Páginas

♥
Entra y siéntete en casa...

domingo, 28 de abril de 2013

Karma



Damian estaba en Roma grabando un anuncio a causa de su trabajo cuando se enteró que el cuadro de  "La última cena de Leonardo Da Vinci" estaba en la ciudad como carácter extraordinario.

- Tengo que ir como sea. Le comunicó a su manager.

En la mañana siguiente los dos se dirigirnos al lugar de la exposición. 

No había posibilidad de entrar. Las entradas se debían reservar con tres meses de antelación.  Damian en un acto desesperado pidió que pagaba lo que hiciera falta aunque la entrada fuera tan sólo de 6 €. Aquella era una oportunidad única.
Los encargados en el evento no dieron su brazo a torcer "con ese cuento venían muchos todos los días"

-La única posibilidad es que el último grupo del día que está por llegar tenga alguna entrada  libre y te dejen entrar con ellos. Le explicó ante su insistencia  uno de los organizadores.

Esperó unos pocos minutos.
Nervioso e impaciente se dirigió a  una mujer que parecía ser la encargada y le preguntó sin perder tiempo si tenia una entrada libre, le dijo que sí!  El joven estaba obnubilado ante esta oportunidad única.
Entró con el grupo, pasaron por el pasillo como si de una cárcel se tratase, compuertas  se abrían  al paso de grupo conforme se cerraban a su paso.  Estando ya en la última compuerta Damián se digirió a la encargada del grupo  y le preguntó aún nerviosos por el momento  "cuanto le debía por la entada."

- Nada, nada... no importa.
- Cómo que nada, encima de que me has hecho este gran favor!!!
- Es que nos ha costado un euro...
- Como que un euro no eran 6?
- Si pero como somos un grupo de educación especial tenemos precios especiales.

Entonces en ese momento Damían descubre que era un grupo de niños con síndrome de Dawn  y alguno con sillas de ruedas. La emoción  le había hecho omitir ese detalle. En ese momento se sintió super mal porque tenía la sensación de aprovecharse de las circunstancias...  Una niña le cogió de la mano y lo acompaño por el pasillo... La ignorancia le hizo pensar en que si aquella niña de 12 años podría saber que la última cena de Leonardo era ... LA ÚLTIMA CENA DE LEONARDO...

La niña lo llevó frente a ese inmenso cuadro de mas de 8 metros de largo y 4 metros de alto, la niña no miró al  cuadro, lo miró a él... sonriendo y le dijo "Aquí lo tienes"

***

Cuando salió de la exposición agradecido y feliz por lo acontecido,  en el coche camino al hotel junto a su representante le contó lo sucedido...

- Esto es el Karma. Le contestó el representante convencido

- Qué Karma!!!

- Cuantas veces has ayudado tu a chicos  con calendarios y tantas cosas desinteresadamente!! Ahora te ha sido devuelta esa ayuda con igual altruismo.  Deberías sentirte bien porque la vida te ha devuelto con un gran gesto tus grandes gestos..







viernes, 26 de abril de 2013

Renacer




Hacia el infinito,


recorriendo los senderos oníricos que hace años dejamos atrás.


con nuestra infancia,
 nuestra inocencia,
 nuestra ilusión,

hoy volvemos a sentir el Sol tras el cristal,
hoy volvemos a sentir,
sentirnos revivir...





miércoles, 24 de abril de 2013

Para no olvidar




Estoy tan acostumbrada a las imágenes de cierta carga de violencia (como todos en estos días) que cuando empecé a ver aquella noticia pensé que sería una desgraciada noticia mas, pero no, una imagen me persigue cada ves que escucho hablar de ese maratón...

Un niño de 8 años  apoyado en una valla esperaba la llegada de su padre en lo que era un día de fiesta, intentaba encontrar entre tantas caras de personas que pasaban veloces el rostro conocido de su padre, junto a él su madre y hermana que realizaban el mismo  ejercicio de búsqueda.

Tras él el rostro de un joven con gorra blanca con risa sardónica.

Nada hacía presagiar que aquel momento en el que  buscaba a su padre,  que tan sólo unos segundo después,  iba a ser su camino a la muerte conducido por un fanático.
En nombre de patrias,  de banderas, en nombre de proclamas políticas alguien es capaz   -lo hemos visto en nuestro país y en casi todos los países del mundo-  de matar a un niño,  y quien mata a un niño evidentemente, mata algo mucho mas importante  que cualquier patria y bandera, mata algo sagrado del confín del universo....   Pero parece que no lo entienden.

