Páginas

♥
Entra y siéntete en casa...

martes, 11 de abril de 2017

Tú Me Mi Mas




Si algo le gusta de la primavera es la luz que hay en su casa.  La claridad que entra desde la ventana del salón, las vista a ese campo abandonado que él siempre llama mi campo aunque sea terreno del ayuntamiento. Terreno siempre en proyecto de construcción y que los tiempos de vacas flacas hicieron que se quedara ahí en mitad de dos urbanizaciones construidas y a medio vender.

Si algo le gusta de la primavera de Abril es poder deambular con la camiseta de su pijama sin los pantalones, poder ponerse sus chanclas y pasear en bragas hasta la cocina.  Mirar por la ventana para ver el día que hace, elegir mentalmente la ropa, sentarse mientras se toma su café, frente a él,  y esperar un par de segundos hasta que  su hombre le da un beso en la mejilla o en la frente y siempre le parece poco y el segundo siempre se lo da en la boca.  Él mira los correos por la mañana, aún siendo un lunes especial, un lunes santo de semana santa, de vacaciones inesperadas y de planes sin planear. "solo será un ratito. Solo tengo que contestar a un par de ellos"  Él le sonríe y ella se queda callada, no le importa, está cómoda, está en casa.  Mira un  momento su móvil, por inercia, pero enseguida guía su mirada hacia él, aún no se ha peinado, le encanta verle con los pelos alborotados, le gustan sus ojos azules porque es el único hombre con los ojos tan bonitos que la había amado. Le gustaba así, descuidado, recién levantado, con el olor a la colonia de la noche anterior, sabía que tan pronto acabara con el portátil y sus correos, se iba a la ducha y ella se iría con él. 

Si algo le gusta de la primavera  son estos días de vacaciones y aún más si son así inesperadas, poder volver a levantarse juntos y compartir la vida.  Sus horarios son incompatibles. Apenas pueden verse, sin embargo cuando lo hacen, viven esos instantes con la pasión y la cotidianidad de la intimidad y confianza que desarrolla la pareja y el amor. La amistad y la sinceridad. La compañía, los juegos y los mimos.
Él la mira, advierte que ella le observa. Y justo en ese momento ella le hace una foto con su móvil.  "¿Qué me miras?"  "Nada... espero" Ella sonríe y él aprieta la boca haciendo marcar sus hoyuelos.  "¿Vas a venir  conmigo?" “¿A donde?"  "De momento a la ducha".  Los pezones de la mujer reaccionaron solo de pensar el momento.   Él cerró el portátil y se levantó para coger un trozo de pizza de la noche antes.  A ella le gustan los momentos así, de no hablar, de compartir el momento matutino sin demasiado que decir, cuando se sabe todo, en muchas ocasiones no hay porqué decir nada. Él comía la pizza y ella pensaba en todas las dudas que había tenido con él.  Era demasiado guapo para ella. Nunca le gustaron los guapos. Pero lo equilibraba todas sus cosas chungas, que no eran pocas, todas sus rarezas y ese pasado que lo precedía, ese pasado que había sido la verdadera loza para que ella se tomara en serio toda aquella historia. Si alguien tenía que ir con la cruz de un pasado lleno de turbulencias ese era él y ella lo sabía todo, no podía omitir, ni maquillar ni buscar coartadas para ese pasado porque ella estuvo allí.  Lo conoció entonces por eso siempre tuvo reparos para el comienzo, para verificar que era un hombre nuevo, reiniciado y reinventado. 
Él se lamió los dedos como si fuera Salomón, su perro.  Y le preguntó si se iban a la ducha. Ella que había estado todo el tiempo jugando con sus pies  con los pies de él, se levantó para ir a esa ducha. Él se levantó, justo en ese momento el teléfono móvil sonó, él lo miró  pero lo dejó abandonado en la cocina junto al portátil y los restos del desayudo, "Puede esperar un par de  horas, tengo cosas más importantes que hacer " dijo mientras abrazaba por la espalda a esa mujer que tanto le había costado llevar a la cama, aunque para ellos esa frase era un dicho porque rara vez lo hacían en la cama... 
Llegaron al baño. Ella se volteó para besarle y descubrió su total desnudez, había dejado sus ropas por el pasillo.  Ella se quitó la camiseta del pijama y la lanzó con acierto al cubo de la ropa para lavar.  Fue a quitarse las bragas... 
"Espera!!   Espera... " 
Ella se quedó frente a él inmóvil, viendo parte de su desnudez reflejada en el espejo. Él la abrazó y le besó el cuello justo antes de decirle al oído... “Quiero quitártelas yo"

Todo sabía a comienzo, todo los comienzos saben bien, resultan inolvidables, lo recordamos  con sonrisas y lo podemos contar con la pasión de la casualidad y destino.  Aunque ella sabía que lo importante son los finales, que se recuerden y se cuenten con la misma carga de energía, que se recuerde en positivo, con una sonrisa.  Esos son los amores que hay que guardar. Los que no mintieron.  Los que simplemente agotaron su tiempo, porque todos sabemos, aunque nos empeñemos en pensar otras cosas, que el amor rara vez es para siempre... que solo algunos lo recordaremos siempre,  aunque solo lo saboreasemos en algún tramo de nuestras vidas. Hacerlo y recordarlo bonito debería ser nuestra misión.






14 comentarios:

  1. Joder eso es la pareja perfecta, no como otros muchos que hay ahora, que a los tres meses separan. Que les dure mechas primaveras.

    Besos Nieves,

    ResponderEliminar
  2. me ha encantado este relato.

    me ha encantado este despertar, desayuno, ducha juntos, con confianza, con tiempos personales que se van acoplando.

    ResponderEliminar
  3. Disfrutarlo mientras dure
    Hermosa mañana
    Abrazo

    ResponderEliminar
  4. Eso es al amor, lo sencillo, lo cotidiano...sin complicarnos tanto, vivir el día a día que no es poco!! Me encantan esos momentos...
    Mil besos!!!

    ResponderEliminar
  5. Bien por ese pensamiento positivo, esta chica tiene los pies sobre la tierra y ama la vida tal cual se presenta, un abrazo Nieves!

    ResponderEliminar
  6. Estos si que van a pasar una magnífica Semana Santa.

    Besos.

    ResponderEliminar
  7. Eso es aprovechar bien el tiempo, eso es lo positivo, ¿para que andar buscando complicaciones?.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  8. Esos son los amores que hay que guardar. Los que no mintieron.

    esos

    ResponderEliminar
  9. Me encantó! Me tuviste con una sonrisa hasta el final...así quiero muchas semanas santas....52 al año se puede???!!😜

    Besos 😚😚

    ResponderEliminar
  10. Precioso, Nieves, me encanta.
    Besos 🌹 buena SS...

    ResponderEliminar
  11. Apasionada amiga, que bello momento
    BESOS

    ResponderEliminar
  12. Esa semana será de todo menos santa...A disfrutar se ha dicho. Saludos.

    ResponderEliminar
  13. Muchísimas gracias por vuestros comentarios y vuestras visita a esta, mi casita virtual

    Besitos a tod@s :)

    ResponderEliminar

Hola chic@s!!!!
Gracias por visitarme, por estar y compartir tus pensamientos....