Páginas

♥
Entra y siéntete en casa...

viernes, 1 de enero de 2016

Pequeñeces



Nunca fue bonita. Nunca fue el alma de las fiestas ni las miradas iban destinadas a ella.   Siempre estuvo camuflada entre la multitud, ni brillaba y deslumbraba...

Nunca hubo palabras bonitas para ella, ni momentos que la hicieran sentir única y especial.
Nunca supo sacar el mundo interior que guardaba dentro de ella, nunca supo expresar  su sentir y prefería estar oculta entre la apariencia de lo vulgar y lo simple,  era tan tímida que elegía los silencios y las indecisiones...

Ella era tan especial que cuando lo vio a él supo que ese hombre era distinto, sus miradas se cruzaron por azar y fue como si un rallo le recorriera todo el cuerpo.
Él la miraba y sintió como desglosaba cada uno de sus misterios, cada uno de sus secretos, la descubría entre la multitud, ella parecía pequeña e insignificante entre tanta exaltación de consumismos y tener es valer... 
Ay pequeñita yo te haré entender lo que vales y lo especial que eres. 

Ella nunca creyó ser como los demás, y aún en los grandes cotillones con el mejor de los vestidos, durante un instante cerraba los ojos  e inexplicablemente volvía a sentirse como la niña de 8 años que miraba desde las escaleras como los amigos de sus padres celebraban fiestas. 

Él se acercó y tras presentarse la invitó a una cerveza.  "No creo que haya cerveza" Ambos miraron la  pequeña barra preparada para la ocasión, repletas de cava y cocteles exclusivo. “Lo sé".  Ella hizo una mueca de sorpresa y él le sonrió.  Sabía que estaba allí por motivos sociales como él y que nada tenía que ver con aquél mundo dorado y de cansino lujo.  "estoy agotado de formalidades y esta corbata me está martirizando.  Permíteme que insista y que tomemos esa cerveza en el primer bar que encontremos"  Ella sonrió sin fiarse demasiado en  aquél tipo graciosillo.
Aceptó. Nunca tuvo demasiado claro porqué, ella no era así. Sin embargo se tomó esa cerveza. 
Ahora cuando lo mira después de tres años de aquella noche... recuerda la suerte que tuvo, porque en aquellos días estaba tan ocupada buscando sus fragmentos rotos que no se dio cuenta cuando él la abrazó con sus alas...






6 comentarios:

  1. Como se suele decir, siempre hay un roto para un descosido.
    Buen comienzo 2016.

    ResponderEliminar
  2. Que hermoso, siempre el amor aparece cuando no se lo busca
    Feliz año nuevo
    Besos

    ResponderEliminar
  3. happy new year 2016 much kisses

    ResponderEliminar
  4. Esa es la misma historia de amor de todas las invisibles

    ResponderEliminar
  5. Nieves, es esperanzadora la llegada del ángel protector a nuestras vidas, sean quien sea, un abrazo!

    ResponderEliminar
  6. Nunca es tarde.....siempre puede aparecer ese alguien especial. Me ha encantado la frase final, preciosa!!! Mil besos!!

    ResponderEliminar

Hola chic@s!!!!
Gracias por visitarme, por estar y compartir tus pensamientos....