Páginas

♥
Entra y siéntete en casa...

miércoles, 9 de octubre de 2013

Fantasmogénesis

La puerta del vagón se abre repentinamente y permanece oscilando de derecha a izquierda a merced del traqueteo… pero no entra nadie...


Como cada día mi mirada se queda fija a las hojas del libro que llevo entre mis manos intentando ignorar su habitual  entrada triunfal, nadie parece haberlo visto, con su rostro desencajado, impregnado en sudor, mirando a cada uno de los allí presentes. 
Permanece en mitad del vagón esperando un par de minutos, asfixiado con los pelos a lo Jack Nicholson en Alguien voló sobre el nido del cuco,  se vuelve, deambula por el vagón, parece tomar aliento, a su paso todos  se quejan del frío, de esa corriente de aire que hace que los mas corpulentos de los viajeros cierren las oxidadas ventanas del vagón. Se agita, se desespera, se viene a menos y por fin se sienta, junto al joven de los auriculares, subo la mirada un instante para observar al joven, "Maldito cacharro, otra vez sin batería".
No puedo evitar sonrreir y de inmediato bajo la mirada nuevamente al libro. 
Al fondo del vagón van hoy un grupo de turistas jóvenes, uno de ellos hace una foto del grupo, todos se arremolinan alrededor del que hizo la foto para ver como salieron.
"Haré otra,  ha salido mal"
"Enfoca bien para que no salga esa niebla de fondo" Especificó uno.
El tren hace una de sus paradas, unos salen otros entran y algunos permanecemos sentados impasibles ante el ajetreo del anden. 
Descubro que las puertas se cierran y nos ponemos nuevamente en movimiento. 
No puedo evitar sorprenderme al verlo frente a mi, parado desafiante, agitado, enfadado, incluso desesperado al ver mi actitud ausente.

"No piensas hablarme o que!!!"
siguió hablando después de escuchar mi silencio.
"Cuanto tiempo vas a poder estar ignorándome leyendo ese maldito libro tuyo"


Llevaba 7 meses viéndole abrir la puerta como si fuera Charles Bronson, ignorarlo había sido un verdadero acto de contrición, la culpa me invadía cada ves que lo veía deambular sin rumbo,  ausente y malhumorado.

"Ya te dije que no te perdonaría ni muerta"
"Hombre por fin se digna la señora en dirigirme la palabra, que,  te has aburrido de el librito no?"
"Si vas a empezar con el mismo tema volveré al silencio"
"No no no. perdona perdona"

Se sentó a mi lado, el que le permitiera hacerlo le dejó claro que podríamos llegar a un entendimiento e incluso podríamos hacer las pases y pasar el resto de la eternidad en un ambiente amistoso en aquel tren de 14 vagones.

"Te has vuelto a quedar sin fuerzas entre los vagones ¿no?"  Le miré con sorna.
"No quiero hablar de eso... he estado apunto de caer"   Pero esta vez su rostro era apacible, tranquilo, relajado..
Le volví a mirar y le atusé el flequillo para que tuviera un aspecto decente, aunque sólo pudiera verle yo, su compañera de viaje, un viaje bastante largo...


_________________________

Gracias Mercedes http://loscuentoscuentosson.blogspot.com.es/



11 comentarios:

  1. Hay presencias que sólo nosotros podemos explicarnos, ¿verdad?

    Un beso

    ResponderEliminar
  2. QUÉ BUENO, Nieves! Me encantó tu forma de relatar este encuentro fantasmagórico, un abrazo!

    ResponderEliminar
  3. Muy bueno tu relato, que miedo, pero supongo que con el tiempo uno ya ni le presta la debida importancia :), un abrazo Nieves

    ResponderEliminar
  4. Hola, me hiciste recordar que diariamene en el autobus me encuentro con cierta persona que intenta sentarse siempre a mi lado, aunque no hemos cruzado palabras todavìa, me hace sentir extraño.. Pero en el caso mío, es real...

    Bonita historia, te sigo leyendo.

    ResponderEliminar
  5. Me gustan tus relatos, intrigantes y llenos de fantasia
    Abrazos

    ResponderEliminar
  6. ¿Han sido imaginaciones mías, o he sentido un escalofrío al leerlo?

    Me alegro de que esa primera frase de mi relato haya desembocado en una historia tan inquietante, de esas que me encantan...! ¡Bravo, Nieves!

    ¡Un beso!
    PD.-¿Para cuándo un segundo experimento literario? :-)

    ResponderEliminar
  7. Este relato es de los míos,por favor necesito un segunda parte!!!

    Mil besos!!!!

    ResponderEliminar
  8. Nadie parece haberse dado cuenta de un detalle, quiero dejarlo claro y he pensado que habrá segunda parte...


    * Dorothy, Y son de lo mas incordiantes e incómodas. En cambio otras son un amor.
    Besos :)

    *Cristina,Muchas gracias, me alaga tanto entusiasmo.
    Un abrazo :)

    *Jossep, Todo es acostumbrarse, cuando lo consigues forma parte de tu vida y carece de importancia.

    Besos :)

    * Vero,Uy gracias amiga, un besote grande :)

    *Aristio, A mi también me pasó en ocasiones tener compañeros de viaje de lo mas peculiares, pero yo siempre lo he tomado con humor.

    Gracias por tus palabras, Un besote :)

    *Lapislazuli, Muchísimas gracias por tus palabras que me alagan y me dan fuerzas para seguir adelante en este mundo de historias y pensamientos compartidos.
    Mil besos amiga :)

    *Mercedes, Puedo decirte que he disfrutado al máximo este "experimento" narrativo y no dudes ni por un segundo que me animaré a llevar a cabo otros que pensemos o que pienses tu.
    Todo es que lo plantees... Yo encantada, a veces la inspiración se ralentiza y son estos pequeños detalles (cómo una simple frase) lo que hace que vuelva en su máximo explendor.
    :)
    Mil besos y que decirte, GRACIAS. MUCHAS GRACIAS... sin ti esta historia no hubiera nacido.

    *Patry, Pues debo decirte que así será ya que como os he dicho al principio no sé si no he sabido plasmarlo con claridad o nadie se ha dado cuenta de un detalle que quiero dejar claro...

    MIL BESOS.
    Pd: cuando lo escribía pensaba en ti :)

    ResponderEliminar
  9. Fantasmas en los trenes... no me resulta extraño conociendo los trenes destartalados de mi país.
    Pero aquí siguen de largo, como almas en pena... que se te sienten al lado, ya impresiona.
    Me gusta el suspenso que creaste, esperamos la continuación.
    Nieves, un abrazote grande.
    :-)

    ResponderEliminar
  10. Los fantasmas andan por los lugares mas insospechados, conviven con nosotros y nosotros con ellos aunque rara vez los percibimos.
    un besote Mirella!!!
    :))

    ResponderEliminar

Hola chic@s!!!!
Gracias por visitarme, por estar y compartir tus pensamientos....