Páginas

♥
Entra y siéntete en casa...

jueves, 21 de enero de 2016

Gélido Arcoíris de recuerdos



No deja de ser sorprendente como los recuerdos saltan al presente sin razón, sin estar predispuesto a ello, simplemente se recuerda...

El pequeño hijo de mi vecina Remedios me puso un puñado de caramelos multicolor con el fondo de chocolate. El dulce arcoíris me trasladó  a varios años atrás, cerré la mano con los caramelos mientras saboreaba uno color morado.  Para algunos podrían ser muchos años, para otros no tanto y para mí el tiempo carecía de importancia...



Recordé la última vez que comí esos caramelos que en aquella ocasión estaban incorporados a un helado de stracciatella.  Aquél día hacía frío, fue uno de los Eneros más fríos que recuerdo, una ola de frío polar recorría el país de norte a sur, y nuestro sur siempre tan templado aquellos días estaba helado, sin embargo a Hugo y a mi nos gustaba perdernos algunas tardes de los días laborales en algún lugar indeterminado.  Aquella tarde, ya con las sombras de la noche sobre su furgoneta hippie, acabamos en los aparcamientos de un centro comercial comiendo aquel helado con los caramelos multicolor, la calefacción puesta y hablado de lo que acontecía el día.  Sin embargo yo lo miré y comprendí que todo estaba llegando a su fin, que había algo que no terminó de cuajar y que nuestro amor comenzaba a helarse tanto como los campos y ciudades lo estaban aquellos días.   Supe que posiblemente aquel momento sería el último que compartiríamos lugares insospechados, momentos regalados, tiempos que buscábamos y robábamos al día a pesar de que podríamos estar al confort de una estufa en el cobijo de un hogar.  Pero durante mucho tiempo fue tan necesario arañar al día ese tiempo para estar juntos y reírnos de las cosas más absurdas que estar en un aparcamiento comiendo helado con la calefacción puesta era la situación mas divertida y perfecta que podríamos soñar en aquellos días...

Hugo me miró y dejó guardada para él su sonrisa.  Puede que  él también descubriera la extraña brecha,  intuí que quiso decir algo que convirtió en insólito silencio. Un silencio que sonó a gélido  ártico...



En ese momento descubrí que los caramelos que me dio el hijo de  Remedios habían teñido mi mano a causa del calor de ella.  Probé alguno más... rojo, verde, naranja...   Ahora después del tiempo pasado pienso que el fin de ese amor fue tan insospechado como sutil,  a veces pienso que nunca se acabó del todo.  Que estamos en un letargo polar y es por eso por lo que cada tanto él vuelve para asegurarse que esa Era Glacial permanece, pero llega tan tarde que sólo puede ver un corazón en la nieve...








10 comentarios:

  1. Sabores y olores, nos traen recuerdos, algunos mejores que otros.
    De frío sabemos un rato por aquí, no me entraría un helado ni en broma, un caldito sí, me lo pone de tapa un amigo en su bar, con su cazuelita de barro, ya sabes, en León tapas gratis...

    ResponderEliminar
  2. Igual en verano cuando esos día tórridos en el Sur, se llegan a más los 40 grados, todo se apaña, vuelven a unirse, y se lo "comen todo", menos los caramelos.

    Besos Nieves.

    ResponderEliminar
  3. Traro de no recordar, porque... a veces duele

    Besos

    ResponderEliminar
  4. Esos amores que se congelan
    ¿quizás una brisa cálida derrita el hielo?
    Besos

    ResponderEliminar
  5. Es increíble como un olor nos puede llevar a vivir de nuevo esos momentos agradables o no, pero que han formado parte de nuestra vida.....Ojalá lleguen a estar juntos otra vez!! Mil besos!!

    ResponderEliminar
  6. is an honor to read you every day kisses

    ResponderEliminar
  7. Muy bonito. El amor a veces es un caramelo derretido.

    ResponderEliminar
  8. Este invierno tan cálido igual es apropiado para resucitar esos amores que se enfriaron.
    Un corazón enamorado puede derretir hasta la nieve.
    Besos.

    ResponderEliminar
  9. Ojalá el hielo encuentre calidez, como Olaf de Elsa y Ana que ama el verano que puede derretirlo! Un abrazo Nieves!
    P.D. Esos confites descoloridos me recuerdan a una torta de cumpleaños que hice con crema y rocklets como los llamamos acá, todos desteñidos por el contacto con la cubierta cremosa!

    ResponderEliminar
  10. Muchísimas gracias por vuestras visitas y por estos comentarios tan bonitos que me escribís.

    Mil besitos amig@ mi@s!!!

    :)

    ResponderEliminar

Hola chic@s!!!!
Gracias por visitarme, por estar y compartir tus pensamientos....