Páginas

♥
Entra y siéntete en casa...

viernes, 8 de noviembre de 2013

Imprevisible II

Limpiaba la mesa de unos clientes que ya habían marchado cuando lo vio entrar por la puerta.
Se sentó en uno de los taburetes de la barra, Tatiana entró en el mostrador para prepararle el café que pidió. Le recordó que no podía fumar, él metió el cigarrillo en su envoltorio, apenas le hizo cuatro o cinco preguntas cuando la joven presentó al viajero a su jefe Manuel.
Manuel era un tipo serio, formal y muy trabajador, aunque tenía varios empleados que podían llevarle el negocio,  siempre se podía encontrar al jefe supervisandolo todo como un trabajador más.
Carlos llegó en un buen momento, comenzó a trabajar al día siguiente y gracias a las amistades del jefe con Mara pudo alquilar un pequeño pero cómodo además de bonito adosado.
...

Tatiana miró el reloj al escuchar el timbre de la puerta. Las 23:10. 
Al abrir la puerta se sorprendió al verle allí, tan sólo hacia una semana que se conocían.
- Hola.... que ocurre?
Él se pasó la mano por la barbilla y preguntó si podía entrar.

La casa era pequeña y no tardó en descubrir que se encontraba sola.
- Y Javier?
- Lo conoces?
- Habíamos quedado -miró el reloj- a las once.

Tatiana se sentó en el sillón, parecía incómoda, nerviosa, tan solo un par de minutos después lo soltó.
- ... Estaba fumando, no te importará que mientras sigues esperando yo...
- No para nada! Sigue a lo tuyo, no pretendía interrumpir.

Cuando se escuchó la puerta de la casa era ya casi media noche.
Tatiana ya no se mantenía en pie y yacía tumbada en ropa interior sobre un sofá-cama dispuesto en un rincón del salón. 
- Lo siento. He tenido contratiempos y no he podido llegar antes,  espera un momento.
Volvió a desaparecer, entró a la cocina y de allí a lo que parecía ser un patio trasero.

En la espera miraba a Tatiana, ella le sonrió y con el dedo indice que hizo un gesto para que se acercara, él lo hizo, "agáchate" le susurró  "quieres probarlo" .
 - No. ya lo hice a los 20 años, se me va la cabeza con esas cosas.
- Sé quien eres.
- ¿A sí?... me alegro.
- Estate tranquilo, relájate... quédate un rato y te diviertes con nosotros. Seguro que hace tiempo que no lo haces.
- Si tío!! Tati tiene razón.
Carlos se acercó a Javier que llegaba en ese momento con una carpeta en las manos;  pudo ver las fotos de la investigación policial, todos estaban muertos, todos menos él. 
- No le des mas vueltas loco, hemos ganado. Susurró Javier.
- No me llames así tío... nunca mas. Fue un susurro amenazador.

Javier recogió todo el dossier de su investigación  y volvió a dejarlos en algún lugar del patio trasero.
Carlos a solas con Tatiana nuevamente en el salón, dio unos pasos hasta ponerse junto al sofá-cama, la miró, en silencio, su cuerpo ya era volátil, como una nube, como un globo, se puso de cuclillas junto al rosto de la joven "¿vives con Javier?" "no, Javier se deja caer por aquí de vez en cuando, esta es mi casa"
Se miraron a los ojos mientras hablaban, la joven dio una calada al cigarrillo y lo dejó reposando en un cenicero estrategicamente colocado en el suelo. Antes de que la joven expulsara el humo de sus pulmones Carlos unió su boca a la de Tatiana y aspiró a sabiendas que se le iba la cabeza con facilidad...

Despertó tirado en en el suelo, sobre una inmensa manta de piel de alce, varias botellas de ron, fajos de billetes esparcidos por todo el salón, tierra y un par de palas junto a la puerta de la casa. Quiso incorporarse cuando un mareo atroz hizo que volviera a tumbarse,  se descubrió desnudo, la boca seca y la cabeza trabajando a mil para recordar algo... A su lado,  su nueva mejor amiga yacía al igual que él desnuda, al rato ella se incorporó, buscó algo que ponerse...  su mente y cuerpo parecían ralentizados.

