Páginas

♥
Entra y siéntete en casa...

martes, 16 de diciembre de 2014

El hombre Triste



Así era como solía llamarle...
Porque desde que llegué a este edificio nunca le vi sonreír.

En Septiembre tuve un accidente de tráfico y aunque no fue grave,  me ha mantenido en casa desde entonces, sólo salgo por la mañana a rehabilitación y algunos fin de semanas a los eventos que preparan mis tres amigas.  Aunque debo decir que desde hace un tiempo andamos despegadas, no sé porqué simplemente estamos en esa etapa que cada una va a lo suyo.

El hombre triste llega a primera hora de la tarde, evita el ascensor, sube las escaleras con parsimonia, peldaño a peldaño, cansado, como si cada paso aspirara a ser el último para hacerlo desplomarse escaleras abajo.  Y nada tenía que ver  con la edad, porque aunque no se venía demasiado joven tampoco era un anciano.  Podría decirse que era de edad madura.
En estos meses me lo he cruzado mil veces y en esos mil saludos nunca esbozó una mueca en su rostro. 

Faltaba menos de una semana para nochebuena.  Todas las familias del edificio preparaban los adornos y las compras de esa noche, los niños le daban al cartero las cartas  para Santa claus... 
Mi familia era una de esas que llaman desestructuradas. Mi padre no fue un hombre bueno. No me apetece recordar.... ustedes sois listos y sabréis leer entre líneas, así que no tengo hogar donde ir esa noche. Siempre hay algún amigo que me invita a su hogar, pero la verdad es que cada año por estas fechas me llega la misma sensación de querer quedarme en casa, ignorando la fecha, ignorando los turrones, los árboles navideños y los regalos... pero es muy difícil, muy difícil...


En eso estaba pensando cuando el hombre triste volvió a pasar por mi lado y me saludó como cada tarde. Añadió un "hace frío hoy" a sus buenas tardes de rigor. Le facilité el parte del clima así, sin pensarlo mucho. Bajarían las temperaturas y con toda probabilidad nevaría.  En nochebuena pisaríamos nieve. Y entonces en un alarde de negatividad expresó mientras subía las escaleras.... "Que horror, odio la nieve, en cuanto caíga el primer copo de nieve no asomo la nariz más allá del portal"
A mí me pareció horrible que hubiese alguien que no le gustara la nieve. Pero aquellas palabras salieron del hombre triste y no podía esperar otra cosa de él.  Desapareció  por las escaleras.  Entró en su casa y tal como anunció tan pronto cayó las primeras nieves, a él no se le vio más.

Los días fueron pasado y el temporal no remitía, para el fin de semana a cuatro días de la nochebuena la cuidad ya estaba colapsada y las autoridades aconsejaron no salir de las casas si no era preciso. 
 Yo dejé de ir el Viernes a mi rehabilitación. El fin de semana lo pasé en casa, viendo televisión, en la web, deambulando por el piso sin saber que hacer, mirando por la ventana, tumbada en el sillón con la manta y la calefacción a tope.  Lo imaginaba un par de pisos por arriba del mío, en un ático que conocía bien porque allí vivió mi amiga Pepi, allí estaría solitario, silencioso, maldiciendo la nieve, la navidad, el mundo... como un ogro en su cueva... después pensé que yo no estaba más acompañada ni mas habladora que aquel tipo.

El Sábado en la noche, sobre las 10  a causa  del agotador día sin hacer nada  especial más que escuchar los repetitivos partes meteorológicos tuve la necesidad de hacer algo, de salir de mi piso. Cogí una botella de licor y subí  las escaleras desbocada, mas deprisa de lo que mi fisio me hubiera recomendado pero tenía prisa por llegar a ese ático....


Abrió la puerta llamativamente rápido, como si hubiera estado tras la puerta esperando la llamada de alguno de los vecinos.

"Ah eres tú" sonó a desilusión.

"¿esperas visita ?"  sonó a metomentodo.

"No... ¿ Ha pasado algo?  ¿Qué querías?"


El pimer impulso fue de dar media vuelta y volverme a mi pisito, con mi manta y mis partes meteorológicos. Pero me quedé allí plantada... y le dije  " Llevo dos días en casa, necesitaba salir un rato y los demás tienen demasiado ajetreo estos días.  Me preguntaba si necesitabas algo, hace días que no te veía ..." Empecé a divagar y a dar demasiadas explicaciones.

" La verdad es que me vendría bien un licorsito y charlar un rato"  Abrió la puerta para que entrara.

