Páginas

♥
Entra y siéntete en casa...

domingo, 12 de marzo de 2017

Fiebre





 Había llegado inesperadamente antes del trabajo. Estaba mal.  Demasiado esfuerzo, demasiado trabajo, demasiadas horas fuera de casa. La fiebre no tardó en llegar.  Dolor de garganta, escalofrío.... los medicamentos habituales se acumularon en la mesita del salón.  A penas tenía fuerzas, ni ganas, aún  tenía el recuerdo cercano de aquella epidemia de gripe que decidió  quedarse en su hogar durante algunos horripilantes días.  Apenas probó bocado... los escalofríos se apoderaban de su cuerpo esa noche de clima templado.

Ella sufría. Sabía que podía hacer poco, sabía que se había tomado los medicamentos y que tenía que superar una larga noche de fiebre y escalofríos bajo las mantas de primavera.  

Tras quedarse dormido en un primer momento en el sofá con la televisión puesta  a un volumen casi inaudible, decidió marcharse  a la cama. Encendió la lamparita de noche para no estar demasiado a oscuras, para tener una luz en su posible descanso. Entrecortado posiblemente, de vueltas y vueltas, de pañuelos, de mirar  el techo,  de esperar a que el cansancio venza a los virus  y pueda dormir, descansar, reparar las fuerzas y la vitalidad perdida.

Ella  esperaba en su desvelo que la noche pasara rápida.  Que las luces del día llegaran pronto y con  ese nuevo día  descubriera una clara mejoría. Se desvelaba constantemente. Quería que estuviera bien. Que los escalofríos amainaran, que durmiera, que descansara, que no pasara demasiado agobio, porque ella lo conocía bien y sabía que él era de agobiarse cuando los virus le elegían. 

Las horas pasaron lentamente, el día amaneció luminoso y con temperaturas suficientemente agradables para la manga corta.  Tan pronto ella despertó se aseguró de que él estaba bien, al menos mucho mejor. La fiebre había desaparecido,  con la precaución y las pocas ganas de salir a la calle cuando tienes que sonarte la nariz  a cada rato y con ese dolor de garganta persistente pero con ganas de conversar chistosamente.  Ella respiraba aliviada,  el virus había derivado a un buen resfriado común. Él respiraba aliviado, la fiebre había remitido y con unas horas de cuidados  y mimos posiblemente  estaría mucho mejor.

Él agradeció su preocupación.
Ella lamentaba no tener esa varita mágica para que ningún mal le rozara, para que siempre estuviera bien, para que todo le fuera rodado, y solo se tuviera que preocupar de ser él mismo y disfrutar de la vida y todas esas pequeñas cosas que él tanto sabe valorar.



12 comentarios:

  1. Las malas noches como las buenas, en pareja, son cosas de dos.

    Por cierto soy Pérfida
    Un saludo coleguita

    ResponderEliminar
  2. No queremos que sufran los que queremos, es así, un abrazo Nieves!

    ResponderEliminar
  3. Al principio a uno lo cuidan y miman, años después se van de visitas

    Besos

    ResponderEliminar
  4. Ver mal a alguien que queremos suele doler mucho.

    Besos.

    ResponderEliminar
  5. Esta conexiòn mìa anda dandome disgustos, te dejè un comentario y no se si quedò o se fuè por la estratosfera (la abrigarè esta noche jajaja)
    Besos

    ResponderEliminar
  6. Nunca le damos importancia a la salud hasta que nos falta.

    Un resfriado leve, una gripe corta, una torcedura de tobillo y todas nuestras rutinas cambian.

    Y no hablemos si el problema trae dolor, cansancio o malestar.

    Y si, sufre el sufriente yla pareja (si existe) del sufriente.

    ResponderEliminar
  7. Si pudiésemos evitarles cualquier malestar lo haríamos.
    Besos 🌹

    ResponderEliminar
  8. Ojalá se pudiese evitar los males a los seres queridos!!! Sólo nos queda cuidar el uno del otro...
    Mil besos!!

    ResponderEliminar
  9. Es jodido cuando ve uno a alguien que quiere padecer, a veces quisiera uno que le pasara asimismo, pero eso es algo inevitable. Y mientras sean cosas de poca importancia tira que te va. Lo penoso es cuando se presentan males graves.

    Besos Nieves.

    ResponderEliminar
  10. Muchas gracias por vuestros comentarios.
    Cuando os leo descubro las buenas personas que hay tras esas letras tan amables...

    Besitos !!

    ResponderEliminar
  11. La lamparita, la tele, el gato, las pastillas, el móvil,los rezos y el termómetro. El Kit nocturno del enfermo que vive solo.
    3 días de m. Donde visite al de la farmacia, a la cajera del supermercado, que no tenía comida en casa y al médico de urgencias.
    Ya paso todo y... lo que no te mata, te hace más fuerte...:)

    ResponderEliminar

Hola chic@s!!!!
Gracias por visitarme, por estar y compartir tus pensamientos....