Páginas

♥
Entra y siéntete en casa...

miércoles, 29 de marzo de 2017

Como dios




Hoy he matado.
Estaba comiendo mis nueces cuando me di cuenta que en las cáscaras había un gusano.
Uh! ¿Habría más? ¿Me los habré comido? Da igual... proteínas son.
El caso es que el gusano se escapaba y yo lo devolvía al montoncito de cáscaras sin tener claro que hacer con él.

Se volvía a escapar dirección  a las naranjas que había en la mesa cuando sin pensarlo muy bien lo he metido en una servilleta de papel y... lo he aplastado. 

Si... he sentido su muerte bajo mi dedo índice que ha sido como el dedo aniquilador de dios y de golpe he sido consciente de que he matado. Y yo que no mato nunca ni a las moscas me siento culpable y aunque le dije... lo siento no quise hacerlo pero no sabía que hacer contigo. Ahora el remordimiento está en mí.








domingo, 26 de marzo de 2017

Cosas de familia



Diana apareció en la puerta de  casa de mi hermana. Abandonada. Sola, cansada y desorientada. Siempre he  pensado que el azar trae las cosas más importantes a tu vida y ella entre todos los caminos del mundo decidió coger el camino a casa.

Mi hermana tiene dos perros, así que con el desconcierto inicial y con la idea de que el dueño de la preciosa perrita apareciera   de un momento a otro, la cuidamos los primeros días.  Pero los meses pasaron y ahora Diana, la perra que llegó del viento pertenece a nuestra familia. Es como mi hija perro, a la que adopté sin tenerlo pensado, simplemente porque ella me eligió.

Han pasado muchos meses y podría decirse que se ha convertido en una adolescente, alocada y bien bonita, eso si.  Cuando te saluda quiere lamerte y lo consigue casi siempre, es una perra fuerte y fibrosa y aunque nunca hemos podido saber la raza que era pensamos por su actitud que es una perra de caza.  Estos días atrás le llegó el celo, ay dios!! y  el momento que siempre comentamos de una forma jocosa y picante  ha llegado.  Ella y Loki ( el perro de mi hermana) desde el primer día que se vieron tuvieron una conexión especial.  Desde el primer día  pasan día y noche juntos, duermen, comen, juegan y mantienen una relación inseparable, donde está uno está ella y viceversa.   A veces los podías ver dejándose llevar por el instinto   pero como eran pequeños pues...   pero ahora la cosa va en serio, ahora él está por  la labor y ella se deja sin miedo.  Él aúlla como el lobo que es y ella llora porque no quiere estar apartada para evitar la proliferación de perritos que no podríamos cuidar.  

Así que estos días está conmigo, en mi casa.  Ha crecido en una casa de campo y mi casita de barrio se le hace pequeña.  En ocasiones se sienta junto al coche... sabe que si vino en ese vehículo volverá con su loki en el mismo transporte.  Por las noches duerme conmigo,  en mi cuarto. No quiere estar sola en ningún momento. De madrugada la siento roncar y hacer sus ruiditos... Saco la mano de mi colcha y  ella la huele, la lame y busca el calor de mi cuerpo, a veces sube a mi cama y yo, a pesar  de que nadie quiere que se  suba a la cama yo la dejo un ratito. La acaricio y la dejo estar. Dormimos juntas y creedme que ella ocupa más espacio que yo.

Loki se lleva todo el día buscándola y ella se adapta a ser una perrita de barrio.  No  volverá a su campo hasta dentro de algunos días y no mucho tiempo después la operaré para que este desenfreno desaparezca y no tengan que separarse más.  

A mi me encanta tenerla en casa, es un poco loca y a penas atiende a razones pero cuando la miro siempre pienso donde podría haber estado si aquella mañana de octubre no hubiera parado en esa puerta. Si la brújula del azar la hubiera dirigido a cualquier otro punto del mapa.  Que desdichado destino le hubiese aguardado si las circunstancias y los momentos no nos hubieran unido.

Se llama Diana 2ª.  La primera Diana fue la perra de mi abuelo, él se la llevaba con él allá donde iba, un día paró  en una venta de carretera y bueno... se perdió, estuvo buscándola durante meses pero nunca apareció. De alguna forma es como si 50 años mas tarde Diana hubiera aparecido y no tenía otro lugar  a donde ir más que  a su casa, con su familia... 

Mientras que pasan estos días y su cuerpo de perrita adolescente vuelve a regularse se quedará aquí conmigo...   Y su amigo loki la espera con su apariencia de lobo feroz aún siendo el perro más noble y cariñoso que he tratado en muchos años.