de 2017

TormenTas






Laura veía los relámpagos alumbrar toda la calle, se abrazaba a la sábana cada vez que el trueno hacía vibrar los cristales de la ventana de su dormitorio. 

Se puso las botas y se asomó por la ventana, pronto la lluvia llegaría, al abrir la ventana pudo oler a tierra mojada.  Se subió a una silla para ayudarse a salir a la azotea,  atravesó el pequeño muro colindante.  Iba a dar unos golpecitos  en los cristales pero descubrió  que la ventana de Gonzalo estaba abierta. 

Entró.

Era un poco más de media noche. Un nuevo trueno hizo vibrar la ventana justo en el momento que la cerraba.  Comenzó a llover.   Se quitó las botas, se deslizó en la cama de su vecino Gonzalo, se cubrió con la sábana.  
Gonzalo supo en cuanto escuchó el primer trueno que esa noche Laura dormiría  a su lado.  No se movió al verla llegar, tan solo cuando estuvo a su lado se acercó abrazándola por la espalda. Ella se movió con suavidad. Gonzalo le preguntó si iba a  dormir esa noche con pijama.  Ella le dijo que no, que estaba esperando a que él  se lo quitara.  Justo en ese momento  la luz de un relámpago alumbró el dormitorio y dejó al descubierto la sonrisa de esa eterna adolescente, enamorada y descontrolada que se cuela de madrugada en  la alcoba de ese hombre que solo llama amor cuando está en sus brazos.





13 comentarios:

  1. ¡Hola Nieves!

    Me encantan las tormentas. Bueno, en general la lluvia y más en otoño xD Lástima que Gonzalo y Laura les haga falta una xD Na, es broma xD

    Encantador tu relato. Besos

    ResponderEliminar
  2. Mágicos encuentros estos, muy bueno Nieves, un abrazo!

    ResponderEliminar
  3. Eso es lo que trae las tormentas, que el miedo a los relámpagos y truenos, busque uno, donde apretujarse bien.

    Besos Nieves.

    ResponderEliminar
  4. El olor a tierra mojada........ que delicia
    Me encantò tu historia
    Beso

    ResponderEliminar
  5. El bueno de Gonzalo decidió seguir pagando al brujo de la tribu para que provocará tormentas.
    Besos.

    ResponderEliminar
  6. Bonita historia, Nieves, las tormentas mejor en compañía.
    Besos 🌹 🌸

    ResponderEliminar
  7. Preciosa historia... Por todo lo que sugiere...

    Besos

    ResponderEliminar
  8. Ayy qué lindo encuentro!! Me gustan esas ventanas en los tejados.
    Mil besos!!

    ResponderEliminar
  9. Tormenta entre las sábanas...
    Un beso.

    ResponderEliminar
  10. Esas tormentas de inicio de otoño que incitan a dormir acurrucada con otro.
    Bonito relato, Nieves.
    Besotes.

    ResponderEliminar
  11. Pues aquí hay una tormenta del carajo, he dejado las ventanas abiertas y solo ha entrado agua.

    Esta visto que la suerte está -muy- mal repartida.

    ResponderEliminar
  12. Gracias amig@s por vuestras palabras, por vuestras visitas.
    Como dato puedo deciros que soy de esas que las tormentas me dan muuucho miedo.

    Besitos

    ResponderEliminar
  13. La ternura de un texto adorable y amoroso. Un abrazo. carlos

    ResponderEliminar

Hola chic@s!!!!
Gracias por visitarme, por estar y compartir tus pensamientos....