Páginas

♥
Entra y siéntete en casa...

viernes, 6 de noviembre de 2015

De besos y sonrisas





Sus horarios son diferentes.  Cuando Manuel se levanta para trabajar aún la noche reina en las calles. Se viste y se prepara sigiloso para no despertar a Irene que aún puede dormir un poco menos de dos horas.

Lo último que hace Manuel antes de salir de casa es darle un beso a Irene; suave, imperceptible, para no despertarla... A veces se mueve un poco al sentir el beso y  esboza una sonrisa aún estando dormida, la mayoría de las veces no se mueve, no se da cuenta de ese beso regalado.  Sin embargo al despertar nota el beso  de Manuel en su mejilla, donde  se queda todo el día e irá con ella allá donde vaya. 


La vida de Irene también es ajetreada, a penas tiene tiempo para darse un respiro, pero a veces en mitad del almuerzo con las compañeras de trabajo, mientras espera el tren de cercanías para ir  al trabajo o para volver a casa, mientras espera la cola para pagar en el supermercado alguna compra...  a veces en esos momentos  de pausa, siente ese beso de Manuel, sonríe, recuerda sus gestos y sus muecas.  Entonces siempre le llega una irresistible necesidad de volver a casa pronto, de estar cerca de Manuel, de que le regale nuevos besos que se transformen en sonrisas.




8 comentarios:

  1. Bien se podría decir que su hogar, en esos instantes, es el preciso lugar donde el beso estacionó su magia... ufffffffffffffff!!!! Esos recuerdos, esas sonrisas, esa complicidad... Yo es que la adoro :)))

    Ten un bello finde, preciosa Nievecita!!

    ResponderEliminar
  2. Ohhhh qué dulce beso....me recuerda.....Mil besos!!!

    ResponderEliminar
  3. MUCHIIIISIMAS GRACIAS AMIG@S

    Besos y feliz semana

    :D

    ResponderEliminar

Hola chic@s!!!!
Gracias por visitarme, por estar y compartir tus pensamientos....