Páginas

♥
Entra y siéntete en casa...

viernes, 29 de noviembre de 2013

Extraordinariamente divertido


Marisa era una mujer extrovertida, llena de vida y con un buen carácter. Aquella mañana de Lunes parecía pasear por la ciudad más risueña que la mayoría de los viandantes.
Portaba una gran bolsa para las compras, esa mañana no tenía tiempo para  tomarse su desayuno en la cafetería de las mesitas inglesas, fue directa a un par de tiendas  para volver de inmediato a su ático de la calle de los Robles.

Eusebio hablaba por teléfono cuando entró en casa, dejó las compras en la encimera de la cocina. 
La mujer abrió la ventana, organizaba la compra cuando Eusebio le anunció que tenía que marcharse, pero ya que lo habían planeado,  volvería para el almuerzo... a eso de las 14:30 h.

Escuchó cerrar la puerta y el sonido de la calle envolvió todo el solitario ático. Eran las diez pasadas de la mañana cuando el teléfono sonó, era  Celeste, una amiga con la que solía coincidir en la cafetería de las mesitas inglesas, hacía una semana que no se veían y llamaba preocupada por si le ocurría algo. 
Decidió bajar un rato para verse con su amiga.

Marisa trabajaba cuatro días en la semana en la taquilla de uno de los cinco cines de la ciudad, casi todos los amigos habían tenido que marchar por motivos laborales a otras zonas del país, su radiante personalidad le hacía encontrar amigos con facilidad pero la verdad es que su trabajo la absorbía demasiado. 
Cuando terminaba de vender las entradas de la última sesión, solía salir de la taquilla, subía hasta la última planta en el ascensor, recorría los mudos pasillos de moqueta roja hasta llegar a la puerta azul con el pequeño ojo de buey, allí se paraba y daba dos golpecitos...

Eusebio le abría, no hablaban, la pequeña sala estaba completamente a oscuras, a veces se daban un beso, otras directamente entraba y se sentaba junto al pequeño hueco de la pared.
Cuando tardaba en llegar,  Esuebio ponía más anuncios de los habituales y el publico comenzaba a murmurar sus quejas...
En la pequeña sala de proyección en la popular "hora Golfa" pasaban los dos ese momento que tanto les gustaba, veían las películas de estreno juntos , las comentaba, las criticaban. Su amor por el cine les creó un vínculo que surgió poco a poco, sin prisas, como surgen las amistades mas consolidadas.

El proyeccionista tenía el coche  averiado desde hacía semanas, desde entonces tenía que coger un tren y un autobús para llegar al cine.  En verano todo era fácil pero con el frío invernal volver a casa era un verdadero suplicio, así que Marisa le ofreció  su ático por si le apetecía quedarse alguna vez...
Un par de semanas después de su ofrecimiento, Eusebio y Marisa compartían el ático, al principio él volvía a su casa con asiduidad pero con el tiempo cada vez eran mas largas la estancia en la calle de los Robles.


Celeste alzó la mano para que su amiga la viera donde se encontraba, Marisa se sentó, dejó su bolso en el asiento de al  lado.  sonrió, "Que hay..."

- Eso digo yo... hace mas de una semana que no hay quien te vea...  -sonrió- y me haces pensar en aquello que me dijiste...

- El qué??

- como era? - pasó su dedo indice por los labios en modo de pensamiento-  sólo dejaría estas mesitas inglesas y sus desayunos por algo extraordinariamente divertido, y por tu cara veo que por fin lo has encontrado.

-el qué?

- Pues ya sabes,  lo extraordinario...  te lo estás pasando bien eh? ... ¿ y porque no te lo traes a desayunar una mañana de estas?


- A quién ?  Esta vez su media sonrisa la delató.


Celeste hizo una mueca como certeza de la evidencia de nuevos acontecimientos.

- Voy a pedirte el desayuno y cuando vuelva quiero que me lo cuentes todo todito...

Marisa miró el reloj. Tenía escasamente 45 minutos para contárselo todo. Tendría que resumir bastante...








7 comentarios:

  1. En qué andará Marisa? Mmmm... habrá que esperar, esperemos que no mucho Nieves, muy interesante el suspenso, abrazo!

    ResponderEliminar
  2. Supongo que le tiene que contar lo de Eusebio. Me encantan este tipo de confidencias...

    Mil besos!!!

    ResponderEliminar
  3. Muy interesante, estoy barajando posibles supuestos.
    Besos Nieves

    ResponderEliminar
  4. ¿Continuará? Esperemos que sí, se pueden tejer muchas historias surgidas en la oscuridad de una sala de cine...
    Abrazo, guapa.

    ResponderEliminar
  5. Hola Nieves, tengo un presentimiento pero quisiera que me lo contaras....
    Abrazos

    ResponderEliminar
  6. Uhnn, creo las amigas siempre se la huelen jeje, esperemos al próximo post, quizás conozcamos mas de la relación con Eusebio.
    Un abrazo Nieves :)

    ResponderEliminar
  7. MUCHAS GRACIAS !!

    Como me pedís unánimemente os cuento más sobre Eusebio :)

    Un beso grande amig@s !!!

    ResponderEliminar

Hola chic@s!!!!
Gracias por visitarme, por estar y compartir tus pensamientos....