Páginas

♥
Entra y siéntete en casa...

lunes, 8 de agosto de 2016

Cachitos de ti




*¿Tienes algún secreto?

Aquella pregunta en mitad de la conversación no hubiera tenido mayor trascendencia sino fuera porque ella respondió con una afirmación tras unos segundos de silencio escurridizo.

Su amiga, la que había echo la pregunta segundos antes abrió los ojos con sorpresa  y con esa intriga cotilla que solo mantienen ese tipo de amigas que siempre permanecen a tu lado para lo bueno y lo malo y descubren de golpe que no lo sabían todo, que siempre hay algo escondido en ese mar de sentimientos femenino.



*Me he vuelto a enamorar. Supe que ocurriría, lo vi venir, intenté aferrarme a la realidad,  atrincherarme en el mar de espuma gigante, en la coraza de mi mundo al que ningún destino conduce, me refugié durante un largo tiempo en los brazos de quien me amaba esperando que en algún momento ese sentir naciera en mi... Lo he intentado con todas mis fuerzas, créeme. 

- Empezó a reír con ese brillo en los ojos inconfundible, de quien  ya está atrapada en el amor -. 

Créeme que él nunca lo sabrá, ya sabes como soy. Que mi amor se  quedará guardado con todas esas cosas bonitas, con la música que nos hace bailar, las películas que nos hacen llorar, el recuerdo de  aquellas vacaciones de verano, las historias que nos provocan la risa y todas esas cosas pequeñitas que nos llenan de vida.
Yo ya estoy vieja para tonterías, para perderme en cruces de palabras, para declaraciones y arrebatos. Que soy loquita para cuando las cosas no me importan demasiado, para cuando no me importa perder. Pero esta vez quiero que sea para siempre, compartir la vida y envejecer juntos aunque  nuestros corazones estén distanciados por un abismo de incertidumbres, aunque nunca lleguen a coincidir en ese tipo de cuestiones.
Y créeme  que hubo un momento que pensé que sería posible, sentí que se cruzaría ese puente y que coincidiríamos en su mitad, porque yo no lo iba  a dejar cruzar solo, y que me diría eso de...  sé que esto es complicado, que todo indicaba que era una historia imposible, que nuestras raíces estaban lejos pero que  nuestras ramas habían llegado a enredarse para no desenredarse nunca.  Que aún así le gustaba, que aún así me quería.  Que ahora en mitad del camino de la vida quería dejar atrás todas las tormentas y quedarse contigo, aunque fuera en ratitos robados, enredarse en mí para no perderse más, sentir que el viento soplaba esta vez a  favor… sentir la fascinación de un horizonte no muy lejano, saber que todo iría bien, con las marcas de viejas pinturas de guerras obsoletas, renovados y despojados de todo lo que sobra,  con la idea y el peso  de que todo pudiera ser un loco sueño... 

Ese momento se desvaneció, creo que fue cosa de las ensoñaciones  que provoca el amor; como los espejismos en el desierto o  las alucinaciones con la fiebre. Ahora estoy mejor,  sigo sin la vacuna de esta  locura pero...  que puedo hacer dime...  Ahora ya no tengo miedo, ya sabes como soy que no suelo pedir más de lo que me dan, él nunca lo sabrá, esta locura no viviría más de unos minutos bajo los rayos del sol.  Hace muchos años, alguien me enseñó que eso de no ser correspondido en el amor  no es ninguna desdicha, ni desgracia ni maldición pirata, porque ir sin amor por la vida es como ir sin música al combate, como emprender un viaje sin un libro, como ir por el mar sin estrella que nos oriente...


La amiga la escuchó, la miró con cierta ironía.

Querida...  - bebió un gran trago de la cerveza helada que tenía entre las manos-  Acaso crees que ese pobre tipo sea quien sea no estará al tanto de todos los acontecimientos de tu corazón.

¿Porque le llamas pobre tipo?

No sé quien es, no lo conozco...  - le acercó otro botellín helado que había traído el joven camarero y que colocó en la mesa sin orden-  ... pero te conozco demasiado bien a ti. Y sé que cuando quieres de verdad  siempre se te escapan cachitos de tí. 


10 comentarios:

  1. Cachitos de vida...
    Besos. Bonito relato.

    Buena semana.

    ResponderEliminar
  2. Así es, los secretos del corazón. no son tales.

    Besos

    ResponderEliminar
  3. Una vez expresado, ya no es secreto
    esperemos que la protagonista lo viva con alegría
    Besos

    ResponderEliminar
  4. Cuando se está tan enamorado es difícil disimularlo y el inconsciente se encarga de enviar señales.
    Un texto bien romántico.
    Besotes, Nieves.

    ResponderEliminar
  5. Qué hermoso, "cachitos de ti" que no escapan a la mirada y sentimiento de quien los recibe, cuando alguien tiene el corazón en la mano es difícil no dejarse atrapar por ese noble corazón, un abrazo Nieves!

    ResponderEliminar
  6. Te dejo mi blog de poesia por si quieres criticar gracias.
    Me gusta mucho el tuyo.
    http://anna-historias.blogspot.com.es

    ResponderEliminar
  7. Preciosa historia.
    La debe conocer bien...
    Besos

    ResponderEliminar
  8. me encanta este relato, y el título me gusta mucho.
    me gusta tu nueva foto de perfil.
    saludos

    ResponderEliminar
  9. Es mejor haber amado, aunque no se sea correspondida, que no haber amado nunca!!! Me ha encantado el título.
    Mil besos!!

    ResponderEliminar
  10. GRACIAS por estar ahi en cada entrada y compartir vuestros pensamientos al leerme.

    Feliz día amig@s!!!

    Besos :D

    ResponderEliminar

Hola chic@s!!!!
Gracias por visitarme, por estar y compartir tus pensamientos....