Páginas

♥
Entra y siéntete en casa...

lunes, 30 de noviembre de 2015

Las Trenzas de Dorotea







Cuando Dorotea despertó, pensó que no era Domingo, mermelada aún no había entrado en su cuarto, ni se escuchaba la radio con música moderna, ni siquiera había escuchado a tía Luisa  preparar en voz alta los planes que tenía para pasar el día.

Dorotea se sentó en la cama y descubrió que la puerta estaba cerrada. Se asustó. La puerta de su cuarto tenía que estar siempre entre abierta, todos sabían que le daba mucho miedo sentirse encerrada.

Se puso la camisa de cuadros y el pantalón de pana beige.  Bajó las escaleras y pudo ver a su madre sentada en uno de los taburetes de la cocina llorando.

"Qué haces con esos pelos, porqué no te has peinado, anda ven Dorotea, déjame que te peine"
La madre se secó las lágrimas y fue al baño de donde cogió un cepillo para peinar a la niña.
"Hoy quiero las trenzas, quiero que me las haga tía Luisa"

"Hoy no puede ser, tía Luisa ya no podrá hacerte las trenzas"

"pues yo no quiero una cola quiero las trenzas"

La madre de Dorotea paró un instante, no quería ser dura con la pequeña, no quería decirle que tía Luisa ya no estaría  con ellos nunca más, que tendrían que vivir con su recuerdo, y que tendrían que esforzarse para no olvidarla.   Intentó hacerle las trenzas que le hacía tía Luisa, trenzas de espigas y con las gomillas de mariposas en el extremo.


Algunas horas después su papá y sus abuelos llegaron a casa todos vestidos de negro y tristes. Aquél domingo fue diferente a todos los domingo que ella podía recordar, no hubo bizcochos ni música ni juegos de cartas en la mesa del salón. Aquel domingo el bastón de tía Luisa permaneció todo el día en un rincón del salón, junto  al perchero, Dorotea estuvo todo el día preguntándose como podría andar la tía sin su bastón, nunca la había visto sin él a un palmo  de ella. 

Anselmo, el padre de Dorotea acostó a la niña pronto, aún el sol se intuía en el horizonte cuando la arropó y le contó una historia para que durmiera. 

No sé cuanto rato había pasado cuando la niña despertó... 
"Dorothy..."

"Tía...?? "  Nadie excepto su tía la llamaba así

"Dorothy.. ¿quieres que te haga las trenzas para mañana ?"    Cuando miró... Tía Luisa estaba sentada  a los pies de la cama.

"Si... mamá no sabe hacérmelas como tú "  Dijo la niña mientras se acercaba a la mujer.

"Mamá me dijo que ya no podrías hacerme las trenzas, que ya no ibas a vivir con nosotros"

"Bueno, es verdad, ahora estoy en otro lugar"

" Y porqué te has ido, a caso no estabas bien aquí... Se te olvidó el bastón, si quieres voy a por él, no podrás bajar las escaleras"

" No Dorothy, donde vivo ya no lo necesito. Si quieres vendré a hacerte las trenzas para  el cole todas las noches"

" Creo que mermelada se ha perdido, hoy no lo he visto y no me han dejado ir a buscarle"  La niña se entristeció pensando que el gato de su tía hubiese terminado como el del vecino, atropellado en la carretera. 

" Está en el cementerio, pero en unos días volverá "  Sintió el beso de la mujer en su cabeza y se volvió a arropar esta vez ella sola.

...

A la mañana siguiente, Dorothy bajó  con uno de sus vestidos favoritos y las trenzas perfectamente hechas,  trenzas de espigas y con la gomilla de mariposas.

La madre de Dorotea la miró petrificada.

"Cómo has podido hacerte esas trenzas tan bien hija"

" No me las hice yo mamá, me las ha hecho tía Luisa"

La madre pensó que si era duro aceptar la perdida de Luisa para todos ellos para una niña de 8 años debía ser insoportable, tanto como para que ella misma se hiciera las trenzas y se inventara que su tía seguía haciéndoselas...





6 comentarios:

  1. Que hermoso!
    Me llevaste a mi infancia y a una tía que me tenzaba el cabello como nadie
    BESOS

    ResponderEliminar
  2. woderful story're very talented , warm and very sweet much kisses

    ResponderEliminar
  3. Hermoso y emocionante relato.
    Quien sabe si no...
    Besos, buena semana, Nieves

    ResponderEliminar
  4. Enternecedora historia y de las que me gustan.....Creo que los niños tienen un sexto sentido para estos temas...
    Mil besos!!!

    ResponderEliminar
  5. No se si tendrá continuación este precioso relato, pero creo que tienes otro en espera que ya pronto podrá ver la luz.Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Misterio hermoso este de una tía que vuelve cada noche y le hace sus trenzas, un abrazo Nieves!

    ResponderEliminar

Hola chic@s!!!!
Gracias por visitarme, por estar y compartir tus pensamientos....