Páginas

♥
Entra y siéntete en casa...

lunes, 20 de noviembre de 2017

Complicidad



    Juan aparcó su coche en el garaje.  Su hijo sentado a su lado había permanecido en silencio todo el trayecto, ni siquiera había insistido para poder conducir él.
Juan sacó las llaves del interruptor. Miró a su niño. Siempre habían tenido una bonita complicidad aunque desde que se había convertido en un muchacho y podían compartir alguna cerveza de domingo el vínculo padre-hijo era aún mas fuerte.

- ¿Qué te pasa hijo?  Le preguntó con cierta preocupación.

Me gusta una chica y soy invisible para ella. Estoy jodido papá.

Juan miró a su hijo.  ¿Qué decirle?.  Posiblemente estuviera enamorado o creería estarlo, que es lo mismo a esta edad.

- Hijo...  No te desanimes. No eres invisible, ella te ve, solo que puede que no sea tu momento. Quédate ahí, no te alejes. Trata de hacerla sentir a gusto los ratos que coincidáis y puede ser que un día ella abra los ojos y te descubra a su lado.

El joven escuchaba a su padre en silencio.

- Tuve que afrontar dos novios de tu madre y esas amigas tan insoportables. Yo tuve mis novias también, no puedo decirte que no.  Pero tu madre era mi chica. Un día cuando menos lo esperaba  nos refugiamos en una tienda de ropa  por un ataque terrorista.  La cogí de la mano toda aquella tarde y aún no se la solté. Salimos juntos de aquella tienda y no nos separamos más.

- Y si ella no me quiere, y si ella no me elige.  ¿Qué hago entonces papá?   Se notaba la desesperación en sus ojos.

-  Entonces el tiempo pasará y encontrarás a otra chica. Tan especial y bonita como en la que piensas hoy.  El tiempo todo lo cura,  hace olvidar todo y terminas evolucionando.

- No se lo digas a mamá, ¿vale?.    

- Claro que no hijo. Es una verdadera pesada en estas cosas.


Ambos sonrieron, bajaron del coche y entraron a casa.  Mamá estaba en el salón.  "HOLA MAMÁ" dijeron los dos a coro.

- Vaya, que contentos volvéis.  A ella le gustaba verlos tan unidos.

- Por cierto papá, ¿Qué es eso de ataque terrorista?

- Son cosas antiguas hijo, cosas que pasaban antes de que nacieras. Es complicado, no lo entenderías.



Cenaron a las ocho y media. Se fueron pronto a dormir.  Mañana sería un buen día.







10 comentarios:

  1. Los primeros enamoramientos se sufren muchísimo, bien por Juan acompañando a su hijo en esos momentos, un abrazo Nieves!

    ResponderEliminar
  2. es verdad, si esta no abre los ojos encontrara otra.

    es verdad, se le diga lo que se le diga sufrirá si no le hace caso.

    ResponderEliminar
  3. Hola Nieves.

    Bonita historia familar y bonitas cosas del día a día.

    Besos

    ResponderEliminar
  4. Qué bonito sería que llegara un día en que un muchacho no pueda entender lo era un ataque terrorista.
    Besos.

    ResponderEliminar
  5. Un padre al que le puede contar las cosas, está a su lado y le da los mejores consejos.
    Besos 🌹

    ResponderEliminar
  6. Los padres queremos siempre lo mejor, pero bueno, tampoco salen siempre las cosas como uno desea, por muy buenos consejos que se den. Y tampoco todos los hijos, tienen siempre esa confianza que deberían tener con los padres.

    Besos Nieves.

    ResponderEliminar
  7. Bonita historia, la familia, el día a día...♥

    Besos =)))

    ResponderEliminar
  8. Que deliciosa historia, me encanta la complicidad con los padres sea ambos uno u otro
    BESOS

    ResponderEliminar
  9. Muchas gracias por estar aquí y darme tantas energías para seguir adelante. Crear y soñar compartiendolo con vosotros.

    Besitos :)

    ResponderEliminar

Hola chic@s!!!!
Gracias por visitarme, por estar y compartir tus pensamientos....