Páginas

♥
Entra y siéntete en casa...

miércoles, 6 de noviembre de 2013

Imprevisible

Cavó toda la noche.

A varios metros bajo tierra se había quedado todo su pasado, cuando acabó  el trabajo el sol salia mas tímido de lo habitual en el horizonte, al menos ese fue su primer absurdo pensamiento del día.


Su cabeza aún no pensaba con nitidez, todos los acontecimientos de los últimos cuatros días se le agolpaban como una de esas películas de gangsters y vampiros. La relación es extraña si, pero la vida suele ser imprevisible.
El aire era frío, el otoño había llegado de golpe, en la sierra ya cayeron las primeras nieves. Tendría que encontrar un buen lugar donde refugiarse en las fechas invernales, no dejarse ver en una temporada era lo mejor, lo mas sensato.

Allí en la ladera, subió el cuello de su chamarreta y descansó unos minutos. Se dio un momento para darse un respiro y aclarar  las ideas.
30 km. atrás había visto un pueblo, junto a la gasolinera vio un restaurante abierto, parecía ser uno de esos sitios que abren las 24 horas. Sería su primera parada, desayunaría y una vez allí sacaría conclusiones de lo que haría mas tarde.


♦   ~~~~~~~~~~~~~~~~~   ♦    ~~~~~~~~~~~~~~~~~    ♦

Los dos camiones en la puerta le aclaró que ya había clientes dentro,  aparcó bajo el techo de chapa, esperó unos segundo, vio salir a una pareja que entraron en un coche gris plata y desaparecieron por la misma carretera por la que él había llegado.  Tiró el cigarrillo por la ventana, cogió un nuevo paquete de cigarrillos de la guantera del coche, sacó la llave del contacto y salió.
 Al entrar  vio a Manuel que le saludó con su arqueo de cejas recordándole la hora que era, si ... cinco minutos tardes, los que había estado pensando en el coche.
Entró en la barra, bebió un vaso de zumo y con el vaso a medias empujó la puerta abatible de la cocina, se puso el mandil y lavó a conciencia sus manos,  leyó un par de comandas,  dos desayunos completos.

- Hola !! Ya llegaste!!

Él optó por el silencio, hoy era un día raro, no había dormido bien y la cabeza era lo mas parecido a una olla exprés.

- Sabes que día es hoy??

Negó con la cabeza y por fin miró a la ventana de pedidos, donde se encontraba la joven y exuberante Tatiana.

- De verdad que lo has olvidado??

Puso los platos preparados en la ventana para que la joven los llevara a las mesas,  miraba la sonrisa de Tatiana que sabía bien que no podría haberlo olvidado. 

-Hace un año, hoy, hace un año que llegaste. 
-Lleva los platos a las mesas se van a enfriar.  No pudo esquivar por mas tiempo la mirada risueña de Tatiana . 
Ella se puso de puntillas y él alzó un poco el cuerpo para llegar a darse un beso." ¿Quieres que lo celebremos esta noche?" Susurró para que Manuel no la escuchara. "Los platos Tatiana"
No estaba muy seguro de querer celebrarlo, la última vez que celebraron algo acabaron bastante pasados de rosca, era un recuerdo bastante difuso, una extraña mezcla entre love history y el exorcista, si... un coctel imposible pero todas las citas con Tatiana resultaban ser imprevisibles.

                                  ~~~~~~~~   ♦    ~~~~~~~~

Miró el reloj justo cuando marcaban las cuatro de la madrugada. Tatiana daba saltos en la cama como si fuera una de esas camas elásticas de feria. Javier la observaba hipnotizado, y el cocinero del restaurante y anfitrión de la fiesta, Carlos, se limitaba a beber tragos de cerveza helada.
Tatiana  se dejó caer en el colchó exhausta y Javier se abalanzó sobre ella como leopardo a gacela. Ella se reía mientras se dejaba envolver en la espiral del amor.
Carlos decidió salir de casa.  Se apoyó en su coche mientras observaba las luces de las casas de los vecinos, miró al cielo y no vio ninguna estrella, demasiada luz para poderlas ver, entonces en ese preciso instante escuchó un sonido que hacía un año que no escuchaba.

