Páginas

♥
Entra y siéntete en casa...

domingo, 30 de octubre de 2016

Intrusión






La niña Adela tenía 7 años, estaba jugando en la puerta de casa, calle sin asfaltar de un barrio pobre, cercano a un descampado,  cuando le entró hambre y sed.  Recordó  Adela haber dejado una manzana hasta con un pequeño mordisco en la cocina de casa.

Decidió entrar en casa, sus padres no estaban en ese momento.  La casa era como otra cualquiera, con su pequeño jardín con flores. Cuándo entró en la cocina descubrió que una extraña claridad lo inundaba todo.  Entonces dudó ante el umbral de la puerta.  Aquella claridad que entraba por algún lugar marcaba la sombra de la manzana olvidada un par de horas antes.  Se quedó paralizada un rato, intuyendo algo, ese algo que los niños tienen, le hiso recelar.   Eran dos o tres metros, coger la manzana y marcharse de nuevo...  Pero se quedó allí bajo el marco de madera.

Pensó entonces que era una niña mayor, que no eran tiempos de fantasías o de historias de brujas, y se decidió... De aquella decisión se arrepintió toda la vida.

Al entrar en la cocina y coger la manzana giró hacia donde estaba esa luz, provenía de la ventana. Luz muy fuerte que le hizo poner la mano en sus ojos para protegerse... y entonces distinguió...   Vio al hombre FEO.

Había un hombre muy alto, encorvado, intentando entrar por la ventana, Vió que estaba rompiendo la tela del mosquitero.   Lo que le aterró era que no portaba unas pinzas o herramientas para cortarlas, la mano del hombre feo era una pinza.
Era una cara horrenda,  la pequeña se quedó paralizada con la manzana en la mano que... cayó sobre el suelo de baldosines blancos.  Aquel hombre la miraba con ojos hipnotizadores,  con la cara deformada, como aplastada, la misma cara que uno hace cuando quiere hacer una mueca cuando se aplasta  los carrillos.
El hombre feo poco a poco iba abriendo el mosquitero...   El hombre era tan alto que a pesar de que la ventana se encontraba a dos metros del suelo  parecía ir encorvándose para poder ir entrando por la ventana, poco a poco, ignorando a la niña que paralizada lo miraba. La niña descubrió que aquel ser, aquel hombre feo, quería atraparla y entonces la niña dio un GRITO, un grito enorme, se pudo escuchar en todo el vecindario.  Sus amigas también la escucharon y su mejor amiga entró rauda para ayudarla,  la vio en  la cocina aún petrificada.  Su amiga también se sorprendió por el resplandor blanquecino.  Pudo ver a aquel ser gigantesco que ya había roto toda la tela, respirando raro, respiración que parecía máquina.  La niña salió corriendo, agarró de la mano a su amiga Adela pero tan pronto salieron al jardín florido Adela cayó al suelo desplomada.

Los perros comenzaron a ladrar, cuando los mayores llegaron a la ventana ya no había nada.  

¿No había nada porque ellos no podían verlo?  

Ahí estaba el hombre, el gigante de más de dos metros, encorvado, con la cara de un monstruo y la mano como una pinza.

Los mayores se atusaban el pelo, llamaban a la policía, llamaban al médico... Tenían mucho miedo. Entonces llegaron más vecinos.

- ¿¡Lo han visto!   ¡Lo han visto!?

Algunos de esos vecinos aseguraban haber visto un grupo de luces azules y blancas que se perdían por los campos traseros del barrio.

Algo había querido entrar en su hogar y al verse descubierto había emprendido el vuelo,  como sabedor de que los niños  pueden ver prácticamente todo. 




~~~~~~~~~~~~~~~~








7 comentarios:

  1. Y él dijo: "Que se haga la luz" Y la luz mostró su magnificencia.

    ResponderEliminar
  2. El vello erizado me has dejado y eso que una tiene ya su edad.
    Besos

    ResponderEliminar
  3. Nieves, te estás especializando en relatos terroríficos y de ciencia ficción, tengo una sana envidia, mi imaginación está muy achatada! Un abrazo!

    ResponderEliminar
  4. Era Rajoy.
    Quería robar la casa.

    Besos.

    ResponderEliminar
  5. Los niños tiene un sexto sentido para todo esto....pienso que ven más allá que los adultos.
    Mil besos!!

    ResponderEliminar

Hola chic@s!!!!
Gracias por visitarme, por estar y compartir tus pensamientos....