Páginas

♥
Entra y siéntete en casa...

sábado, 30 de mayo de 2015

Creación II



Siempre había sido una niña muy bonita, una muchacha sexy y atractiva, deseada y soñada por todo hombre que se le cruzaba en el camino.
Sin embargo, ella enfocó su vida en las amigas y en los estudios, después en llevar a cabo su sueño de montar una empresa de moda textil que finalmente se derivó a la lencería. A los 31 años era la directora de su propia empresa nacional.  Trabajaba duro, se llevaba todo el día en su oficina. Su próximo proyecto era el lanzamiento al mercado internacional.
Había tenido un par de relaciones, pero le exigían un tiempo que no tenía. Los dos eran hombres de negocios, audaces y con ganas de subir a la cima antes de los cuarenta para poder vivir la vida a partir de entonces  con las rentas que le daban sus negocios.


Cuando Snow conoció a Bruno. Ya superaba los 36 años. Ya tenía su vida consolidada y aún no había perdido el encanto. 
Bruno apareció de golpe. Snow  había entrado a la "Boutique del pan" para comprar ese pan de semilla que tanto le gustaba y justo al salir Bruno la abordó para pedirle que si podía hacerle el favor de quedarse con su bicicleta un instante, sólo iba a comprar el pan y tardaría dos minutos. 
Aquellos dos minutos con la bolsa del pan de semilla en una mano y la bici de un desconocido en la otra le  hizo recordar que ella solía recorrerse el pueblo de los abuelos en bici. 

"Gracias, y perdona por haberte abordado de esa forma" 

Año y medio después de aquél encuentro Snow abrió los ojos justo al sonar el despertador. Deslizó su mano fuera de la cama para apagarlo. Bruno le dio los buenos días, ella le sonrió y le dio un beso antes de ir  a la ducha.
Aquella mañana Bruno le tenía preprarado el café como de costumbre al salir de la ducha, hablaron de los planes que tenían para ese día. Ambos querían llegar pronto a casa, para pasar la tarde-noche juntos. "Si puedo me paso para almorzar juntos" Propuso Bruno.  Justo en ese momento Snow sintió el mismo escalofrío de mañanas atrás.  Un ligero mareo, un repentino sofoco, un sudor frío volvió a su frente. Tuvo que apresurarse para poder vomitar en el fregadero.

"La úlcera de estómago me está dando otra vez la lata"

"Deberías ir al médico, ¿quieres una infusión?"  
Bruno como era consiente de la dejadez de ella para ir al médico antes de que saliera por la puerta para ir a trabajar ya le había tomado cita vía internet.


*

El Sábado por la mañana Snow se levantó tempano, cuando Bruno se levantó a eso de las 9 y media de la mañana la vio en ropa interior y una ligera camisa de gasa  con estampado de flores. Bruno se sentó  en  una de las banquetas de la mesa de la cocina. "Estás mejor?"

"Si, puede que no sea la úlcera Bruno"

"El qué entonces?"

Snow le pasó un predictor  que Bruno miró como si fuera algún aparato alienígena imposible de descifrar. 

" Estoy embarazada Bruno"

"Que vamos hacer??? Quiero decir, tendremos que buscarle una habitación y preparar la casa para el niño,  tenemos que comprar un montón de cosas.  Esto es increíble, fantástico.  ¿Para cuando llega? ... en invierno, bien... anularé el viaje de la campaña de navidad, o que vaya Alfredo que siempre se queda con las ganas de acompañarme.  Tu tranquila cariño,  Estás bien,  necesitas algo, quiere que vaya a comprar algo..."

Snow se había limitado a mirarle, a sonreír ante la explosión de nervios y emoción de Bruno.  Era consciente de que su vida cambiaba radicalmente desde ese momento, por un momento pensó en su figura, sería imposible a su edad recuperar su silueta... pero eso era algo ínfimo para su verdadero miedo a  ser demasiado mayor para ser madre, a que algo saliera mal.

"¿Qué te pasa?" Bruno la envolvió entre sus brazos al verla con los ojos vidriosos por la emoción.
Ella fue sincera y le confesó todos sus miedos.

"No tengas miedo, todo saldrá bien, estaré contigo siempre... " Hizo una pausa para mirarla un instante a los ojos  "Porque estás contenta no? con tu embarazo, conmigo..."

"Claro, que estoy contenta. soy tan feliz que tengo la sensación que vivo la vida de otra persona, porque eres un regalo en mi vida, nunca hubiera imaginado que alguien me quisiera tanto."


"Que tontita eres" le dijo de una forma cariñosa, sintiendo la fragilidad y la incertidumbre de la mujer más cariñosa y atenta que había conocido  en su vida. "Eres una bendición en mi vida y ahora te has convertido en una Diosa creadora de vida"
Le dio un beso tímido seguido de otro mas apasionado. Guardaron los miedos en un cajón y volvieron a hacer el amor, despacio, sin tiempo, como si el mismo centro del universo  se encontrara en aquella cama, como si una nueva explosión cósmica provocara la creación de un nuevo universo,  un nuevo mundo, una nueva vida. 






8 comentarios:

  1. Parece un amor de película.
    Seguirás con el relato, con el siguiente capítulo?

    besos

    ResponderEliminar
  2. Qué milagro la vida no? Esperemos que sean felices por muchos años, un abrazo Nieves!

    ResponderEliminar
  3. hello nieves is an honor to read you every day. kisses

    ResponderEliminar
  4. Ohhhh qué romántico todo!!! Me encantaaaaa la pasión y la intensidad con la que viven cada momento...
    Mil Besos!!!!!!!!!

    ResponderEliminar
  5. Al leer la entrad anterior supuse una continuación
    Como dice Karin parece de película, hay mas??
    Abrazo

    ResponderEliminar
  6. Ojalá todas las parejas tuviesen la misma suerte y felicidad, a no ser que todavía nos depares sorpresas.

    Besos Nieve.

    ResponderEliminar
  7. Hola chic@s !!
    Como veo que os gusta la historia, os dejo una nueva entrega para que sepáis un poco más, pero será la última :)

    MIL gracias!!!

    Feliz día

    ResponderEliminar

Hola chic@s!!!!
Gracias por visitarme, por estar y compartir tus pensamientos....