Páginas

♥
Entra y siéntete en casa...

martes, 14 de noviembre de 2017

TrisTezas




¿Has estado triste alguna vez?

Entonces me podrás entender.  Llevaba varios días con esa tristeza dentro de mi, esa que se instala como una pequeña escama de pez y termina doliendo de esa forma tan punzante como serena.

Fue esa tristeza la que me hizo ir a él. La que me arrastró a un dormitorio conocido. Un dormitorio que no era  ni el suyo ni el mío sino esa habitación de motel que siempre compartíamos cuando queríamos tregua  e imparcialidad.

Siempre era la misma.  Las mismas vistas desde la ventana, los mismos cuadros y el mismo aroma al entrar. Cuando cerré la puerta de la habitación en un impulso mecánico como si no hubiera ninguna otra opción, me quité la ropa y me senté en ropa interior en la cama.

Él encendió la radio y se quitó la ropa. Deambulaba de un sitio a otro de la habitación desnudo y con esa tranquilidad que le caracteriza.  Yo le observaba.  Le observaba con mi tristeza, con ese peso  dentro de mí.  Y fue cuando me preguntó por pura caballerosidad si necesitaba algo cuando yo hice esa mueca; apreté los labios con pena, el nudo que llevaba días en la garganta se aflojó de golpe y las lágrimas brotaron.


Él se sorprendió ante mi reacción.  Se colocó a los pies  de la cama y me preguntó qué me pasaba, qué necesitaba.  Un abrazo -dije-.   Extendió su brazo, me levanté y me abrazó. No preguntó el porqué de las lágrimas, ni el motivo de mi tristeza.  Él no fue nunca de preguntas y me acostumbró a no contar.  Todo se queda en mí, él solo se queda a mi lado, quitándome las lágrimas con sus dedos o con sus besos.  Habitualmente aquella cama era cómplice de nuestros instintos pero en otras ocasiones solo era nuestro remanso de paz donde yacer desnudos y soltar los miedos, la angustia y la tristeza de una vida tan hermosa como... complicada.





12 comentarios:

  1. Sólo espero que te haya servido por lo menos de bálsamo!Un beso Nieves!Pronto todo cuadrará!

    ResponderEliminar
  2. Bueno es tener a mano quien te de un abrazo cuando se necesita.

    ResponderEliminar
  3. Eso que hay entre la discreción y la curiosidad, entre la prudencia y el entrometimiento. Ese término medio en el que dicen está la virtud.
    Besos.

    ResponderEliminar
  4. Hombre una cosa es la tristeza y otra la calentura, jajaja.

    Besos Nieves.

    ResponderEliminar
  5. Durante mucho tiempo vivi triste, hasta que un dia desperte.

    Besos

    ResponderEliminar
  6. Está bien contar con alguien para lo que necesitemos. No todo es sexo, faltaría más...
    Besos 🌸 buenas noches

    ResponderEliminar
  7. Qué bueno tener a alguien con quien no solo se desahoga el cuerpo sino también el alma! Un abrazo Nieves!

    ResponderEliminar
  8. la Seguridad Social, tenia que recetar abrazos y cuanto mejor iría el mundo.

    ResponderEliminar
  9. Es bueno tener quien nos de un abrazo inmenso en momentos de angustia
    Besos

    ResponderEliminar
  10. Cuánto te entiendo, no sabes lo bien que sé de qué hablas....uf!

    Abrazo y besos =)))

    ResponderEliminar
  11. A veces necesitamos que otra alma nos acaricie.

    Besos.

    ResponderEliminar
  12. Muchísimas gracias por vuestras visitas y comentarios. Y sobre todo os deseo que nunca os invada la tristeza y si os llega tengais siempre unos brazos amorosos donde cobijaos.

    Besitos :)

    ResponderEliminar

Hola chic@s!!!!
Gracias por visitarme, por estar y compartir tus pensamientos....