Páginas

♥
Entra y siéntete en casa...

domingo, 29 de octubre de 2017

La habitación

Nunca consigo conciliar el sueño en las habitaciones de hotel.

Aquella noche el sonido de la gota de agua cayendo en la ducha intermitentemente martilleaba mi cerebro.

Me levanté de la cama y empecé a dar vueltas por la habitación, me fijé en un cuadro de la pared, estaba  torcido, era un paisaje campestre, una pintura sin importancia en un marco barato, intenté equilibrarlo, me costaba llegar, mi equilibrio tampoco era bueno, se inclinaba cada vez que lo intentaba, así que desistí.  Pero al darme la vuelta el cuadro calló al suelo, el cristal  que lo protegía se rompió en mil pedazos, "Demonios". Sobresaltada por el susto, algo llamó mi atención. Un pequeño agujero había quedado al descubierto en el lugar que ocupaba el cuadro.  Acerqué mi ojo, Miré a través de él, pude ver la habitación de al lado.  Una anciana sentada en un sillón se concentraba en su labor de punto. Estuve un rato observando, pensé que solo una anciana hacía punto en agosto.  Ya me iba a retirar cuando la vieja se levantó de la silla.  Clavando la mirada en mí, dijo.  "VETE". Calló en ese momento desmayada al suelo.

Fui hacia el teléfono y llamé a recepción, comuniqué lo ocurrido, el estropicio del cuadro y lo mas importante el desmayoo de la pobre mujer, necesitaba ayuda de inmediato.   Después de unos minutos verificando me comunicaron que en esa habitación  no había nadie alojado.  Entonces me di cuenta. Colgué desconcertada el teléfono, salí  al pasillo, mi habitación era la última del pasillo.   Aquella habitación no existía.




14 comentarios:

  1. Inquietante. Ese momento de la anciana acercándose al agujero de la pared es muy inquietante.

    Besos.

    ResponderEliminar
  2. Ya te veo, metida en fechas.
    Buen relato.
    Besos.

    ResponderEliminar
  3. Hola Nieves.

    Bueno e inquietante. No se te da nada mal este género.

    Besos.

    ResponderEliminar
  4. Me ha encantado la historia en si, y me ha gustado que quede el relato como mas cerrado sin dar tanto pie al como continuara, aunque me encantaría saber si fue una pesadilla u otra cosa.
    Gracias por estos ratos, que nos haces pasar.

    ResponderEliminar
  5. Te veo metida en la escena, jajaja
    No dejas pasar un "jalogüin"sin ponerle tu puntito y me imagino que los sobrinos encantados.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  6. A por más, Nieves, estos relatos inquietantes ponen el vello de punta.
    Felicitaciones.
    Besos 🌹🌼🌷

    ResponderEliminar
  7. Una historia escalofriante, me gustò
    Besos

    ResponderEliminar
  8. Oh... qué final sorpresivo, que le da al relato un giro inquietante y muy bueno.
    Abrazote, Nieves.

    ResponderEliminar
  9. Ay Nievessssssssssssssssss!

    Qué bueno!! :DD

    Besos =)))

    ResponderEliminar
  10. Joder........ espero no soñar esta noche por culpa tuya eh...

    Uffffffffff

    Besos.

    ResponderEliminar

Hola chic@s!!!!
Gracias por visitarme, por estar y compartir tus pensamientos....