Páginas

♥
Entra y siéntete en casa...

viernes, 3 de enero de 2014

Seis grados..... de separación

Para Nuria era una cena más de las que se hacen en estas fechas Navideñas...
Cierto era que ésta  la había estado esperando especialmente,  ya que no era ni de trabajo ni de protocolos, esta cena era la de los amigos y buena parte de la familia,  gran parte de los asistentes apenas podían verse durante el resto del año ya que residían en provincias distintas.  Aquella ocasión era esperada por todos como un evento al que no podían faltan.
Nuria había pasado un año difícil respecto a lo sentimental, había dado por finalizado una relación que duró quizás mas de lo razonable.  Era una mujer que nunca  dio demasiada importancia a esto del amor, puede que porque encontrarlo siempre fue fácil para ella.
Estaba tan hermosa y brillante que todos se lo transmitían al saludarla, ella siempre fue sencilla y natural, lo tomaba como un gesto amable de sus amigos.
Cada silla tenía el nombre de la persona que debía ocuparla, todos habían paseado discretamente para tener localizada su ubicación a la hora de la cena, incluso algún osado se había atrevido en cambiar estratégicamente el nombre de su compañero/a de mesa para que la velada fuera mas prometedora.

Así fue como todos se fueron sentando sin apenas descontrol. En unos minutos todos estaban sentados manteniendo conversaciones con referencias al pasado y  al futuro. 
Tardó unos minutos en percatarse de aquel detalle, cuando miró al frente, saludó a Carlos, era amigo de uno de sus primos,  habían sido presentados minutos antes, el corazón volteó  al verle sentado justo al lado de Carlos. Estaba cambiado, si.  Mucho mas delgado, una barba poblada, un loock totalmente opuesto al que recordaba... pero su miraba era la misma. Cuantas posibilidades podía haber,  que enlace, que conexión habría entre él y cualquiera de los que allí se sentaban.

En el instante que se encontraron sus miradas, todo  enmudeció, desapareció, todo era murmullo lejano.
Después de unos segundos, él se dirigió a ella y dijo:

- Nuria Campos.

- FranÇois  Neveu

Él se levantó y dio la vuelta a la mesa para abrazar a su  amiga. "el mundo es un pañuelo" le susurró al oído mientras mantenía el abrazo.
Habían pasado... 20-25 años,  se conocieron cuando ambos eran veinteañeros y el grunge había dado sentido a sus vidas, vidas que andaban despistadas por aquellos días y que sólo aspiraban a experimentar y probar todo tipo de cosas que surgían en el aquí y ahora.

Sabía que en estas reuniones debías estas preparada para cualquier cosa, pero un encuentro con el pasado mas intenso de su vida,  era algo con lo que no había contado.
Intentó actuar con naturalidad,  sus miradas se cruzaban mientras interactuaban en la conversación de toda la mesa.  A todos les sorprendió que Nuria y FranÇois se conocieran,  "En unas prácticas de trabajo " dijeron. FranÇois contó un par de anécdotas de aquellos días en la cadena de congelados.  Nuria llenó su copa de champán mientras escuchaba aquel invento magistral. Todos reían al escuchar el desenlace, Nuria bebía champán y pensaba que había olvidado donde lo conoció, de pronto estaba en su vida. El primer recuerdo que tenía de él quizás fuera en ...

Aquella reunión ecologista en la Sierra Norte,  se plantearon cosas buenas allí,  su acento francés aún era fuerte... Las ráfagas de recuerdos le llegaban como viejas diapositivas: en las reuniones, en los grupos de Feng Shui, en el lago,  aquel día en el juego de la botella,  aquel beso en el ombligo,  los desacuerdos en como actuar ante la hostilidad del sistema,  la tormenta que los dejó incomunicado cuatro días,  el humo del peyote, sus besos, su besos, sus besos y de pronto no había otros recuerdos, sus susurros en francés mientras el amor se hacía a fuego lento.

...

FranÇois la abordó en mitad de uno de los pasillos del recinto.  Parecía haber olvidado el motivo de haberla retenido, durante unos segundos quedó cayado  muy cerca de ella, olía el caro perfume que desprendía  la hermosa mujer.

