Páginas

♥
Entra y siéntete en casa...

jueves, 21 de julio de 2011

La siesta

Esta semana he estado recordando como eran las siestas en casa, ese espacio del día en el que la calor de Sevilla no te deja asomarte a la ventana.
Ahora es muy diferente, mucho mas cómodo y facil.
En la época  de que os hablo, era finales de los ´70 principios de los ´80.  Nadie tenía aire acondicionado, lo normal era el ventilador y el nuestro estaba colocado encima del televisor, en la hora de la siesta mi madre lo preparaba  todo para que pasásemos esas horas centrales del día lo mas fresquito que se podía, bajaba las persianas dejando la casa en penumbra, entendía una sábana en el suelo, colocaba el ventilador un poco inclinado hacia abajo y nos decía:

- Venga quedarse ahí tranquilitos un ratito.

Pero para ese momento mi perra Lassie, ya se había colocado la primera a todo lo largo de la sábana y teníamos que empujarla para que nos cediera el sitio aunque siempre dejábamos una esquinita para ella.

El sueño terminaba rindiendo a mi madre y ese era el momento en el que la televisión nos dejaba de entusiasmar y comenzaba nuestra "maquinación".

Recuerdo claramente un día  que mi hermano empezó a decir:

_ Que calor... Que calorrrrrrr...

Se ponía la cara frente al ventilador e iba moviendose al compás, hacia la izquierdaaaaaaaa, hacia la derechaaaa .... una y otra vez.

El cuerpo se nos pegaba a la sábana, aquel día era de los que hacen historia...

_ Como se quitará el calor?

_ Métete debajo de la cama. dije.
Aquella práctica era habitual en nosotros y además muy efectiva.

Después de un rato divagando se le ocurrió la gran idea.

_ Voy a meter la cabeza en el congelador!!!

Así lo hizo, acercó una silla al frigorífico, se subió en ella, abrió la puerta y metió la cabeza.

_ Uy que fresco... Se le escuchaba decir.

Mi hermana y yo aún en la sábana nos quedamos sonriendo pero sin ánimos de levantarnos.

Y de pronto  su voz cambió.

_ Adudarme se me da pedado da dengua!!!!  dada de do diturddoddot

Durante unos segundo creímos que era una de las jugarreta de mi hermano pero ya tardaba demasiado y mi hermana decidió ir a la cocina para ver lo que pasaba.

Al instante mi hermana se asomó por la puerta y me dijo.

_ Llama a mamá se le ha pegado la lengua en el hielo del congelador!!!!

_YO??? Dicelo tú? dije
Sabia que ya la habíamos liado otra  ves, otra tarde sin salir, otra tarde de reprimendas...

_ Niña llamala!!! Volvió a decir mi hermana mientras volvía a escuchar a mi hermano gritando y diciendo cosas que no podía  descifrar.

El caso es que no hizo falta que la llamara porque de pronto apareció con esa cara de "Que habéis hecho ahora"
_ El hermano ha chupado el hielo y se le ha quedado pegada la legua. Expliqué.

_ Pero que hielo. Donde está!!!

_ Aquí mamá, en la cocina.

_ AY me vais a matar de sustos, pero como se te ocurre hacer esto, ay dios como te despego esto!!! Gritaba mientras desconectaba el frigorífico.

Tras un buen rato de paciencia pudo despegar la lengua, que la tubo bastante mal durante unos días.
Ah del castigo no nos libramos.
Él por hacerlo y Nosotras por dejarlo.

9 comentarios:

  1. Jajaja Perdona que me ría Doña M. tu historia es genial y es igualita a la mía.
    Tengo 3 hermanos más pero con el pequeño nos llevamos 14 años y por aquel entonces no estaba ni en proyecto.
    Nosotros también nos tirábamos en el suelo a la hora de la siesta porque esto no es Sevilla pero el calor también aprieta de narices.
    Y a mi hermano también se le ocurrió chupar el congelador.
    El resultado el mismo nos quedamos sin salir.

    Gracias reina por este ratito tan bueno.

    Besazos desde el aire

    ResponderEliminar
  2. Me has hecho reír!! Yo no llegaba al congelador. La nevera lo tenía en la parte de arriba (aún no habían llegado las combi). Lo que yo hacía era abrir la puerta para que me llegara el fresquito. Qué tiempos y qué recuerdos...

    Abrazos!

    ResponderEliminar
  3. ¡Que bonito y fresco recuerdo!

    ResponderEliminar
  4. Hola Roja (es que no me pega llamarte muerte, no me acostumbro),

    Es estupendo mirar atrás y encontrar historias divertidas de la niñez. Dicen que los primeros años de vida son decisivos en la formación de la personalidad.

    Tus historias de infancia y adolescencia están llenas de ternura, me provocan una sonrisa cómplice a la vez que me hacen recordar mi niñez. Gracias, he disfrutado leyéndote.

    Un besazo. Ana.

    ResponderEliminar
  5. * Rosa, mi intención no es otra que haceros pasar un buen rato,que os divirtáis... Veo que contigo lo he conseguido así que me doy por satisfecha.
    Gracias a ti por tu simpatía :)

    *Ariadna, supongo que esa ideita la hemos tenido todos, esta ves tuvo su consecuencia...

    Besitos ;I

    *MA, Que tal!!! pues de lo mas refescanteeee... Además de ser una actividad de riesgo.
    Besitos ah, me alegra verte por aquí ;)

    * Ana, llámame como te apetezca, se que es con cariño, me gusta que al leer mis historia os haga recordar cosas bonitas y que a la ves os guste lo que escribo. Estoy muy agradecida porque paséis por aquí, dejando constancia de ello.

    Besitos Ana, :)

    ResponderEliminar
  6. No se que pasó que tu blog desapareció de mi listado y me perdí tus últimas entradas. Pero sigo aquí y ya estás de nuevo en mi cueva.
    Un abrazo.
    Me gustó mucho la entrada anterior.

    ResponderEliminar
  7. * Tejón, el ciberespacio y sus misterios...
    Lo importante es que de ves en cuando me hagas una visita que me alegra mucho ver por aquí a mi primer seguidor.
    La entrada anterior fue un poco dura y triste, se que es un tema difícil y se ha visto claro en la poca aceptación que tuvo pero no podía pasar por alto e ignorar un recuerdo como ese aunque sea duro y cruel.

    Como ves he vuelto a la sonrisa.

    Besitos Tejón :)

    ResponderEliminar
  8. Lo que somos capaces de inventar con tal de estar fresquitos...
    Las cosas que tiene la infancia y el desconocimiento de las consecuencias!

    Me he reido mucho imaginando la situación.. y me he acordado de todos los remedios caseros que haciamos de niños para evitar el calor!!

    Un besote guapa.

    ResponderEliminar
  9. *Gala, En esos momentos no se te pasa por la cabeza nada de nada, la inconsciencia de los niños puede ser temeraria. Ahora me doy cuenta de lo que tuvo que aguantar mi madre, porque eramos terribles.

    Un besito :)

    ResponderEliminar

Hola chic@s!!!!
Gracias por visitarme, por estar y compartir tus pensamientos....