Páginas

♥
Entra y siéntete en casa...

lunes, 1 de mayo de 2017

Sino fue verdad... merecerá serlo





 Tan solo un momento bastó para sentir ese escalofrió que da la intuición de que todo iría a mejor.

Allí, por encima solo quedaban las nubes, el sol de media tarde oculto tras  los nubarrones y la luna. El río, las cosechas, flores silvestres y hermosas piedras amontonadas al azar por el deambular del visitante. Y con todo este lienzo, la certeza  de que un tiempo acababa, se confirmó con el hermoso escalofrío de la llegada del nuevo, de un nuevo tiempo. Nuevos vientos y nuevo mundo, nuevos horizontes se vislumbraban.

Por un momento pensó en todas esas palabras nuevas, se le amontonaban en su cabeza como las  hermosas piedras en el camino.

“Saludo la luz de dentro de tus ojos
Donde todo el universo  permanece
Porque cuando estás en el centro dentro de ti
Y yo estoy en el mimo lugar dentro de mí
Nos sentimos uno”

Así es, cuando uno mira a los ojos de alguien y se ve reflejado en ellos, como si esos ojos fueran la prolongación de uno mismo sabe que el destino  trajo ventura a tu vida.  Y puedes sentarte un momento y dar gracias a  tu dios, sea cual sea.

Si algo había aprendido en la vida era  avanzar, en no quedarse varada en las arenas, terminan convirtiéndose en lodo, terminan por engullirte en el mejor de los casos, así que no se dio un respiro y avanzó.         Su mirada le regaló templanza, sus palabras sabiduría y los   días, poco a poco nueva  amistad y cercanía, complicidad y sonrisas. Dio gracias al  gran espíritu por haber movido los hilos del destino y haberlo puesto en su mesa, junto a ella, poder haber sentido su mirada y su mano grande y segura cuando cogía la suya. Porque a partir de ese instante todo cambió...  El sol trajo nuevas energías a todos sus días, la luna suave la acunó cada noche, la lluvia lavó sus preocupaciones, y  el aliento de aquel hombre  fue como brisa que le daba fuerza interior.  Y ahora su camino es suave y tranquilo y conoce la belleza cada día y la risa y el triunfo y el canto a la vida. 

Si...  Pensó que tuvo que ir más allá del horizonte para encontrarle, pensó que era tan de ti cuando llegaste a ella, que no hizo falta tallar tu nombre en su corazón de madera, escuchabas en ella palabras que siempre fueron tuyas,  tu caos y esa parte de ti que no tiene remedio  era como su reflejo en las aguas de ese río en mitad de tus campos silvestres y salvajes,  así que cuando su boca llegó a la tuya fue como  la rendición de su mundo equilibrado  y se fundió contigo sin miedos porque aún cuando no te conocía era tan de ti que lo vuestro no fue comienzo sino continuidad...  Suenan los cascabeles del Gran espíritu. Los murmullos de los sabios que les precedieron. Los susurros de los nuevos caminos, el sonido de lo que ha de venir y presientes cercano.  El viento sopla, y esta vez a tu favor.  Te arremolinas, te agitas, sientes el instinto salvaje que incontrolado te cuesta aplacar. El viento sopla, sopla a tu favor.
Gracias por las cicatrices de viejas batallas y por matar la inocencia, por el tiempo perdido y por abandonarle en mitad de la pradera... 
porque si se ha pasado mucho, es porque sólo quedaba futuro.

Ahora mis vientos serán los suyos y confrontaran en enroscados remolinos. Se escuchan, se sienten... los susurros de los nuevos caminos, los murmullos de los sabios que nos precedieron. Suenan los cascabeles del Gran espíritu.



Y en la cima sintiendo  el escalofrío de la certeza pensó que si todo aquello no fue verdad... merecerá serlo.





8 comentarios:

  1. Y que sigan sonando por mucho tiempo. Un abrazo, amiga.

    ResponderEliminar
  2. Cuando soplan vientos de esperanza todo puede ser realidad, hermoso escrito Nieves, un abrazo!

    ResponderEliminar
  3. La mire en los ojos y sentí un movimiento eléctrico que corría por mi columna vertebral y me dije: Peligro
    No volví nunca más a buscarla. Años después supe quién era y me felicite por mi obrar.

    Besos

    ResponderEliminar
  4. Que se haga realidad, una historia tan amorosa merece serlo
    Besos

    ResponderEliminar
  5. Es cierto, hay historias que si no han sucedido deberían haberlo hecho.

    Y es cierto, a veces llegan personas que habías estado esperando sin saberlo.

    ResponderEliminar
  6. Aplaudo tu historia de hoy y todas las demás...
    Merece ser verdad.
    Besos 🌹 feliz semana

    ResponderEliminar
  7. Muchísimas gracias por pasaros y comentar vuestros pensamientos...

    Mil besos amig@s :)

    ResponderEliminar
  8. Las certezas son siempre escalofriantes. Da igual si son para bien o para mal. Te hiela la sangre tener algo tan claro sin saber por qué.

    Un abrazo

    ResponderEliminar

Hola chic@s!!!!
Gracias por visitarme, por estar y compartir tus pensamientos....