Páginas

♥
Entra y siéntete en casa...

domingo, 10 de septiembre de 2017

El pasadizo



Cuando la familia de Lorenzo llegó al edificio lo primero que hicieron fue remodelar el que sería su nuevo hogar. En mitad del trabajo de albañilería, Carlos, el hermano de Lorenzo, encontró una trampilla en lo que iba a ser el cuartillo de colada.  
La trampilla era no muy grande pero lo suficiente para que cupiera una persona, incluso una persona grande. Alumbraron con linternas el pasadizo y se preguntaron donde terminaría. Estuvieron sopesando un rato los riesgos y al final Lorenzo entró por el hueco.


7 años después la trampilla seguía abierta, camuflada tras el cesto de ropa para lavar.  Al otro lado estaba la familia García. Y los niños de ambas casas lo utilizaban para poder ir de una casa a otra para jugar juntos.  El viejo pasadizo utilizado en tiempos de guerra para escapar sin ser vistos ahora era el camino más corto para que los 5 amigos se encontraran sin tener que salir a la calle.  A ambas familias les parecía curioso, divertido y diferente.  A veces se pasaban alguna botella de vino o algún libro prestado. Decidieron poner un pestillo y una campanita, a modo de timbre, que sonaba al estirar de la cuerda que las sostenía por cada extremo, así se evitaban episodios comprometidos.

Una vez al año la familia García se marchaba de vacaciones.  Alonso se quedaba ese mes solo en casa. Sofía la esposa de Lorenzo llevaba dos años en el paro, pero lo compaginó perfectamente con su vocación de ama de casa. Algunos de esos días cuando Sofía estaba en sus labores hogareñas, la campanita sonaba. Ella se duchaba y se ponía bonita. Entraba por el pasadizo donde Alonso la esperaba. Siempre estaba agachado, viéndola llegar, con esa sonrisa de bienvenida.  Ella llegaba, lo alcanzaba, lo abrazaba, escuchaba alguna palabra de esas, de amante  que desea, que ha esperado pacientemente este momento. Cierran la trampilla.  Se besan.






13 comentarios:

  1. La trampilla que empezaron utilizando los niños para sus juegos, terminó siendo utilizada por los mayores para los suyos.
    Besos.

    ResponderEliminar
  2. "Pasa en las mejores familias" Un abrazo Nieves!

    ResponderEliminar
  3. Al fin un buen uso de la trampilla

    Besos

    ResponderEliminar
  4. Pero mira por donde... :)
    Buena historia
    Buena semana. Besos

    ResponderEliminar
  5. Hola Nieves.

    Al final la trampilla, tenía trampa xD

    Besos.

    ResponderEliminar
  6. Llamándose trampilla...
    Besos 🌸 💐 🌹 🌼 🌷

    ResponderEliminar
  7. Muchísimas gracias amig@s, por venir a casa y pasar un ratito comentando las cositas que os cuento.

    Mil besitos :)

    ResponderEliminar
  8. Ya sabía yo que esa trampilla incitaría a ciertos juegos prohibidos.. me ha encantado el final Nieves :)
    Mil besos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Patry por volver siempre y leer algunas de mis cosas con tanto entusiasmo

      Mil besitos amiga :)

      Eliminar

Hola chic@s!!!!
Gracias por visitarme, por estar y compartir tus pensamientos....