Páginas

♥
Entra y siéntete en casa...

sábado, 18 de marzo de 2017

Trocitos de paraisos II




A todo el mundo le gustan los giros inesperados, los " Y de repente todo se ilumina y todo cobra sentido y los porqués se rebelan ante ti como sabiduría ancestral"
Si, a todos nos gusta lo bonito, y los oasis en  el desierto y los contigo pan y cebolla, la personalidad y corazón  de las personas buenas... si,  a todos nos gusta que nos quieran y nuestro objetivo es encontrar a una persona que descubra nuestro interior olvidando nuestra nariz grande, las orejas raras, la tripa prominente o esa forma de andar como pato fuera del estanque. 


Aquella mañana de  Lunes de primavera el sol brillaba con más luminosidad que días atrás, al menos a ella se lo parecía.  Intentó hacer lo de todos los  Lunes en la mañana.  Abrió la ventana del salón y regó las macetas de la ventana. 
Habían llegado al acuerdo de no despedirse. Pero ella sabía que esa mañana él se marchaba.  Puede que aún estuviera en el pueblo, despidiéndose de alguien o tomándose un café antes de salir a la carretera.  No estaba triste, bueno quizás si un poco, estaba convencida que lo echaría de menos. Lamentaba que de pronto se hubiera dado cuenta que tardaría en verlo. Quizás demasiado. Quizás la distancia terminaría  por hacer olvidar todos esos momentos compartidos.  La distancia siempre hace olvidar cosas... los olores, las sensaciones, las voces.  Pensaba  que había sido una ilusa en creerse  especial. En creer en algún momento en ese oasis, en ese de repente. Aquella mañana se recordó que ella siempre supo que él no era un para siempre. Que eran cinco meses los que estaría allí destinado en la empresa  "MOTOR S.A.".   Que él  nunca la engañó y que  nunca le dijo cosas demasiado bonitas, ni de futuro, ni  le declaró la intensión de quedarse aunque ella lo intuyera, aunque ella  de vez en cuando fantaseara con la idea de que él podría convertirse en el hombre de su vida. 

Cerraba la ventana cuando lo vio pasar con el coche. Supo que él la había visto. Sabía que respetaría su acuerdo de no despedirse. Vio como  hizo un "Ceda el paso",  dos mujeres con carritos de bebé pasaron frente a su coche, esperaba, cuando de repente él levantó la mano para despedirse. Ella abrió la ventana y levantó su mano para decirle adiós. Allí se iba su amor, se iría para un hasta pronto, un hasta siempre, se iría a otros caminos y otros lugares donde encontraría otros amores y puede que alguno de ellos fuera el correcto, el que le hiciera quedarse y puede que esos caminos le llevara tan lejos como para olvidarse de ella y de todo lo que rieron juntos.  Incluso ella podía olvidarle. Encontrar otros caminos, otros amores, otros oasis en su vida de pueblo y flores.  Si, podía encontrar otros mundos y ser feliz en ellos porque ella era una mujer feliz en todos los aspectos. Sin complejos. Solía decir las cosas tal cual le venían, sin procesar y eso a veces le causaba ciertos quebraderos de cabeza. Que le iba a hacer, ella era así. 
Hoy no era tiempo de lamentaciones. La vida continuaba.  Tenía que procesar lo que en algún momento  dejó de hacer. Continuar adelante aún sabiendo que durante aquel tiempo, supo vivir y saborear sin pensar mucho que su historia tenía final desde el primer día. Podrá crear otras historias pero sabia que ninguna sería tan especial como la de aquél que desaparecía al doblar la esquina en su coche,  con él tuvo su mejor trocito de paraíso.


Si, a todos nos gusta lo bonito, y los oasis en  el desierto y los contigo pan y cebolla, lo inesperado, pero la vida no suele ser así.  La vida muestra con facilidad la cara b.  Nos recuerda constantemente que no es fácil vivir, ni coincidir, no es fácil...  Y nos recuerda de la forma mas cruel y desgarradora que lo que para muchos es fácil para otros es una quimera.








8 comentarios:

  1. Son destinos, hay que saber aceptar y seguir adelante, un abrazo Nieves!

    ResponderEliminar
  2. Una cosa es la vida real y otra los sueños, La vida gira y gira, impasible alrededor del sol, y se lo lleva todo por delante, Un abrazo,

    ResponderEliminar
  3. Como en los discos de vinilo a veces la cara B es mejor que la cara A, esta con el uso se raya más y el oasis de la B puede estar esperándonos siempre.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  4. Fue bonito mientras duró.
    Quien sabe lo qué a partir de ahora el destino les tenga reservado.
    Besos 🌹

    ResponderEliminar
  5. Aunque no es fácil, tampoco es imposible...Vivir los buenos momentos...
    Mil besos!!

    ResponderEliminar
  6. Solo aprendí a ser feliz cuando me dije a mi mismo "lo que tengo es suficiente".

    A partir de ahí todo lo que llegó fue de mas.

    ResponderEliminar
  7. Todo fin es el comienzo de algo nuevo....y puede que se mejor! ;)

    Besitos ♥

    ResponderEliminar

Hola chic@s!!!!
Gracias por visitarme, por estar y compartir tus pensamientos....