Páginas

♥
Entra y siéntete en casa...

domingo, 2 de octubre de 2016

Mentiras



 Hacía años que no mentía. Hace un par de días que he  mentido y créeme que resulta raro para alguien como yo,  que mintió en su momento demasiado sin remordimiento alguno. Siento esa mentira martilleando el estómago queriendo salir para desaparecer como los vampiros malos a la luz del sol y la verdad.  
Esa fue su confesión aquella mañana de domingo. 

Las viejas santurronas se confesaban en Santa María Magdalena y ella como buena atea y apostata lo hacía en el sofá de su  viejo amante, con el que ya no había nada más que protección mutua cuando se sentían perdidos.  Con los ojos clavados en el infinito tras la ventana y con la camiseta de Jaime, dos tallas mas grande que le correspondía,  con los pies descalzos y hundida en el sofá permaneció un rato en silencio.

El viejo amante, ahora amigo y confidente se sentó en el suelo con los calzoncillos de superman fumando uno de sus cigarrillos dándole tiempo a que tomara aire.  A que prosiguiera su confesión o se envolviera en ese silencio prefiriendo que todo eso que pesaba tanto se quedara un tiempo más martilleando el estómago de Adela.

Le he dicho eso de  que solo somos amigos, que no siento lo que debía sentir, que no hay amor ni romanticismo en nuestro mundo compartido, esa pastelería que compartimos 9 horas al día.  Tú sabes como soy -giró la cabeza para mirar a los ojos a Jaime- me moriría antes de confesar que lo quiero, que necesito saber que está bien, que miro mil veces por la ventana de la pastelería si veo que tarda 10 min. creyendo que le ha pasado algo por el camino, que sueño con un beso suyo y que a veces mientas hablamos compartiendo el desayuno, pienso que me hace el amor, que me dice que me quiere, no importa si mucho o poco, que quiere estar conmigo, no importa si unos días o una vida. Tú me conoces - Le cogió el cigarrillo a Jaime y le dio una calada para devolvérselo de inmediato-  volvió a quedarse en silencio quizás saboreando la nicotina  de aquel veneno delicioso que hacía 15 años que no saboreaba.


Jaime apagó el cigarrillo. Se acercó al sofá aún sentado en el suelo y puso una de sus manos sobre el estómago de Adela  y ella puso sus manos sobre la mano de él.

¿Y  se puede saber porqué le has soltado esa trola?  Porque para decir eso ha tenido que haber un detonante, un algo... digo yo.

¿Sabes cuando se te cae la venda  de los ojos y de pronto lo ves todo con nitidez. De golpe? 

Jaime se rascó la cabeza como si hubiera resuelto un enigma.  Y comentó...

Si, eso que los alcohólico llaman momento de lucidez. Yo también he tenido esa sensación...

¿Cuándo?  Adela se sorprendió ante tan inesperada expresión.

Pues ahora mismo.  -Se levantó con energía y se tumbó junto a  Adela, buscando un hueco imposible en aquel sofá viejo-  He visto con claridad que ese tipo es un capullo.  Y que yo te quiero, nunca pienso si para unos días o para toda la vida, que me preocupa cuando  te llevas un tiempo sin llamarme porque pienso que estas con un capullo como ese y que cuando  estoy contigo quiero besarte, y  quiero hacerte el amor todos los días... solo que tú no  me dejas.

Que tontito eres.  Ella le acarició la cabeza y él se recostó en su pecho.

¿Lo hacemos. Reímos juntos un rato?

Nooooooo


Él la miró con esos ojillos de adolescente travieso... “mira que es una oportunidad única"

Adela soltó una carcajada 


Noooooooo



~~~~~~~~~~~~~~~~~~~




http://encuentrosantesdelalba.blogspot.com.es/





6 comentarios:

  1. El miedo a decir lo que sentimos para no quedar expuestos, para no sentir la humillación de no ser correspondidos, un abrazo Nieves!

    ResponderEliminar
  2. Pues dicen que la mentira tiene las patitas muy cortas.Creo que la van a pillar.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  3. Lo primero; retirar ese no y aprovechar el momento.

    Lo segundo; recapitular un momento si quiere perder a su viajo y donante de satisfacción amigo.

    Lo tercero, meditar el porque de esa negación de deseo. ¿Lucidez? ¿Miedo?

    ResponderEliminar
  4. A mí me ha parecido tierno.
    Cada persona es un mundo y se relaciona de forma diferente con los que le rodean.

    Besos.

    ResponderEliminar
  5. Al final terminará descubriendolo, a veces no se pueden ocultar por mucho tiempo los sentimientos....
    Mil besos!!!

    ResponderEliminar

Hola chic@s!!!!
Gracias por visitarme, por estar y compartir tus pensamientos....