Páginas

♥
Entra y siéntete en casa...

viernes, 20 de junio de 2014

In FraganTi

El mundo se paró. 
Sin más.
Nunca se había visto en otra igual.

¿Qué hacer, qué decir?


La confianza y la vida autómata hizo que entrara en casa de Hiromu sin más, como mil veces en mil días, nada hizo presagiar aquella situación.

...

Abrí la puerta, solté la mochila... 

¿Y no viste nada extraño, no escuchaste nada?

Bueno ahora que lo dices, al soltar la mochila en el descansillo de la entrada vi raro que la puerta de cristalera que accede al salón y a todas las demás estancias del piso estuviera cerrada, siempre está abierta. Incluso me llegué a preguntar qué sentido tenía aquella puerta.  Debí ser silencioso porque no se dieron cuenta  de que giré el  pomo y entré  en el salón encontrándolos de aquella guisa.
No supe que decir, no supe que hacer, allí estaban;  mi vecino Hiromu, décimo quinta generación de ciudadrealeño -nativo de cuidad Real-  amante de lo oriental, dibujante de comics manga y  Takeshi,  un extremeño  recién llegado de Japón tras 10 años como dibujante en una famosa revista nipona.  Los Japoneses se cambian sus nombres cuando llegan a nuestras tierras, ellos utilizaron esta técnica a la  inversa. 
Debí salir corriendo, volver por donde vine sin hacer demasiados aspavientos,  pero no lo hice, mis pies se quedaron anclados como si un gigantesco imán se hubiera colocado bajo mis zapatillas  kenzo.
Unos segundo eternos después,  aquellos cuerpos esfervescentes y a toda máquina  como si fueran locomotoras a vapor  se vieron sorprendidos por mi.  El capullo del vecino que venía para pasar la tarde leyendo revistas niponas, y jugar al backgamon.

¿Qué hacer, qué decir?

Nunca se habían visto en otra igual.
Sin más.
El mundo se paró.





8 comentarios:

  1. Es lo que tiene viajar al Japón, que vienes cargado de radioactividad,jajaja.
    Muy buen relato Nieves, con mucha chispa y mucha tolerancia.
    Un abrazo con calambres.

    ResponderEliminar
  2. Muy bueno, Nieves.
    Jaja, ha estado muy bien eso del capullo...
    Besos, buena noche y finde

    ResponderEliminar
  3. Una situación bastante embarazosa...qué decir y qué hacer, ya podían haber dado alguna pista!!
    Mil besos!!!

    ResponderEliminar
  4. *Tejón, El amor y el manga podríamos decir igualmente.
    Y ese pobre vecino donde lo dejas? Menudo Flash, lo podrá superar o vivirá con este cliché en la mente durante años???

    Un abrazo calambreante amigo ;)


    * Vero, Es que menudo papel el del pobre tipo que se presentó de buen rollito y terminó siendo "el pejiguera que nadie espera"

    :D

    Besos amiga


    *Patry, Sin duda es una situación complicada, que hacer que decir... nunca se sabe realmente hasta que no te pasa, y aquí entre tu y yo... a ni me pasó , viví ese momento, no fui el vecino capullo pero si la capulla de la amiga :D

    Mil besos!!!

    ResponderEliminar
  5. Son esas situaciones en que no no se sabe que hacer, que decir...


    abrazos

    ResponderEliminar
  6. *Lapislazuli, y esa situación de bloqueo hace mayor la sensación de pudor y vergüenza.

    Abrazos

    ResponderEliminar
  7. Hay vecinos muy raros, jajaja y como dice Verónica muy bueno eso del "capullo".

    Besos Nieves.

    ResponderEliminar
  8. Rafa, es que la situación no era para otro adjetivo calificativo. No crees?

    Besos!!!

    ;D

    ResponderEliminar

Hola chic@s!!!!
Gracias por visitarme, por estar y compartir tus pensamientos....