Cuando bajaba las escaleras sobre las cuatro de la madrugada aún tenía los efectos del licor,  había sido una agradable velada, donde ambos abrimos nuestras vidas y nos lo contamos casi todo.  Y no sólo estaba contenta por saber que el hombre triste tenía una vida llena de historias,  sino porque este año  no sería la añadida a la familia de turno, que me invitaba por cierta caridad,  sino que este año lo celebraría con una persona tan solitaria como yo misma...   si. Esa persona no era otra que el hombre triste.






10 comentarios:

  1. Las "fiestas" de fin de año son un problema
    Para los que tienen familia es mucho trabajo y gastos sin fin
    Para los que no tienen familia todos los mensajes navideños en escaparates, tv y donde mires duelen y mucho
    Yo no tengo problema en pasar las fiestas sola, lo hice un par de años por elección (enviudé a pocos días de las fiestas)
    En fin....... no quiero entrar en detalles
    Espero estés bien en esas fechas y siempre
    Besos

    ResponderEliminar
  2. Pinta muy bien, ¿tendrá continuidad?
    Besos!

    ResponderEliminar
  3. Ese hombre triste, quizá no era tan triste y a lo mejor tenía sus motivos para no gustarle ni la nieve, ni las navidades. Aunque la velada no fue muy aburrida, puede ser que les faltara una guitarra, y lo mismo el hombre triste se hinca dos copitas más, se arranca por "soleares" y ya no hay ni hombre triste, ni Cristo que lo pare.

    Besos Nieves.

    ResponderEliminar
  4. De acuerdo con Verónica,qué continueeeeeeeeeeeeeeee¡¡¡
    Bss

    ResponderEliminar
  5. Imagino que le preguntó su nombre, cierto? (seré cotilla.... jejejeje). No sé por qué me ha interesado ello :s

    Yo creo que sería el hombre triste (aunque ADORO la nieve...) y claro, hasta los menos pensados llevan a cuestas su historia, plagada de pasajes que quizá nunca imaginaríamos....

    ResponderEliminar
  6. Yo también espere que continuará. Ambos hicieron de la noche una buena velada, que bueno, un abrazo Nieves.

    ResponderEliminar
  7. Que waiii. Yo creo que esta navidad sere "el Hombre triste" eso si, en el bar De mi amigo tomando cañas Con Mis conocidos. Tb montare en Moto e ire Al Gim y escuchare eso De "tio, que te embobas..." A lo que contestare eso De "Estoy cansado...".
    La navidad a los solitarios nos agoootaaa!!!
    Me ha encantado. Continua el relato... O no...:)
    Un beso.

    ResponderEliminar
  8. Yo conocía a una persona que curiosamente le llamábamos "el triste" y cuando lo conocí, efectivamente el apelativo le iba como anillo al dedo. Tu triste parece que tiene algo que contar y que en el fondo es divertido!!! Espero más..... Mil besos!!!

    ResponderEliminar
  9. *Cantares lo entiendo,es difícil pasar estas fechas con sillas vacías y más cuando nos dejaron en fechas cercanos, mi vecino que ya era de la familia nos dejó pocos días antes de estas fechas.
    La verdad es que lo recordamos todos los días pero en estos días es doloroso... animaba mucho, era el alma de las fiestas, Una enfermedad se lo llevó en seis meses.
    Un fuerte abrazo amiga.

    :)

    *Que si Verónica, ya me conoces me gusta dosificar las emociones y dejaros intrigadit@s.
    Gracias por tu entusiasmo.
    Besos!!!
    :)

    *Bueno Rafa.... me has echo llorar de la risa, me encanta tu humor y tus comentarios, GRACIAS!!!
    Un besote :)

    *Mar... que siiii habra maaaaas, muuuuucho mas!!!
    Espero que lo disfrute. Un besote!!
    ;D

    *Nicky, sabrás su nombre y algún detalle mas claro. Gracias por tu entusiasmo. Besos!!

    :)

    *Jhossef, cuanto me alegro de verte por aquí, eso significa que todo irá un poquito mejo.

    Gracias por tu visita y por tus letras.

    Un besote :)

    * AY Roberto, que sorpresa, y yo que te voy conociendo se que de hombre triste para nada, :)
    Seguro que lo pasarás muy bien con tu peñita, y pasarán cosas chulas que recuerdes en el futuro.
    Me ha encantado verte por aquí de verdad.

    Beso :)

    *Patry los apodos siempre tienen la razón.
    Mi triste como tu lo llamas seguro que tendrá una razón de su semblante, sin duda sabrás todos los detalles.

    :)

    Mil besitos

    ResponderEliminar
  10. Bueno, ahora voy a la parte dos, estoy intrigada con este hombre triste y su destino, que seguro le tenés bien preparado, Nieves, un abrazo!

    ResponderEliminar

Hola chic@s!!!!
Gracias por visitarme, por estar y compartir tus pensamientos....