- ¿ Te busqué lo sabes?
- Si. 
- Todo salió bien, sólo tuve que pagar una multa pero el abogado me aconsejó que me fuera a mi país,  sólo pude aguantar en casa un par de años, ya sabes como soy. 
- ¿ Sigues siendo activista?
- No, no, no ya no, si lo dices por Carlos, tranquila. Ahora doy conferencias y Carlos fue el profesor que contactó conmigo, he dado un par de charlas en la universidad donde trabaja y  nos hemos hecho amigos,  pero nada de aquello.

Fueron paseando hasta una zona mas tranquila, el hombre miró el reloj, la miró a los ojos y se atrevió a preguntar por fin por el verdadero motivo de haber ido a su encuentro.

- ¿ Tuviste al bebé?
- Si.  Le sonrió apaciguando cualquier posible tensión.
- ¿Donde está?
- En Holanda, de intercambio, vuelve dentro de 16 días.

FranÇois miró  sus zapatos, pensativo.

- Sabe que...  bueno, ¿ qué es lo que le has contado?
- Le conté la verdad FranÇois, sabe que algún día puede que su padre volviera, no sabía donde estabas, no quería truncarte la vida.  No sabía si podías tener una familia...

En ese momento Carlos y  un grupo numeroso salían  a la zona de aparcamientos, unos para marcharse a casa y otros para recorrer bares.  Carlos se despidió de su amigo FranÇois " Nos vemos, que veo que estás en buena compañía". 
Después de unos momentos de bullicio volvió el silencio de la madrugada.
Se abrazaron y así se quedaron un buen rato, "¿ quieres venir a casa?" y aún fundidos en el abrazo él aceptó la propuesta.

Al llegar a casa de Nuria pudo descubrir que la vida le había ido muy bien económicamente, era un hogar de ensueño.  Cuando llegaron a la habitación se desnudaron, y no sólo se despojaron de sus ropas sino que dejaron a la vista su verdadera identidad,  crearon y fabricaron amor durante buena parte de la noche...   al levantarse, desayunaron, se ducharon, se vistieron y perfumaron, y así progresivamente  fueron volviendo a ser lo que no eran.



                                                       ~~~~~~
~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~
                              ~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~

Se le llama "seis grados de separación" a la hipótesis que intenta probar que cualquiera en la Tierra puede estar conectado  a cualquier otra persona del planeta a través de una cadena de conocidos que no tiene mas de cinco intermediarios (conectando a ambas personas con sólo seis enlaces) algo que se ve representado en la popular frase "La vida es un pañuelo".



6 comentarios:

  1. Después de tanto tiempo las personas cambiamos, no se si se puede retomar algo que fue y puede ya no sea.
    Buena historia, Nieves, contada con un gusto exquisito.
    Besos

    ResponderEliminar
  2. Nieves, no conocía la hipótesis, es para pensarla no? Y parece que fue productiva para tu imaginación, un abrazo!

    ResponderEliminar
  3. no conocía el sinónimo de la vida es un pañuelo, interesante el numero
    Excelente relato
    Abrazos

    ResponderEliminar
  4. Qué bonito relato.. Como siempre, hilado de manera exquisita!
    Feliz Año guapa!!!

    ResponderEliminar
  5. * Vero, Yo soy de la opinión que segundas partes nunca son buenas, pero en ciertas ocasiones, la nostalgia y en el momento que ocurre ese encuentro crees que pudiera fusionar, nos equivocamos, pero es fácil creer...
    Un besote, Feliz Noche :)

    * Cristina, Lapislazuli, Yo hace tiempo que la conozco, pero cada vez que me suceden ciertas coincidencias imposibles pienso en ella, hace unos días la volví a recordar y de ahí surgió la idea para este relato.

    Mil Besos chicas :)

    * Violetazul, Muchas gracias, me encantan tus visitas, y escuchar tus amables palabras.

    Un besote y Feliz Noche :)

    ResponderEliminar
  6. Muy interesante Nieves, tienes un propio estilo para tus relatos, creo que es muy claro apreciar un buen relato. un Abrazo

    ResponderEliminar

Hola chic@s!!!!
Gracias por visitarme, por estar y compartir tus pensamientos....