Páginas

♥
Entra y siéntete en casa...

jueves, 23 de octubre de 2014

Corazón de piruleta










Cuando era chica siempre me gustó verlas en el estante del kiosco, que en mi barrio era, "El kiosco de la Pepa".

Mi abuelo me daba 50 pesetas los Domingos, con lo cual era la reina del mambo, iba al kiosco de la Pepa y compraba de todo, también invitaba a mi amiga de turno, una de las cosas que elegía era esa piruleta de corazón... al principio le pasaba la lengüita con cuidado, saboreandola con mesura, pero cuando mis dientes decidían romperla por algún extremo ya el chuperreteo era total, hasta el palo terminaba despellejado.

Después hubo una etapa en la que me sentía  "mayor" para comer golosinas, ya ves que tontería, pero creo que esa etapa es la etapa de la estupidez, en la que te sientes adulta y ahora sabes que eras el proyecto de la mujer madura y sensata que alguna vez llegarías a ser, - yo aún estoy esperando ese momento :)  - 

Pero después por algún motivo, te sobran algunos céntimos al comprar el tabaco, el periódico o la revista de turno y te pides unos chicles para que tu madre no huela el tabaco en tu aliento adolescente  y de pronto las vuelves a ver y las pides y vuelves a saborear con pasión un corazón que no traiciona, que no defrauda. 

Un año llegué a decorar el árbol de Navidad con estas piruletas y a todos les encantó la idea,  sobre todo cuando después de mirarlas yo siempre les decía que podían coger una si querían, me encantaba cuando descubría que NADIE se resistía a la tentación,  las devoraban allí mismo, sin esperas, sin remilgos.

Incluso recuerdo con gran dulzura que uno de mis amores era un apasionado de estos caramelos, los guardaba en un par de  baulitos, siempre estaban llenos, siempre terminabas "robándole" alguno.

Siempre me gustó ver la vida tras las piruletas con forma de corazón. Ahora me entero que van a desaparecer, que esta crisis interminable también le afectó a lo más dulce y siento que media vida se me escapa con ellas, mas tarde me entero que ha producido un gran impacto social la noticia, y veo como gran número de personas han ido a su kiosko de confianza para comprar sus últimos lotes de corazones y que varios compradores potentes están estudiando la posibilidad de comprar la empresa, lo que quieres decir que lo que  a primera vista pudo ser una despedida definitiva no lo es y un hilito de esperanza llega a mi en forma de hebra de caramelo... AY... Es tan maravilloso pensar que aún quedan personas con el corazón de piruleta...





La noticia que me hizo encender todas las alarmas de melancolía piruletera :


Tras 49 años, el fabricante de caramelos "FIESTA" ha anunciado que irán a la liquidación, a petición propia, ante la imposibilidad de cumplir el convenio de acreedores apropiado, según recoge el boletín oficial del estado (BOE).
Así que se ha declarado disuelta "FIESTA S.A."



7 comentarios:

  1. Que dulce te ha quedado lo de las piruletas, y que buenas que estaban con ese color rojizo y ese hermoso corazón. Coño si te daban cincuenta "pelas" que decían los catalanes eras toda una privilegiada. Y ya sabes lo que decía el anuncio de la tele: "Si tienes mil pesetas comprate mil piruletas". Lástima que cierren el chiringuito. Por cierto que hace esa bruja cruzándose por ahí. Está maja, pero hostia me ha mareao. Cuídate hermosa.

    Besos Nieves y gracias por estar siempre.

    ResponderEliminar
  2. Nieves, genia y dulce post.
    Sería una pena perder algo tan nuestro, claro está que cuándo lo pagamos.
    Las chuches gustan a cualquier edad, yo nunca he dejado de consumirlas. El dulce me puede, qué le voy a hacer.
    Besos, buenas noches Nieves

    ResponderEliminar
  3. Quise decir genial.
    La bruja se lo pasa en grande.
    Besos de nuevo

    ResponderEliminar
  4. *Hola Rafa,Tenía un abuelo generoso. :)

    La bruja es un guiño a la próxima semana. Que ante la llegada del día de los Santos os cotaré alguna de misterios e inquietantes realidades...
    Te lo cuento como primicia amigo Rafa.

    Besines:)


    *Hola, Lo entendí bien pero es de agradecer la aclaración :)

    Yo también soy golosa y parece que cuantos mas años tengo mas me gusta, jejeje

    Mil besos!!!

    ;)

    ResponderEliminar
  5. Me ha encantado esta evocación que haces de las piruletas,Nieves.
    Imagino la que estarás preparando para la fiesta de "jalogüin" con los niños, yo tengo que vacíar una calabaza para que la lleve mi hija Noemí a la Biblioteca Central de Cantábria pues ahora está en la zona de lectura infantil.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. * Tejon ya estamos preparados al 100%. . Ayer estuve comprandole costilas que me pidieron ya lo habras visto en fb. Mañana vienen a pasar el dia en casa y bueno habet si hacemos algo para que veais como tenemos mi casa .
    Me encanta lo de la calabaza, justamente hace unos dias mi hermana me comentó que le gustaria tenercunavde esas calabazas.... por aqui es dificil conseguir.

    un besito :))

    ResponderEliminar
  7. Me encantó tu relato, Nieve, bien dulce como las piruletas, que aquí llamamos chupetines.
    No era mi dulce favorito, tampoco vi ninguno en forma de corazón, eran redondos o cónicos, de distintos colores o jaspeados.
    Ojalá que encuentren una solución y no se acabe la FIESTA.

    Un abrazo de corazón.

    ResponderEliminar

Hola chic@s!!!!
Gracias por visitarme, por estar y compartir tus pensamientos....