Esa fotografía...  la  del  verdugo tras su victima en mitad de una carrera popular a mi me han puesto los pelos de punta. 
Ha sido conseguida y distribuida  no por los periodistas profesionales - esta es otra de las curiosidades- sino las redes sociales, tan criticadas y veneradas,  las que han conseguido las imágenes para resolver  y encontrar a los terroristas.
Esa fotografía no se olvida, no la olvido... la de un niño de 8 años que esperaba y buscaba entre los participantes del maratón la llegada de su padre... que culpa tendría este niño...  que culpa tendrán  tantos niños en este planeta, niños que por desgracia a la velocidad de las redes sociales, pasan al olvido de inmediato...


lunes, 22 de abril de 2013

El Reloj y El Tiempo




Fuera de mi, había 27 grados primaverales,  todos volvían a lucir la manga corta y los zapatos ligeros.

Dentro de mi,  39 grados  hacía que burbujas de sangre hirvieran en mis venas, escalofríos delirantes hicieron que tuviera que taparme con una manta invernal.


Todo se fundió en azul, azul añil.
- ¿Que haces?
-Espero.  mi respuesta no pareció convincente.
- ¿Pero... a que esperas?
- A que baje la fiebre, estoy luchando contra un virus, lo llevo dentro, tengo que esperar..
- Crees que estoy soñando? le dije a ese que me hablaba cubierto de azul, azul añil.

- No, quieres un té? respondió susurrando.

Éste no esperó mi respuesta y puso a hervir té, escuchaba el hervor...

- Cómo has llegado hasta aquí,  pensé que no te encontraría  nunca!!!  

Observé que la luz  entraba por la  ventana, me sentía ligera, con escalofríos delirantes, sudor incontrolable, somnolencia,  dolor, agotamiento...

El hombre que me hablaba  se sentó en el suelo,  frente a mí, se  arregló el turbante azul añil,  y dio sorbos a su té, curiosamente no me ofreció.

Yo no le hablaba, él tampoco me decía nada, simplemente ahí  estaba.

Miré el reloj.  Quería que pasara el tiempo para que mi cuerpo volviera a temperaturas saludables.

El hombre del turbante sentado en el suelo miró el reloj...


- No mires el reloj, no servirá de nada. Escuché que prosiguió...   Tu tienes el reloj... yo tengo el tiempo.

La fiebre bajó una ves mas, con la desaparición de la fiebre también desapareció ese nómada que llegó a mis alucinaciones febriles.
La fiebre volvió pero ya él no lo hizo mas. Hoy Lunes os puedo decir que he superado uno de los virus mas estaños de mi vida. Tres días con fiebre con delirios incluidos, pero he vuelto a la normalidad sin dejar de pensar  en esos personajes que la mente inventa mientras el cuerpo lucha  por vencer una batalla  con microorganismos...




jueves, 18 de abril de 2013

Vámonos !!!







- Donde?
Blue  miraba apoyada en la moto a su amigo Juan, aunque a ella le gustaba llamarle John.

- Te lo digo en serio Blue!  respondió con una media sonrisa dejando marcados sus hoyuelos a la ves que terminaba de llenar el depósito de  gasolina de su vieja pero eficaz moto.


- No puedo, estás loco Juan! Balbuceó  mientras rodeaba con sus pasos la moto  como dando una  vuelta de reconocimiento.

La gasolinera estaba vacía,  era mediados de Abril pero la calor había llegado de repente  por aquellas zonas, a esas horas cuando la calor empezaba a apretar nadie salia a la calle y mucho menos paraba en gasolineras en mitad de la nada.

- Bueno, da igual, olvida lo que te he dicho...   Se puso el casco para proseguir el viaje de vuelta a casa.

Ella ocupó su espacio de la moto, esperó a que él volviera de comprar un paquete de cigarrillos,  - había recordado que no tenía en el último momento -.

 Le seguía con la mirada, observó que volvía  masticando chicle, con la boca cerrada, siempre le pareció sexy la forma que tenía de masticar chicle,  Juan la sorprendió colocándose al revés  frente a ella.

Juan  con rostro mas serio de lo habitual se  pasó la mano por la cabeza, como peinándose hacia atrás...

- Dime que no me quieres, que no sientes nada por mí y te llevo a casa.

Ella quedó paralizada y muda durante varios segundos...

- Jaime me...

- Olvida a Jaime, en este momento no existe Jaime, existe Tu, Yo y esta moto. Vámonos... vámonos al Sur a pasar el verano y después ya veremos...

- Mas al Sur? Ella esbozó su primera sonrisa en aquella gasolinera.

