Páginas

♥
Entra y siéntete en casa...

domingo, 5 de marzo de 2017

Fisura





 Antonio y Javier son compañeros de trabajo. Comparten el coche para ir a su gabinete de tatuajes desde hace 12 años. En este tiempo, son verdaderos amigos, hermanos, familia.  Comparten la vida, todo lo bueno, todo lo malo. 

Esta mañana llegaban tarde. Hacía una mañana atípica de primavera.  Frío, niebla y por muy extraño  que pareciera poco tráfico en la carretera.

Javier conduce y Antonio le habla de las anginas de su niña. El coche patina... - Joder, debía haber aceite en la carretera-  Vuelve a patinar, volantazo, izquierda, derecha. Un coche se le cruza, sienten el choque, salen de la carretera y el  vehículo se vuelca.

Antonio se toca las piernas, los hombros, está ileso, entero. Mira a Javier y descubre que tiene sangre bajando por la frente que ya baja por la mejilla. - Tranquilo, ¿Estás bien? ¿Que tienes, solo la frente o te duele algo?  -  Javier le dice que le duele el cuello.  Antonio sale del coche.  Llama al 112. Algunos coches han parado para ayudar, otros al ver que todo está relativamente bien prosiguen su marcha.  La Ambulancia no tarda en llegar. Verifican que Antonio está ileso pero Javier tiene  que ser llevado al hospital para hacerles algunas pruebas, lo han entubado y sedado para su traslado. Javier lo acompañará en la Ambulancia, no llamará a Carmen hasta que lleguen al hospital.

Uno de los asistentes de la Ambulancia le pregunta a Antonio si Javier lleva encima la tarjeta sanitaria.  Éste con la mayor tranquilidad y confianza busca entre los bolcillos  la cartera, la encuentra en el bolcillo interno de la chaqueta.  La abre y busca entre las tarjetas habituales.  Si. Allí estaba. Se la entrega al enfermero.  Hace por cerrarla y volverla a poner donde la encontró cuando le llama la atención una de esas fotos consecutivas de fotomatón, está doblada  un par de veces, por inercia la coge y la despliega.  Eran cuatro fotos de Javier con la esposa de Antonio.  Fotos de risas, mirada y beso, no en la boca pero ahí estaba ese beso. Antonio vuelve a doblarla, la introduce en ese  rinconcito oculto de la cartera y vuelve a meter  la cartera en el bolcillo de la chaqueta.  El estómago le da la vuelta. Un sopor le recorre el cuerpo. El tiempo parece ir ralentizado.  Se sube a la Ambulancia.  Nunca fue celoso, estaba convencido de que Ángela lo quería de verdad. No podía pensar que...
Esas cosas se notan, al menos él siempre pensó que se debe de notar.  No podía dejar de quererla de la noche a la mañana, no quería enfadarse, solo quería saber los motivos por los que su mejor amigo llevaba unas fotos de su mujer dándole besos en su cartera. Y porqué ninguno había dicho nada.

Cerca de tres horas después Carmen y Ángela llegaban las dos juntas al hospital.  Ángela se abrazó con fuerza a Antonio, le preguntó siete veces si estaba bien y le daba besos en la boca y en los ojos. Carmen aliviada por la noticias de que en un rato  darían el alta médica a Javier esperaba en la puerta mirando atenta el pasillo para ver aparecer de un momento a otro al amor de su vida desde los 14 años.  

No tardó en salir. Todos aliviados porque todo se quedara en un gran susto. Salieron del Hospital camino a casa.  Carmen conducía.  Hablaban del accidente,  de los motivos y de la suerte de que al final no hubieran consecuencias grabes...  Antonio permanecía en silencio en la parte de atrás del coche junto a Javier. Él si sabía que aquel accidente había tenido consecuencias, algo que no eran huesos se había roto esa mañana de frío y niebla.   Todos reían. Los ojos de Antonio estaban tristes. Ángela pensaba que era por el susto vivido.
Él en su silencio pensaba que tenía miedo a que este fuera el principio de una catástrofe. Quería saber. Sentía angustia y vértigo. Miedo a que toda su vida se desplomara como naipes.

~~~~~~~~~~~








9 comentarios:

  1. Ya nunca será igual, una historia triste y sin final feliz, un abrazo Nieves!

    ResponderEliminar
  2. solo hay una solución: Preguntar a quemarropa.

    lo peor imaginar sin saber.

    ResponderEliminar
  3. Preguntar antes de juzgar.
    Besos 🌹

    ResponderEliminar
  4. Descubrir una traiciòn es desgarrante, muy buena tu historia
    Besos

    ResponderEliminar
  5. Uf! buenísima Nieves, pero no hay de otra, hay que preguntar antes de suponer.....

    Seguirá??? :DDDD

    Besos =)))

    ResponderEliminar
  6. Habrá que preguntar, a lo mejor hay una explicación...O quizás Antonio no quiera saber...
    Mil besos!!!

    ResponderEliminar
  7. Puede ser muy real. En situaciones criticas, han salido a relucir muchas cosas, que en condiciones normales no se darían. Muy buen texto, te felicito Nieves.

    Besos.

    ResponderEliminar

  8. Muchísimas gracias por vuestro entusiasmo. Puede que si la inspiración llega sepáis algo más de estos personajes.

    Un beso graaaande amig@s :)

    ResponderEliminar

Hola chic@s!!!!
Gracias por visitarme, por estar y compartir tus pensamientos....