Páginas

♥
Entra y siéntete en casa...

miércoles, 25 de octubre de 2017

Pista central





Aquella mañana se despertó tarde. Estaba cansado.  Se sentó en su caravana y dio  un poco de pan a Trudi, su compañera de actuación.

La pista central no parecía tan luminosa esa tarde, posiblemente la tormenta que descargaba en la ciudad tenía bastante culpa.

Trudi estaba rebelde, no realizaba ninguno de sus números ensayados.  Él lo resolvía con astucia, siendo payaso todos los fracasos parecían divertidos.  Hasta su sonrisa pintada  parecía divertida.

Tropezó varias veces mientras Trudi le picoteaba.  Unos reían.  Otros aplaudían.   El payaso dio algunas volteretas, sonreía... agotado de tanta sonrisa compañera de ese nudo en la garganta que no terminó nunca de liberarlo de esas penas antiguas que se quedan tan dentro que nunca encuentran el momento para echar el vuelo.

Tropezó alguna vez más, tendido en el suelo de la pista central  Trudi  quería tragarse uno de los botones del pantalón. Trudi picoteaba la nariz roja.  Todos reían viendo las gracias del número.  
El payaso, quedó tirado en el suelo. Inmóvil. Sus penas antiguas dejaron de serlo.  Su sonrisa se desdibujó en rictus de hombre corriente.  Y ese nudo en la garganta voló por fin como mariposa que se escapa  de un tarro donde estuvo encerrada demasiado tiempo.
Todos aplaudían.  El payaso se quedó tendido en la pista central. Inmóvil, sin sonrisa, por fin... libre.





11 comentarios:

  1. Por lo general esconden una gran tristeza haciendo reir, un abrazo Nieves!

    ResponderEliminar
  2. Hola Nieves.

    Que triste historia. A veces alegrar a los demás es muy duro. Pobre payasete.

    Besos

    ResponderEliminar
  3. No existe mejor quita penas que la muerte

    Besos

    ResponderEliminar
  4. Jo... este duele mucho.
    Qué fuerte!!!

    Besos.

    ResponderEliminar
  5. Pobre payaso, al menos ya no sufrirá.

    Besos :D

    ResponderEliminar
  6. eso de al mal tiempo buena cara suena muy profesional, pero nada satisfactorio personalmente.

    ResponderEliminar
  7. Es triste tener que morirse para ser libre.
    Muy buen relato.
    Besos.

    ResponderEliminar
  8. La muerte lo liberó, triste...
    Besos 🌸 💐 🌹

    ResponderEliminar
  9. Si algo os puedo comentar es que la muerte no deberia liberarnos, sino la vida, día a día hacernos libres

    Besitos, Gracias por estar siempre dispuestos a visitarme

    :)

    ResponderEliminar

Hola chic@s!!!!
Gracias por visitarme, por estar y compartir tus pensamientos....