Páginas

♥
Entra y siéntete en casa...

viernes, 9 de diciembre de 2016

Mi cuento



Me lo ha  contado hoy por teléfono, así como ella cuenta las cosas, con pasión y entusiasmo, como si escuchara sus pensamientos más ocultos y sinceros, como un secreto que se decide pensar en voz alta...


Yo escribía cuentos. Cotidianos, sencillos, de amores de andar por casa.  Todos mis amores eran efímeros, espejismos deliciosos a los que yo decidía perseguir... y nunca llegaba.  Siempre se convertían en agua y sal.

Hoy te miro y te percibo como ese amor que ha estado siempre. Apareciendo cada tanto  e insistente como la gota de agua, tus palabras directas, siempre buscando atajos me hacían rehuir del hombre que eras.

En estos días de asueto inesperado donde  me he perdido en tu tiempo y he despertado en tu mundo de pinceles y olor a aguarrás descubrí que no había nada nuevo.  No éramos desconocidos ni había nada por revelar más allá de nuestros propios cuerpos. Cuerpos desnudos que se miraban por primera vez.

Una de esas noches, desnuda, después de haber salido  de la ducha me dijo que no me vistiera, que me quedara así un rato, medio tumbada en la cama. Él se tumbó en el otro lado pero con su cabeza a mis pies, apoyado en un almohadón. Le dije que se desnudara, así me sentiría mas cómoda.  No dijo nada. Solo se quitó la ropa y conversamos.  Hablamos de amor, del nuestro.  De los sentimientos que experimentábamos y de las reglas que tendríamos en nuestro juego.

- ¿Puedo dibujarte mientras hablamos?

- Si me dibujas más guapa de lo que soy y reservas el anonimato de la modelo...

- Reservaré el anonimato pero no puedo dibujarte mas bonita de lo que eres ya...

Me hizo reír.


Yo siempre he tenido amores de cuento, amantes de los que te hacen llorar de pasión mientras te hacen el amor, de esos que te regalan flores de los caminos de campos, te dejan  post-it con un te quiero en el cabecero de la cama, de los que te piden más tiempo aunque se sepa que ese tiempo se acabó.   Y todos esos amores  viven conmigo aunque ya no estén en mi vida.
Y de pronto, desnuda en una cama en penumbras, hablando de shakespeare, observando como de vez en cuando su pene retornaba a la vida  aunque  fuese ignorado, sintiéndome por primera vez en mucho tiempo cómoda compartiendo momentos de intimidad,  sintiéndome mujer frente a un hombre después de tanta hibernación,  recordé a aquellos que fueron...  "ojalá todos mis viejos amores sepan disculparme  por considerar al nuevo el primero"


Una hora después me enseñó el dibujo.  Lo dejó sobre el almohadón y se acurrucó en mí como el amante que no busca deseo sino arrullo. Me di cuenta entonces que yo soy de amores eternos, apasionados, de amores de deseos, de besos.   De esos amores que siempre se quedan, aunque se conviertan en agua y sal, aún siendo espejismos yo los viviré siempre como deliciosos regalos, efímeros, amores de andar por casa, cotidianos y sencillos.  Amores libres que no atan, que solo dan, que regalan pasión por vivir. Amores de café con leche y magdalenas, si... mis amores son de teatro, amores de cuentos...


~~~~~~~~~~~~~


10 comentarios:

  1. Hermoso relato, Nieves, me encanta cómo cuentas, escribes...
    Besos

    ResponderEliminar
  2. Las relaciones hay que empezarlas pensando que no son un yogurt y no tienen fecha de caducidad. Pero con la idea clara de que si se acaba y lo que es ya no, hay que saber terminar. No todas las eternidades duran lo mismo.

    No es una vida, son dos vidas que comparten tiempo y espacio. Y solo es verdaderamente a full cuando no existen ataduras. Solo el deseo libre de permanecer.

    Muy bien contado.

    Las relaciones o son de cuento o no son.

    ResponderEliminar
  3. Hay amores que nunca morirán, vivirán eternamente en nuestra añoranza


    Besos

    ResponderEliminar
  4. Amores de cuentos con brillantes colores y destellos de felicidad.

    A mí también me gustan.

    ResponderEliminar
  5. Me encantó Nieves, pero siempre me dejas con ganas de más! jajaja ;)

    Besos =)))

    ResponderEliminar
  6. Con personas como tú el romanticismo nunca morirá. Precioso relato. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Estoy de acuerdo con Chaly hay amores que nunca morirán...Te vuelvo a repetir Nieves, que me encantas como narras las escenas románticas y sensuales..
    Mil besos!!

    ResponderEliminar
  8. Muchas gracias por leerme con tanta alegría :)

    Hoy solo puedo desearos un amor así como los mios, como nos gustan a todos al parecer... Amores de Cuento.

    Mil besos y feliz semana :)

    ResponderEliminar

Hola chic@s!!!!
Gracias por visitarme, por estar y compartir tus pensamientos....