Páginas

♥
Entra y siéntete en casa...

jueves, 2 de marzo de 2017

Su beso



Nadie presagió que aquella sería su primera noche, ni nadie ni ellos mismos.  Pero de pronto todos se iban, incluso ella.  Las risas  de los amigos volverían a ser eco tan pronto se despidieran y cerrara la puerta de casa.  Ella nunca se lo pediría, al menos la primera vez, él lo sabía así que casi en el último momento, como suceden las cosas más imprevistas él le preguntó si le apetecía pasar la noche con él.   Ella sonrió, aceptó, asintió con la cabeza como cuando le preguntas a una niña si quieres una piruleta de fresa y con forma de corazón. El caso es que ella había aceptado mucho antes de ese momento.

Todos se marcharon.  Recogieron juntos algunos vasos y platos olvidados.  Ella preguntó si podía darse una ducha y ponerse esa camiseta que tanto le gustaba para dormir.  Cuando entró en el dormitorio le pareció el rinconcito mas bonito del mundo, al menos el de su mundo.  Bordeó la cama, él estaba haciéndose el remolón sin saber muy bien donde ubicarse, ella miró por la ventana del dormitorio y oteó el paisaje nocturno.

Se sentó en ese lado  de la cama y se cubrió con las mantas. Él tardó un minuto en entrar.  Ella no tenía intensión, no la quería tener pero quien no tiene ese pensamiento cuando compartes cama con alguien del sexo contrario y los sentimientos van y vienen y son como huracán que se desata o como el atardecer calmado y naranja del mejor rincón de tu hogar.

Ella se giró hacia él justo en el momento que él se cubrió con las mismas mantas.  ¿ Estás cómodo, estás bien tapadito?  Se incorporó un poco para  asegurarse que estaba bien cubierto.   Se rieron. Hablaron un poco, de esto y de aquello,  mientras hablaban ella acariciaba  una de  las manos de él, el antebrazo, acaricio su espalda, su cara.  Él quiso abrazarla y ella se acercó  y se hundió en aquel hombre grande que tanto quería.  Ella le acarició la cara y le dijo algo. Algo que solo se puede escuchar estando en esa cama y en ese momento.  Él tuvo entonces la certeza de que aquella mujer lo quería. Que aunque no la amaba como se aman a las mujeres si la quería, la queria mucho.  Ella era  por muchas razones una mujer distinta a todas las mujeres que había conocido y que probablemente  fuera a conocer.  Y entonces él realmente no sabía explicar los motivos y los porqués le dio un beso, un beso en la boca, notó que ella lo quiso, notó como su cuerpo se relajaba y cerraba los ojos y él pudo sentir su húmeda y fresca lengua jugar  traviesamente.   Le atusó su pelo, enredaron sus piernas buscando comodidad. Siguieron hablando un ratito más, ella se quedaba dormida, no quería, quería estar y sentir ese momento más tiempo. Se quedó dormida  sin darse cuenta, lo descubrió de golpe cuando abrió los ojos en la mañana siguiente.  Era temprano, se dieron tan solo unos minutos para levantarse.

Ella siempre ve la vida como una sorpresa, como un juego, una aventura, la vida le sorprende a cada rato, y ella quiere  verse sorprendida.  Nunca espera nada. Ahora guarda ese beso, lo guarda en secreto, como si al decirlo se fuera a escapar todo lo hermoso que había en él. La historia de su amistad siempre resultó sorprendente. Y creedme cuando os digo que  por encima de todos esos momentos  grandiosos y unicos que han llegado a vivir  en su mundo compartido, aquel beso es lo más bonito que recuerda.  Ahora guarda ese beso, lo guarda en secreto, como si al decirlo se fuera a escapar todo lo hermoso que había en él. Porque no fue un beso cualquiera, los dos lo sabían, fue... el beso... su beso.




9 comentarios:

  1. Y que nunca olvidarán, pase lo que pase.
    Precioso relato, Nieves, me encantan todos. Besos 🌹

    ResponderEliminar
  2. Un beso inolvidable.
    De esos inmunes al olvido.

    ResponderEliminar
  3. Guardo en mi memoria el beso de mi primer amor, así que entiendo que este beso será igual, y esperemos que sea el comienzo de un amor interminable, un abrazo!

    ResponderEliminar
  4. Luego ya vendrán los besos retorcios, con lengua y todo lo demás. Buen relato.

    Besos Nieves.

    ResponderEliminar
  5. Ayyy, esos besos nunca se olvidan!!! :)
    Mil besos!! Buen finde!!!

    ResponderEliminar
  6. Tierno y dulce, me gusta mucho.

    Besitos =)))

    ResponderEliminar
  7. Qué precioso momento el que nos describes con tanta sutileza. Saludos.

    ResponderEliminar
  8. Muchísimas gracias por vuestra visitas y comentarios.

    Besitos :)

    ResponderEliminar

Hola chic@s!!!!
Gracias por visitarme, por estar y compartir tus pensamientos....