Carlos le preguntó que era todo aquello, que había pasado.
Debían tener las espaldas cubiertas para imprevistos, -dijo- habían ido a la ladera, cien mil eran  mas que suficiente, no tengo mucho más que contar -añadió-

Apenas un par de  hora después la casa estaba sin rastro de lo ocurrido, veían televisión como cualquier vecino de buena voluntad.   Él le sugirió si quería ir a dar una vuelta, para hacer algo especial en aquella tarde de Sábado. Ella rechazó la propuesta.
" Prefiero quedarme en casa, ver la tele, merendar tortitas y después hacer el amor"  soltó aquello sin despegar la vista de la tele, sin dar énfasis a una palabra más que a otra.
"¿te parece bien?"
"si" ... -interpretó normalidad ante su propuesta inesperada, imprevisible del todo- "me parece una propuesta interesante,si,  no voy a decirte que no"

"por cierto...- buscó algo en un cajón- no creo que el lugar donde deba estar esto sea en  esa jodida ladera, nunca se sabe" Le devolvió su revolver, ese que dejó a varios metros bajo tierra hacía una semana.
"guárdalo y tenlo siempre cerca, pero te advierto que no me gustan estos chismes,  no quiero verlo por aquí, no quiero verlo más ¿entendido?  no quiero que uno de los amigos de Javier venga a jugar su partida de los Jueves y descubra en mi casa  un revolver  sin papeles y tenga problemas."
"Entendido"  Carlos no sabía muy bien como reaccionar.
"Bueno..."
"Que! " 
"Te lo repito o que? No quiero estos chismes en casa..."
"Ah, vale, vale... Ahora vengo" Salió de casa para dirigirse a su coche aparcado en la calle. No salía de su asombro.Entró en el vehículo y lo dejó en la guantera.
Estaba aturdido, descolocado, a la vez que expectante ante una situación inaudita para un tipo como él. Nunca antes se había visto en semejante circunstancias. Aquella jovencita parecía tener las cosas claras, intentaba mantenerlo a raya, eso le gustaba.
Cuando entró al salón la televisión estaba encendida, ella había desaparecido, estaba en la cocina... haciendo tortitas...
Se sentó en el sofá mirando televisión y pensando que tenía que tener cuidado con aquella mujer, era imprevisible, y pese a todo, en el fondo... nunca le gustó lo imprevisible...




6 comentarios:

  1. Muy buena, intrigante y entretenida historia.
    Me pregunto: ¿Para que querrá ese arma? ¿Ya la habrá utilizado?
    Besos, buen finde

    ResponderEliminar
  2. * Vero, me alegra que te guste. NO sabemos si la utilizó pero si sabemos que la utilizará dentro de un año, como pudimos leer en la primera parte.
    Un gran abrazo amiga :))

    ResponderEliminar
  3. Cuando peligro al tener esa arma cerca, los impulsos son siempre son traicioneros, por el momento noto al hombre dominante. Buen relato Nieves un fuerte Abrazo :)

    ResponderEliminar
  4. Parece que encontró la horma de su zapato, o no? Esperaremos el desenlace, muy apasionante, Nieves! Un abrazo

    ResponderEliminar
  5. Qué hombre más intrigante, me pregunto que de dónde viene y a qué dedica el tiempo libre.... A ver el desenlace!!!

    Mil besos!!!!

    ResponderEliminar
  6. * Jossep, Cristina, Patry, muchas gracias por seguir esta inesperada mini novela :)
    Me alegra que la sigáis y espero que os guste el desenlace.

    Mil besos!!

    ResponderEliminar

Hola chic@s!!!!
Gracias por visitarme, por estar y compartir tus pensamientos....