- Si,  lo mas al Sur que nos pueda llevar este cacharro.  Entonces decidió  ponerse el casco.

- Que eliges...  - la voz se escuchaba hueca desde dentro del casco-  A casa o al sur. 

Sintió la caricia de la mano de su amigo en la pierna, le siguió  la  presión  de  la mano, un gesto cómplice esperando la respuesta.

Blue se colocó el casco.

- Al Sur . Vámonos al Sur!!!

John  se quitó el casco, lo puso apoyado en el suelo y le quitó el casco a Blue... La besó, se besaron.

...   ...

Arrancó la moto y puso destino al Sur, lo mas al Sur que pudiera llevarle su vieja moto. Donde el viento del este tiene su nombre, donde las arenas se transforman en dunas, donde mar y océano confluyen en un equilibrio salvaje,  donde el sabor a sal, a mar, se incrusta en la piel  hasta ser parte de ti, donde los veranos son largos y plácidos... Donde quien va siempre vuelve sino puede quedarse para siempre...
Donde Blue terminaría declarándole a su Juan  en una tarde cualquiera; " Te quiero... te quiero para pasar el rato, un rato largo que dure más o menos para siempre... "




lunes, 15 de abril de 2013

El Regalo




Salia presurosa  por las escaleras de la sala de conferencias cuando un chico se acercó a ella y le preguntó a la ves que bajaba  a su ritmo.

-¿Eres Laura?

- Si. Respondió sin bajar el ritmo.

- Laura Martines que acaba de dar una conferencia en el aula 37.

- Si. perdona tengo prisa. y ...

- Sólo quería darle esto, me lo dio mi tío Pablo, sabía que venías a dar la conferencia pero él no pudo venir, me pidió que te lo diera.

Laura lo cogió.
- Perdona si no lo abro, no sé disimular y  se notaría si no me gusta. 

- Me dijo que lo abrieras pronto... Gracias Laura.  Exclamó para despedirse



Ya en casa después de darse un baño y ponerse las zapatillas rosa, se sentó en el sillón y cogió aquel estaño paquete, lo había cogido sin ni siquiera recordar a aquel Pablo, tenía demasiada prisa para pararse en indagaciones.
Entonces descubrió los agujeritos  que pasaban desapercibidos a simple vista, la parte superior del paquete tenía decenas de perforaciones. 
Lo movió...  se escuchaba movimiento en su interior.

Decidió abrirlo, quitó el envoltorio y  lo abrió despacio y un tanto inquieta...
En su interior había diferentes objetos pero todos pasaron a segundo plano.  Todos estaban metidos en una bolcita de plástico hermética que sacó y la colocó en la mesita que tenía frente a ella.
En la caja había hojas, hojas de moreras y unos gusanos de seda... contó seis.



Los gusanitos tenían ya un tamaño considerable.
Dejó la caja en la mesita, cogió el envoltorio y lo tiró a la papelera camino al jardín trasero,  encendió las luces, ya que estaba oscureciendo, bordeó la piscina, dejó atrás la barbacoa y justo al fondo, al lado de la casetilla de Nube, - su perrita que ya dormía-   estaba el enorme árbol de morera, cogió una buena cantidad de hojas y volvió dentro de casa.

Metió las hojas en la caja y los animalitos rápidamente subieron por las nuevas hojas y empezaron a comer de esa forma compulsiva que les caracteriza.
Entonces abrió la bolsa herméticamente cerrada, en ella había una foto, un papel escrito y  un foulard de hilo.


" Laura, hace 17  años que nos dejamos de ver, sigo viviendo en Amsterdam  pero hace tres meses estuve en España y vi que dabas una conferencia.
Espero que mi sobrino te diera la caja y que los seis pequeñines sobrevivieran, sé que no habrás talado la vieja morera del jardín. 
¿ Te acuerdas que tu abuelo me  dio gusanos de seda la primavera antes de marcharnos ? Estos son sus desentiendes,  cada año  los he ido cuidando, ahora se encargan mis hijos.
 Espero que estés bien, ya sé que has conseguido todas tus metas. Que has llegado al final de tus sueños y me alegro de todo corazón.
Te conozco y seguro me has olvidado, te mandé la foto para que supieras que te sigo recordando, que nunca te olvidé.

Felicidades por tus logros.     Tu amigo Pablo"


Miró la foto y le sorprendieron las lágrimas brotando por su mejilla. Pablo...   

