Páginas

♥
Entra y siéntete en casa...

domingo, 8 de octubre de 2017

Fortalezas del corazón.



Aura vive sola. Es una mujer adulta con una vida ajetreada, solo pasa días completos en casa algunos fines de semana.

Tiene una cadenita de seguridad en la puerta. Se la puso él una de las primeras veces que fue a visitarla. El bricolaje siempre se le dio bien, aquellos días hubo varios robos a casas vecinas y Aura le confesó su inquietud.  Entonces, él salió a comprar y volvió con todo  lo preciso para poner esa cadenita de seguridad.

"Este momento me hace sentirme ya, como vieja asustada"  Expresó ella mientras miraba como trabajaba en la puerta su mejor amigo.
"Estás loca, tú no eres vieja"   Dijo con la risa en los labios.

Hizo un trabajo espléndido, atornilló y ancló perfectamente todo el kit de seguridad.

Ahora ella piensa que vive segura, no porque la cadena sea segura sino porque él se la puso, él le hace sentir segura  a pesar de que buena parte del tiempo vivan algunos kilómetros de distancia, porque desde que él es su mejor amigo su vida es más segura, todo gravita distinto, todo tiene otra medida, otro ritmo... Y entonces llegó el otoño,  rojo como el latido del mayor de los huracanes,  amarillo como el sol que comienza a calentar el cielo en ese amanecer temprano,  naranja como los atardeceres de domingo y púrpura como el vino que derrama antes de beberte.  Llegó ese otoño de colores que ella pinta cada vez que lo siente aquí.  Al otro lado  de la puerta.






11 comentarios:

  1. ¡Hola Nieves!

    La seguridad seguramente sea un estado de ánimo, una sensación. Bonito texto :)

    Besos

    ResponderEliminar
  2. Él te da seguridad? No lo dejes escapar!!😘😘

    ResponderEliminar
  3. Hermoso relato en colores y ternura, un abrazo Nieves!

    ResponderEliminar
  4. A veces las cadenas del amor nos ahogan

    Besos

    ResponderEliminar
  5. Resulta reconfortante que alguien se sienta seguro a tu lado.
    Besos.

    ResponderEliminar
  6. Bonito juego de colores, no me extraña que se sienta segura.

    ¡Ah! Cumplir años es inevitable, envejecer solo optativo.

    ResponderEliminar
  7. El problema de ese tipo de seguridad que describes estriba en su fluctuación, seguridad si hay alguien e inseguridad si no la hay. En realidad, esa seguridad que buscamos nunca existe. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. La amistad lo cambia todo.
    Hermoso relato, Nieves.
    Besos 🌹 🌸 feliz noche

    ResponderEliminar
  9. La protección que da la amistad, con solo saber que está del otro lado de la puerta.
    Un relato muy poético, Nieves.
    Besos.

    ResponderEliminar
  10. Es lindo sentir esa seguridad cuando hay alguien que se preocupa por ti....

    Besos ♥

    ResponderEliminar
  11. Muchas gracias por cada uno de vuestros amables comentarios, sin duda con vosotros mi casita en este pequeño espacio está bien segura.

    Mil besitos amig@s :)

    ResponderEliminar

Hola chic@s!!!!
Gracias por visitarme, por estar y compartir tus pensamientos....