Páginas

♥
Entra y siéntete en casa...

miércoles, 10 de diciembre de 2014

Turbulencias ~2~


Resultó que los padres que echaban mucho de menos a su encantadora y cariñosa hija decidieron hacer un viaje de ocho horas para llevarle algunas cosas que sabían que le gustaba a su niña y para anunciarle en persona que su hermano pequeño se casaba, había dejado embarazada a su novia con la que llevaba  apenas un par de años de relación... y no era de recibo que ante tal  entuerto no se tomara otra opción que el matrimonio.

Menuda estupidez.... Pensó Jimmy mientras asentía dando por echo que no cabía otra posibilidad.

Para el medio día ya tenían preparado un buen almuerzo, el día era soleado y a esas horas centrales aprovecharon la mesa del jardín.  Newman estuvo raro todo el tiempo. tumbado en un rincón a pleno sol, calentando su cuerpo canino.   Entablaron conversaciones amables sobre las mascotas, la gastronomía, la pesca y los asuntos de la Universidad.   Jimmy permaneció alejado de Meli todo el día, se acercó un par de veces a Charlotte en actitud cariñosa para que los padres de Meli confirmaran esa relación tal y como había anunciado en su presentación aquella mañana.

La sobremesa fue lo más pesado, ese era el momento en el que Jimmy le gustaba relajarse, en cambio aquel día tuvo que conformarse con el café con pastas. Charlotte lo miraba con cierta sorna, porque lo conocía lo suficiente como para adivinar sus pensamientos.
Las chicas se asombraron al escucharle decir que se quedaran aquella noche, no podían volver a casa después de un viaje tan largo.  Al padre de Meli le gustó la invitación, lo vio razonable.
La tarde, al saber que se quedaría a dormir,  fue mas distendida, Jimmy y el padre se fueron a los alrededores del barrio para estirar las piernas y tener la escusa perfecta para hablar de cosas de hombres; fútbol, mundo del motor y documentales varios.... 
Ellas en cambio permanecieron en casa hablando cosas de la familia, fue una verdadera sorpresa ver dentro del baúl que bajaron del maletero del coche su máquina de cocer. Optaron por dejarla dentro del baúl para que cuando llegara Jimmy lo bajara al sótano, donde había mas espacio para guardarlo.

Las chicas preparaban las habitaciones, colocaban sábanas limpias en las  camas.  A la madre le sorprendió que los tres tuvieran camas grandes, de matrimonio. Charlotte dijo que eran las camas que había cuando alquilaron la casa, cosa incierta pero la madre creyó en su palabra.
La mujer bajó las escaleras con cuidado y en un gesto de ayuda se dirigió a la lavadora y sacó las prendas para tenderlas, las colocó en un cesto y salió al jardín. Fue colocándolas perfectamente alineadas por colores y tamaños, eran muchos años de experiencia los que tenía.

Las chicas bajaron raudas para impedir que tendiera la ropa, había algunas no aptas para ojos pudorosos, pero  la mujer insistió y las chicas se sentaron en las sillas del jardín comentando que los hombres ya tardaban en llegar.

-Huy que delantal mas gracioso, pero está pintado a mano verdad?
- Si, me lo regaló una compañera de clase, cuando les dije que alquilaba casa me regalaron muchas cositas.

Meli la miró con la cabeza ligeramente inclinada, sorprendida por su capacidad de reacción. Charlotte evitó cruces de miradas y acarició a Newman que llevaba rato a sus pies.  Las dos chicas tuvieron la misma imagen en sus cabezas, ese delantal lo pintó Jimmy y sólo se lo ponía Jimmy, cuando estaban de exámenes o tenían que entregar algunos de esos trabajos trimestrales, cuando sólo salían de sus respectivos cuartos para ir a la universidad o comer un bocadillo, cuando las veía tan agobiadas que casi no hablaban de otra cosa que asignaturas, trabajos y notas finales, Jimmy se colocaba el delantal sin ninguna otra prenda,  se dirigía a cada uno de los cuartos que se convertían en búnkeres intelectuales y les llevaba un café o unas tostadas, se plantaba allí,  se paseaba de un lado a otro y hasta que no despegaban la mirada de los libros para dirigirlas a él no descansaba.
Siempre llegaba el momento en que tenían que parar para beber el café o comer el sandwich que les llevaba para que no desfallecieran.
Charlotte lo miraba como ausente, dando sorbos cortos y reclinada en su silla, él buscaba alguna escusa  para ir a otra parte del cuarto y dejar a la vista su suave y delicado culito. Charlotte miraba de reojo los apuntes, miraba de reojo a Jimmy y su delantal.

- Está agobiada? ¿quieres que te pase algunos datos, algún trabajo? Ya sabes que puedo.
- No. Quiero aprobar por mis propios méritos.
- Bien... si apruebas tendrás tu recompensa. Dumbito te echa de menos...

Meli en cambio apartaba la vista de los libros tan pronto lo veía aparecer, le divertía muchísimo verle de esa guisa, él le dejaba el café en la mesa y ella de forma accidental levantaba el delantal para echar un vistazo a la cosita, sonreía con picardía a la vez que sabía que no podía perder el tiempo. Bebía su café mientras escuchaba comentarios de Jimmy.

- Si no te da tiempo te paso el trabajo que no llegues...
- Voy bien, sólo que me estreso cuando veo la fecha de entrega tan cerca....
- Cuando entregues todos los trabajos, nos relajaremos todos, Dumbito también está estresado, mira, te echa de menos...