La foto estaba hecha en el jardín, antes de hacer la piscina, ella lucía un foulard rosa,  su abuelo sentado en una silla  reía junto a  Pablo que llevaba entre sus manos una caña de pescar,  Laura sentada en cuclillas parecía arreglar los aparejos de pesca.

El día que Pablo se despidió de Laura, ella le dio esa foto junto al foulard para que nunca la olvidara, ella siempre estuvo enamorada de él pero en algún momento del camino de la vida, lo olvidó.
Ahora no sabía muy bien porqué  se lo devolvía y con aquella devolución  llegó la sensación de vacío, de alma hueca, que si bien había triunfado en la vida laboral,  cuando volvía a casa no tenía nada.

Pablo había mantenido vivo su recuerdo  mientras ella los olvidó todos.  Y con aquellos  gusanos de seda después de tantos años volvieron  recuerdos dormidos... como si  hubiera estado dentro de un capullo y volviera a la vida, a sus colores y a sus sensaciones... con aquel gesto supo que pese a unas vidas tan distintas y separadas posiblemente para siempre,  ellos seguirían unidos... porque es muy difícil huir de tus propios sentimientos... 






___________________________________

Nota: Los gusanos de seda son míos.


viernes, 12 de abril de 2013

Me siento dispersa pero con rumbo fijo.

Que ando un poco dispersa  en estos días ya me había dado cuenta .
Ando por ahí fuera, en el mundo, dando rienda suelta a  mi propia visión del mundo.

Por la mañana he abierto los ojos y he escuchado el silencio del que madruga, me sentía despierta, mas que todos estos días atrás que he tenido que madrugar por diferentes motivos.
Era las 9:00 h. de la mañana, demasiado temprano para el día que tenía de ocio y disfrute.
Que día hará hoy... Nublado, lluvioso, ventoso... Me imaginé abriendo la ventana y mirando al cielo para verlo azul, ay si! hoy tendría que hacer un día soleado, con el cielo azul y poderlo disfrutar...

Me levanté al ratín, sintiéndome muy despierta, llena de energía,  abrí la ventana tal y como imaginé minutos antes, miré al cielo y ahí estaba el azul...  Así que después de hacer unas cosillas pendientes que no me quitaron mucho tiempo me fui a mi azotea, siendo el primer día de esta temporada que subía para  practicar el no hacer nada, el sol brillaba... y de que manera, ya había subido preparada con camiseta de tirantes, de ves en cuando llegaba una nube  y tapaba el sol, quien iba a decir que lo agradecería.
Sentada en una vieja silla playera escuchaba los gorriones, piaban como locos, hasta el punto de llamar mi atención "Pero que escándalo es este"   un par de gorriones revoloteaban en una amorosa persecución. Se quedaron en la antena del televisor... él piaba como un loco y ella se hacía la disimulada, como si no supiera lo que pretendía,  y ahí en la antena de televisión estuvieron con su actos reproductivos, yo que sé cuanto tiempo,  "esta va ha tener mogollón de huevos" porque vaya dos dos....  un no parar!!!

Después apareció una lagartija o no sé ... por el tamaño diría que era una tiñosa, porque era tan grande que parecía provenir del jurásico.  Yo que no soy de lagartijas y de tiñosas menos,  le pedí con vos enérgica "que se marchara por favor" no lo entendería por supuesto pero se asustaría del ruido, es una de las teorías mías personales que pueden no tener sentido pero a mi me funciona, desapareció entre las macetas y eso a mí me vale, no me importa que esté pero que yo no la vea...




Debajo del árbol de la pimienta  pensé un poco mas...
 Observé que la marca del anillo se me estaba quedando señalada, síntoma de que el sol estaba actuando en mil piel de nieve...

De ves en cuando miraba el móvil,   Jose Luis un  #compisdeintagram  reclamaba mi atención, es de Lugo y puso una foto de un Rey Celta, ahí volví a dispersarme otra ves y a raíz de esta foto comenzamos  de nuevo otra de nuestras charlas coloquios... nunca creí que instagran diera para tanto...


Este mítico rey Celta  tiene el nombre de Beogán.

Según la leyenda el Rey Beogán construyó en la ciudad de Brigantia, situada en la península Ibérica, una torre de altura tal que sus hijos, Ith  y Bile, podían ver una distante orilla verde desde su cima.
La visión de esta lejana Tierra los llevó hacia el norte, hasta Irlanda, donde Ith terminó siendo asesinado.
En venganza los hijos de Mil  ( Mil Espaine  "soldado del Hispania" en el  "libro de las conquistas), nieto de Breogán y sobrino de Ith, navegaron desde Brigantia a Irlanda  y la conquistaron.