- Creías que eras mas listo LOCO. Sólo he tardado un año en encontrarte. 
Sólo podía ver la silueta de aquel tipo, pero su voz no la había olvidado. El sonido del seguro del revolver semiautomático tampoco.
- Bueno aquí me tienes. Haz lo que debas hacer.
- No va a ser tan fácil. Dime primero donde lo tienes escondido.
- Está enterrado, a las afueras.
- Bueno, pues vamos. Hizo un gesto para que se metiera en un coche negro aparcado a varios metros.
- Hay un problema  - dijo Carlos - Hace un año que lo enterré y no recuerdo con exactitud el lugar, tengo que coger un mapa que hice, lo tengo escondido en mi coche.
- Adelante. Pero no te andes con juegos LOCO.

Carlos entró en su coche  y abrió la guantera del coche, cogió lo que buscaba y marchó junto a su acompañante a la misma ladera donde aquella mañana de Octubre enterró su pasado.
Volvió a pasar toda la noche cavando y casi al alba, aquél tipo que no se había movido del lugar mientras esperaba que LOCO terminara el trabajo, se agitó las pulgas y mandó que subiera del hoyo.
Sus expectativas habían sido superadas, era mucho mas de lo que esperaba encontrar, al menos de lo que le habían informado.
LOCO lo observó un instante, unos segundos, allí en el hoyo de cuatro metros de profundidad. Metió la mano en el bolsillo de la chaqueta, creía de todo corazón que nunca mas iba a escuchar el sonido de un disparo de su  revolver.
Cuando volvió a dejar varios metros bajo tierra todo su pasado, el sol ya brillaba con fuerza,  condujo rápido hasta casa, allí aún estaban Javier y Tatiana, dormían, ella en la cama, él en la mesa de la cocina. Se dio una merecida ducha,  los despertó con ánimo y  con el desayuno preparado.
- Dónde te metiste anoche?
- No te habrá molestado.
- No joder, anoche no estaba por la labor y tampoco quería quedarme a mirar, me senté en el coche, esperando un rato y me quedé dormido.
- Pues te perdiste lo mejor....


Javier contaba las peripecias de la noche mientras que la cabeza de Carlos bullía recordando los acontecimientos de la noche.  Una noche que volvía a tener una mezcla extraordinaria...

...Una noche imprevisible, y pese a todo, en el fondo...  nunca le gusto lo imprevisible...



9 comentarios:

  1. Una historia intrigante desde el principio, muy buena, Nieves.
    Besos

    ResponderEliminar
  2. Imprevisible como la vida misma es tu imaginación!!! Una preguntita ¿qué fue lo que enterró??jaja a lo mejor no lo he pillado.

    Mil besos!!!

    ResponderEliminar
  3. Nieves, escalofriante y misterioso personaje, sabremos algo más de él? Un abrazo!

    ResponderEliminar
  4. *Verónica, Muchísimas gracias, he intentado crear una de esas historias de intriga y suspense que a mi tanto me gustan :)

    Un besote amiga !!

    *Patry, No tenías porqué pillar nada, no lo he dicho, tu imaginación seguro que ha pensando qué era lo que podía haber en esa ladera, me gusta dejar cosillas así en el aire para que inventéis e imaginéis :D
    Un besote amiga !!

    *Cristina, Todo puede ser, es un personaje que puede dar de si, no crees?
    Ya veremos si surge la inspiración.

    Un besote amiga !!

    ResponderEliminar
  5. Muy de acuerdo con los comentarios, mucho misterio, lindo relato Nieves, Un abrazo

    ResponderEliminar
  6. hola Nieves, me gustan las historias de suspenso, sobre todo bien llevadas como esta
    Ya imagine algo, esperare si surge algo nuevo en tu imaginacion
    Abrazos

    ResponderEliminar
  7. *Jossep, Lapislazuli, Muchas gracias, me gusta vuestra actitud y vuestras ganas de saber más así que he puesto en marcha mi inventiva y las musas me susurraron...

    Mil besos :)

    Espero que os guste!!

    ResponderEliminar
  8. Sí que eres imprevisible tú, Nieves! Siempre sorprendiéndonos...
    Un abrazo,

    ResponderEliminar
  9. * Carmen, Muchas gracias por tu visita y por tus amables palabras.
    Eso intento siempre sorprenderos y que mis relatos sean imprevisibles :)

    Mil besos amiga!!

    ResponderEliminar

Hola chic@s!!!!
Gracias por visitarme, por estar y compartir tus pensamientos....