Páginas

♥
Entra y siéntete en casa...

viernes, 27 de octubre de 2017

Nuestros nombres





La vida hace coincidir a las personas en unos momentos dados, en un tramo del camino donde las circuntancias crean, en cierto modo, un vínculo entre las personas que coinciden en tiempo y espacio.

Ellos coincidieron durante un periodo importante de tiempo.   Compartían el desayuno antes de montarse en sus respectivos autobuses  que los llevaban a sus trabajos.   En ese periodo de tiempo  pasaron de ser completos desconocidos, a  esa cara conocida, a esa persona con el que hablas algo mientras miráis la televisión del bar,  y finalmente con quien compartes  el crucigrama del periódico cada mañana mientras se comparte alguna confidencia ocasional.

Un día ella le comentó que tendría que volver a  una nueva sede en otra ciudad,  posiblemente no la vería mas por allí.  Él lo lamentó.  Durante algún tiempo seguía haciendo los crucigramas pero sin ella no era lo mismo.  Aquel bar ya no era  el mismo después de aquellos encuentros cada mañana durante más años de los que él era consiente.   Pero todo pasa, y el tiempo pasó.  Años, quizás demasiados, quizás los que debían pasar.

Ella volvía a la ciudad de  vez en cuando y a veces paraba a desayunar en ese bar donde hacía crucigramas con un hombre del que nunca supo su nombre.  Al menos el nombre por el que todos lo conocían.
Aquella mañana nevaba. Nunca nieva en  esa ciudad pero nevó.  Y ella se refugió en ese bar porque al pasar le pareció bonito.  Vio la chimenea desde la calle y le gustó, desde pequeña le fascinaban las chimeneas y el crepitar de la madera quemándose.  

Tan solo había pasado un rato. Estaba sentada en la barra, con su café y  con los guantes puestos ya que aún tenía frio.  El mundo se paralizó entonces. Justo en ese instante su mirada se quedó clavada en el café humeante.  Su corazón le dio una buena sacudida.  Escuchó su nombre, no el que todos conocían.   No hacía falta girarse  para descubrirlo. Solo había un hombre en el mundo que la llamaba así.  






11 comentarios:

  1. ¡Hola Nieves!

    Entrañable historia, parece digna de una película. Da ganas de saber más de los personajes.

    Besos.

    ResponderEliminar
  2. Esto merece una continuación, Nieves! Un abrazo!

    ResponderEliminar
  3. Tiene buena pinta, pero me he liado. Debo estar espeso.
    Besos.

    ResponderEliminar
  4. Ay que bonito, joderrrrrrrrrrrrr

    Me ha gustado una barbaridad.

    Besos.

    ResponderEliminar
  5. ...yyyyyyyyyyyyyyyyyyyyyyyyyyyyy qué sigueeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeee??????? la historia promete!!!!

    Segunda parte, si??? :DDD

    Besossssssssssssssss =)))

    ResponderEliminar
  6. el azar ya ha realizado su trabajo, ahora les toa a ellos decidir como será el futuro.

    ResponderEliminar
  7. Precioso, Nieves, un placer leer tus relatos tan llenos de encanto. Felicitaciones.
    Besos 🌹 🌸

    ResponderEliminar
  8. Esperemos que aprovechen esta oportunidad y no dejen pasar más años.
    Muy bonito, Nieves.
    Besos.

    ResponderEliminar
  9. Precioso!!!! me encantò, tierno, lindo.
    Buen fin de semana
    Besos

    ResponderEliminar
  10. Escuche chistear mi nombre, me di la vuelta, la mire y me dije: ¿quien sera esta vieja?, ella hizo un mohin y la reconoci

    Besos

    ResponderEliminar
  11. :) Muchas gracias por vuestro entusiasmo. Posiblemente tengais algo más de esta historia.

    Un abrazo grande amig@s

    ResponderEliminar

Hola chic@s!!!!
Gracias por visitarme, por estar y compartir tus pensamientos....