Páginas

♥
Entra y siéntete en casa...

domingo, 11 de junio de 2017

Vecinos II



 Las chicas estaban ocupada con sus cosas, con sus niños, sus maridos, las suegras y si, algún amigo divertido entre marido y paella de domingo.

Me había levantado tarde, las copitas de anoche me habían sentado más bien regular y me llevé casi toda la noche en vela.   El día estaba siendo igual de aletargado. No me apetecía estar en casa pero tampoco tenía mucho plan donde agarrarme.  La verdad es que desde hacía algún tiempo andaba triste,  sentía una especie de punzada permanente que en algunos momentos se sentía más que en otros.  

Me gusta andar descalza, tan pronto llego a casa me quito los zapatos y el sujetador. Entonces me siento libre. 
Deambulaba por la casa sin mucho que hacer aquel día cuando me di un buen golpe  en los dedos con la mesita baja del salón.   Me dejé caer y sentada en el suelo con ese dolor que no era tanto tuve la excusa perfecta para llorar.  Y allí estaba sonándome los mocos cuando debería estar ahí fuera con el vestido más bonito y más cortito que tuviera en el armario sentada en la plaza central bebiendo capuchino con galletas.   Sin embargo la apatía estaba ganando la batalla y por una de esas estúpidas lógicas mías creía que si no iba con las amigas no lo pasaría bien.
Tardé un buen rato en levantarme. Tardé un buen rato en dejar de llorar.  Cuando me levanté la tristeza y la apatía parecía que se habían disipado  con las lágrimas y  sollozos.  Odiaba esa tristeza tonta que se apoderaba de mí de vez en cuando.  El teléfono sonó en ese instante. Me rescató de la apatía.  Era Marta, una amiga.  Estuvimos hablando y haciendo planes, incluso terminé riendo cuando me contó alguna de sus historietas y entre tanto la lavadora avisó que el programa había terminado.  Abrí la ventana del patio interior, la luz del mundo exterior me deslumbró...

Había una pinza, pinza sin calzoncillos ni calcetines ni camisetas. Eran unas pinzas que estaba allí junto a mi ventana esperándome con una flor.  La cogí con cuidado. La puse en un vaso con un poco de agua y la estuve mirando tanto rato que olvidé que la ropa me esperaba para ser tendida.  Miré por la ventana, esa flor venía de allí enfrente, como siempre el televisor estaba encendido pero a él no se le veía frente a él.  Pude ver una botella y un bol de cristal con mucho hielo.  "Estaría con una de sus novias" es lo que pensé primero. "Estaría haciendo el amor en su cama, una cama grande porque él  es grande" es lo que pensé después.

Y de pronto me dio uno de esos arrebatos míos.  Tendí la ropa rápidamente, fui a la ducha, me puse las bragas mas bonitas que tenía y elegí el vestido mas corto, el de la espalda descubierta y hace que no deba ponerme sujetador. Los zapatos con no demasiado tacón para andar cómoda. Salí  para ir a cenar al restaurante de Luis, allí nunca tienes la sensación de estar sola. Suelo ir estas noches que no sale plan con las amigas.  
Aquel día no utilicé el ascensor, bajé por las escaleras y di un pequeño rodeo entre pasillos para pasar por la puerta de mi vecino, saldría por la puerta norte, pero quizás me viera lo bonita que estaba aquel día.  Cuando pasé por su puerta me di cuenta de algo que me hizo quedarme parada un momento sin saber muy bien que hacer...  ¿Qué es lo correcto? Pensé. 

Lo tuve claro y llamé al timbre. " Ding dong"

Tardó unos momentos en abrir. Noté que miraba por la mirilla y se dio  algunos segundos más en abrir.
Cuando abrió la puerta vi que  estaba despeinado - aún así me gustaba-  y que la camiseta se la había puesto a la carrera, se notaba, y él también estaba descalzo -me gusta la gente que anda descalza en casa-. Me saludó con expresión de sorpresa, noté que me miraba de arriba abajo con poco disimulo. Entonces reconoció las  llaves de su casa entre mis dedos, creo que tardé demasiado tiempo en reaccionar con tanto pensamiento pero mi voz terminó por salir“Perdona, he pasado y he visto que te has dejado las llaves puesta".  Él hizo una broma para salir del paso airoso, le di las llaves y entonces  se quedó allí plantado en  la puerta con una sonrisa que no sabía muy bien como descifrar  pero que me hizo sonreír a mi también.  Le noté achispado y de pronto cuando pensaba que era el momento para despedirme  me preguntó si quería entrar y tomar una copa con él. Estaba claro que  llevaba algunas copas  de ventaja.  Dudé,  le dije que había quedado, una mentira para no dar imagen de chica solitaria. Se apoyó en la puerta y me dijo que llamara para avisar, que dijera que me salió un planazo.
Miré el reloj.  Me miró a los ojos y  pensé... “Que más da lo que piense. No tengo nada mejor que hacer que  dejarme llevar por este inesperado y achispado planazo"


~~~~~~~~~~



14 comentarios:

  1. Hermoso relato que te lleva a soñar un poco y a desconectar de la vida cotidiana.

    ResponderEliminar
  2. Mas vale pájaro en mano, que cientos volando

    Besos

    ResponderEliminar
  3. es de buenas vecinas devolver las llaves ya que no se devolvió el calzoncillo.

    Claro que con un poco de suerte esta noche triunfan los dos.

    ResponderEliminar
  4. Bien por la chica que tomó la decisión correcta, salir de la tristeza momentánea, y el resultado fue un premio al esfuerzo! Un abrazo Nieves!

    ResponderEliminar
  5. Aquí disfrutando también como lector jejeje Escribes muy bien y das pie a muchas situaciones.
    Un placer, besos.

    ResponderEliminar
  6. Muy bueno tener las dos versiones, me gustaron mucho, cada una desde su mirada.
    Besos, Nieves.

    ResponderEliminar
  7. ¡Hola Nieves!

    Felicidades por la nueva parte del relato que nos tiene a todos en vilo, jaja.. A ver cómo sigue ^_^
    ¡Saludos!

    ResponderEliminar
  8. Me encantò el chispeante relato
    Que tengas una bonita semana
    Besos

    ResponderEliminar
  9. Me ha gustado mucho el punto de vista de ella.
    Es más rico.
    Es más emocional.
    Es más sexy.

    Besos.

    ResponderEliminar
  10. Me encanta!!

    Qué bien ha salido eso de a dos manos!!

    Felicidades!

    =))) besos

    ResponderEliminar
  11. Oye, que buena la colaboración entre Roland y tu.
    Geniales.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  12. Cada una desde su punto de vista, creo que las dos son buenas.

    Besos Nieves.

    ResponderEliminar
  13. Muchísimas Gracias por pasar por mi casita, visitarme y dejar vuestras palabras para que sonría y tenga ilusiones renovadas para seguir en esta aventura de escribir...

    Mil besos !!

    ResponderEliminar

Hola chic@s!!!!
Gracias por visitarme, por estar y compartir tus pensamientos....