La cancela del jardín se abrió, el padre de Meli y Jimmy llegaban justo para la cena y dormir. El ambiente distendido y familiar hacía que todos se sintieran cómodos, el padre de Meli se tomó sus copitas tras la cena, quedaba claro que aquel paseo había cuajado y ambos mantenían cierta complicidad masculina. Jimmy lo cubrió cuando la madre de Meli recriminó a su esposo  que no era bueno que bebiera alcohol.  "sólo es un chupito, para entrar en calor" Tras esas palabras volvió a echarle un chorrito más de extranjis. Tampoco trasnocharon demasiado, el matrimonio a media noche se fue a dormir y las niñas  por cortesía también se marcharon a sus respectados dormitorios.
Fue Jimmy quien no pudo evitar pasarse por el agujero antes de ir a la cama,  que por razones lógicas debía compartirla con su novia Charlotte.
Cuando subió las escaleras, descalzo para no hacer ruido  el reloj marcaba la una de la madrugada pasadas. Un ronquido no demasiado exagerado salía de la habitación del matrimonio, Charlortte dormía plácidamente, no se percató de que Jimmy entrara y se desnudara quedándose en gayumbos para meterse en la cama. Iba a hacer un verdadero esfuerzo en irse a dormir a esas horas.  Se sentó en la cama para tumbarse pero en el último momento volvió a levantarse y paseó por el pasillo, los ronquidos aseguraban el sueño del padre de Meli.  Entró en el baño, hizo un pis. Salió y tuvo la idea de entrar un momento a darle las buenas noches a Meli.
El cuarto estaba oscuro, tropezó con algo que no identificó.  El ruido hizo que la chica se moviera, Jimmy se acercó a la cama, descubrió que ella se había despertado y en un susurro de lo mas tenue dijo   "pero que haces aquí"   " Venía a darte las buenas noches" "Bueno vale... ¿que vienes del agujero ¿no??"  "Si... tengo ganas que llegue mañana. Tenemos que recuperar el día de hoy"  "Venga Jimmy, vete a la cama"  "Vale me voy ya... " Le  dio un beso en los labios, otro, otro y otro.  Se levantó y se dio media vuelta para volver al dormitorio que le correspondía. Se quedó petrificado, si hubiera podido tener un poder extraordinario hubiera deseado que la Tierra lo hubiese engullido sin más... pero allí estaba, la luz del pasillo dejaba ver como la silueta del padre de Meli permanecía justo en la puerta del dormitorio de su hija.  Qué decir... qué hacer...
Jimmy salió al pasillo.

"no voy a decirte nada ahora muchacho, mi mujer está dormida y tu novia también, no creo que sean horas para montar espectáculo. Pero mañana tú y yo tendremos una conversación"

Lo escoltó hasta la habitación de Charlotte, entonces descubrió que los ronquidos persistían. La que roncaba era la madre de Meli.
Cuando se metió bajo el nórdico sintió un calorcito confortable, dando la espalda a la muchacha se acercó para sentir con más intensidad ese calorcito... Charlotte pasó su mano por el tórax de Jimmy, que no pudo conciliar el sueño pensando en esa charla que quedaba pendiente, no quería pensar en qué le iba a decir, lo dejaría venir y según lo que le dijera así actuaría.

Bastante rato tuvo pensamientos en forma de pesadillas...   al rato todos dormían.







10 comentarios:

  1. Aquí hay tomate y del bueno; el delantal es lo único que va a quedar colgado o no, quien sabe, cuando el asunto se desate. Lo mismo les sirve el delantal hasta como prenda erótica y fetichista, de hecho ya ha servido.

    Besos Nieves

    ResponderEliminar
  2. Ohhhhh se ha acabado en lo más interesanteeeee!!! Espero que mañana haya un tercero. Mil besos!!!!

    ResponderEliminar
  3. Ay, ay, que lo pillaron, ya veremos cómo sale de esta.
    Dumbito es un nombre muy original para eso, jaja.
    Me lo estoy imaginando haciendo un pase de modelos en delantal, un buen pescozón a tiempo evitaría esa desvergüenza, jaja
    Besos, buenas noches

    ResponderEliminar
  4. Uyssssssss!!! Qué nerviossssssssssss!!!! jajajjajaja!!!
    Si es que yo no me como las uñas pero... casiiiiiii!!! jejejeje
    Vaya momento el de ese encuentro "madruguero" xD!!!!

    Pero pero... me quedaré (mientras llega la siguiente entrega) con: "Dumbito también está estresado" JAJAJAJAJAJJAJAJAJAJAJAJAJJAJAJAJAJAJAJAJAJAJJAJAJAJAJAJAJJAA!!!!!

    Mira, Nieves... si consigo dormir hoy... soñare con trompas, jajajjajajajajjajajajajajajajajajajjajajajajajaja!!!!

    Te adorooooooooooooo!

    ResponderEliminar
  5. AH PERO EN QUE LIOS ANDAMOS!!!
    Bien, espero ver como continúa
    Besos

    ResponderEliminar
  6. Nieves, la cosa se complica, acá sigo plantada esperando la continuación. En cuanto al tema del robot otra vez en los blogs, habrás visto que es generalizado, nadie lo puede quitar, habrá que esperar, un abrazo!

    ResponderEliminar
  7. Muy gracioso lo de Dumbito, veremossi es t an graciosa la charla del díasiguiente.
    Vamos muy bien, Nieves.
    Un besote.

    ResponderEliminar
  8. Se esta poniendo muy pero muy bueno
    Abrazos

    ResponderEliminar
  9. MUCHAS GRACIAS !!!

    Os agradezco tanto vuestras palabras, vuestras visitas. Me dais energía a tope, de verdad!

    Mil besos!!!

    :D

    ResponderEliminar

Hola chic@s!!!!
Gracias por visitarme, por estar y compartir tus pensamientos....