Páginas

♥
Entra y siéntete en casa...

sábado, 29 de abril de 2017

Confesión espontánea





Adele terminó la conversación telefónica con esa frase que resumía todo.  "No quiero entrar en bucle en situaciones absurdas, siempre he pensado que la vida es más sencilla de lo que parece".


La vida sigue, no se para para nadie.  El sol sigue brillando y todo parece estar igual de ayer. La primavera avanza en sus primeros días como esperezándose de su letargo.  Adele se asoma por la ventana de su cocina, mira los árboles que apenas mueven sus hojas.  Pone la radio, su música, al escuchar los primeros acordes recuerda que hacía varios días que no escuchaba música.  Se acerca al estante y mira su cajita de gusanos de seda.  El cambio climático los hace despertar antes de lo adecuado, cuando despiertan las hojas de moreras aún no han salido y cada año le cuesta más mantener vivos una nueva generación. Los limpia y le pone hojas frescas.

Mira el reloj y se pone a preparar el almuerzo.  Cuando se viene a dar cuenta el timbre suena. Tarda un poco en abrir y  cuando lo hace ella está hablando con el vecino.  Ella es Sofía, su mejor amiga, hoy lleva el pelo mas alborotado que de costumbre. Se demora en despedirse del vecino, un tipo de estos que se levantan temprano  y se recorren corriendo  kilómetros y kilómetros para mantener su cuerpo así,  como si Miguel Ángel lo hubiera esculpido  y el azar me lo pusiera allí frente a mis ojos  cada día.

Mi amiga dice que el vecino, que responde al nombre de Daniel está sin planes y que se queda a almorzar con  ellas.  "Pues fenomenal".
Todo transcurrió con la normalidad esperada hasta que el vecino hizo esa pregunta... Imagino que  es la pregunta  que pega tras tropecientos chupitos y cervezas.

¿Cual fue vuestra infidelidad perfecta?

Sofía con su pelo aún más alborotado,  respondió con rotundidad que nunca había sido infiel. Que no sabía que era eso de desear a otro hombre mientras compartía historia con alguien.

Adele quiso reaccionar igual pero su rotundidad no fue tan creíble, sus dos acompañantes le animaron para que lo contara.

"Fue en el transcurso de uno de sus viajes. Hice una fiesta en casa, uno de nuestros amigos bebió demasiado y se acostó en nuestra cama,  cuando me di cuenta fui a decirle que durmiera en cualquier otra cama pero... "
"terminasteis durmiendo los dos"  Terminó Daniel
"Pues  si.  El caso es que aquel revolcón, que fue de los mejores que he tenido se quedó ahí, no tuvo consecuencias.  Permanece intacto. Como un recuerdo en un paisaje congelado que nadie sabe  que está ahí"
“Ahora lo sabemos nosotros"   Recordó con  ironía Sofía
“Que más da, ellos son prehistoria para mi"

“¿Y tú? ¿Que nos puedes contar?"  Sofía se interesó por lo que pudiera desvelar aquella belleza de hombre

“Yo soy un tío, y todas mis infidelidades han sido descubiertas, la más patética fue cuando me pillaron en toda la faena.   Tenía una novia que por circunstancias vivía en casa, se iba a trabajar y volvía todos los días a la misma hora, así dos años.  Yo empezaba a trabajar en el Gim pero  por  horarios coincidía con la chica de la limpieza, venia a casa los Martes y Viernes y de vez en cuando yo le decía alguna cosilla y bueno... era una chica divertida y  un día pues la besé y terminamos acoplados en las escaleras de casa. No escuché el coche, ni la puerta abrirse ni cerrarse, solo escuché ese HIJO DE PUTA  que sueltan las mujeres cuando ven a su pareja follándose a la limpiadora".

“Al menos lo pasaste bien"  Sofía reía mientras hablaba

"pues ni me acuerdo. Fue un momento de esos de impulso e instinto, como cuando vosotras decís esas cosas que nos joden tanto, siempre he pensado que tendéis a crear culebrones de cualquier cosa"

"Pues yo recuerdo aquel día perfectamente" Añadió Adele como si hubieran hurgado en una vieja herida.
"ya se sabe lo que dice...”  Sofía se levantó para  recoger los botellines vacíos  y traer otros junto a un folleto de esos de publicidad de comida rápida. 

"¿Qué es lo que se dice Sofía?”

Pues...

Recordar es fácil 
para quien tiene memoria,
Olvidar es difícil
para quien tiene corazón.

Daniel puso expresión de vaya chorrada y Adele se rio... con amigos todo es más fácil... 





10 comentarios:

  1. Todos somos pecadores. El gran Chiquito de La Calzada lo repetía sin cesar: ¡Pecador de la pradera...! Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Nieves, estás hecha una gran sabia! Tus historias cierran con frases muy profundas! Un abrazo!

    ResponderEliminar
  3. Jajaja Cusiosa conclusión. Siempre interesantes tus historias ^^

    ResponderEliminar
  4. Olvidar es difícil para quien la sufre...
    En realidad la infidelidad es el producto de intentar someter las hormonas a reglas demenciales.

    Besos.

    ResponderEliminar
  5. La pregunta del vecino tiene su miga.

    ResponderEliminar
  6. Confesiones entre amigos.
    Besos 🌹 🌸 💐 🌼 🌷 buen finde

    ResponderEliminar
  7. La culpa fue de ella por llegar antes a casa sin avisar,jajaja, el disgusto que se habría ahorrado...
    En esta lluviosa mañana se agradecen estos relatos.
    Un beso, Nieves.
    Ah, que envidia me has dado con ese paseo por Córdoba, que recuerdos...

    ResponderEliminar
  8. El vecino algo quiere.... 😉

    Besos Nieves 😙😙

    ResponderEliminar
  9. :D Gracias por vuestro humor y por visitarme...

    Mil besitos !!!

    ResponderEliminar

Hola chic@s!!!!
Gracias por visitarme, por estar y compartir tus pensamientos....