Y así suele ser mi vida,  no tengo respuesta para casi nada pero preguntas para casi todo, en cualquier momento aparece algo nuevo, una imagen, una frase, un pensamiento de alguien que para mi siempre tiene un trasfondo detrás, algo por descubrir, algo que aprender y sin duda, algo que compartir, porque no solo me gusta aprender y averiguar,  no soy de esas personas que se guardan adentro toda su sabiduría,  yo soy de las que comparto  todo lo nuevo que voy encontrando,  porque puede ser que ya lo conozcas pero puede  que sea tan nuevo para ti como para mi y te llegue tan dentro del alma como a mi me llegó.  Yo que soy tan celta de espíritu tan solo ver la foto sentí su energía, su fuerza, su historia. 
Y  aquí queda compartida.

Beogán... el Rey Celta que mira al mar...









lunes, 8 de abril de 2013

En cualquier lugar...



Antonio llegaba como cada día a las 5 y media de la tarde y la veía desde lejos, sentada en el taburete frente al lienzo, el jardín empezaba a  florecer y aunque en aquellos lares demasiado al Norte de todo las primaveras no eran como las que estaban acostumbrados a vivir, se habían integrado con su gente, al clima y al idioma mas rápido de lo que imaginaron nunca.
Abrió el cancelín del jardín, entró y dio un suave beso a la hermosa mujer.

- Vendí otro cuadro. Marta se veía feliz 
- Que bien!! y este va bien rápido, lo terminas hoy??
-No me duele otra ves la espalda.

Antonio ayudó a recoger  y entraron en la casa.  Marta se tumbó en la cama y Antonio le dio uno de sus masajes para aliviarle el dolor, un dolor que pese al tiempo no desaparecería nunca,  el recuerdo del día que fue lanzada escaleras abajo casi lo había olvidado pero  su espalda se empeñaba en recordarle cada cierto tiempo que sus vertebras estaban bajo mininos y  que nunca podía esforzarse demasiado.

- Quieres volver a España?  preguntó aún tumbada
- No. Porque lo preguntas? Aquí estamos genial,  hace frío  pero que mas da.  
- Porque no me dices la verdad Antonio?
- Que verdad?
- Pues porque nos fuimos del país de un día para otro...
- Lo habíamos pensado mil veces...  Algún día tuvo que ser. 

Marta se incorporó y miró a los ojos de Antonio. ..

- Volvió a que si!!!  llevamos seis meses en la otra punta del mundo y tú no has dicho ni por casualidad volver a casa.   Ya sé lo que me vas a decir... esta es nuestra casa. Y así la siento, te amo con toda mi alma, soy feliz a tu lado, en nuestra casa,  pero debes entender que yo necesito saberlo...


- Marta... - susurró,  la acurrucó desde la espalda y le dio un beso-  Marta, no necesitas saber nada, estamos aquí, tu y yo juntos... - en ese momento decidió contar lo que pasó- Yo no podía verte mas como estabas, consumiéndote en miedos y limitando tu vida a un piso con dos dormitorios con las ventanas  cerradas.  El miedo y los recuerdos te paralizaban demasiado. Lo intentabas con toda sus fuerzas eso si, pero cualquier cosa  activaba la sensación de soledad y vulnerabilidad... entonces llegaban   los ataque de pánico.. No podía verte mas así...

- ¿Y?...


El día antes de coger el avión  estaba tomando café en la  cafetería de Juan cuando vi entrar a un hombre con imagen peculiar, cuidadosamente despeinado, con ropa exquisitamente descuidada y con perfume de marca, de esos que dejan rastro. Era guapo, uno de esos guapos descuidados...

Se sentó justo en el taburete de  al lado mío, el camarero le atendió.

- Una cerveza.

Una cerveza a las 10 y media de la mañana decía mucho de él.
Pagó al ser servido. y le preguntó al camarero.

- Conoces de por aquí una chica, de treinta y tantos, pelo largo castaño?  Se llama Marta.

Juan se llevó la mano a la barbilla pensativo...

- Pues no sé que decirle. llevo poco tiempo trabajando aquí y no conozco a casi nadie.


Me quedé  un par de minutos mas, acabé  el  café y  quise pagar... Juan no me cobró, me miró a los ojos, cómplice del momento, sabedor de lo que ocurría,  me tendió la mano y las estrechamos fuertemente,  se despidió de mi y de ti. 

- Que tenga un buen  viaje caballero y dale recuerdos  a su señora...  me dijo con lo ojos brillantes sabiendo que no nos volveríamos a ver.

Juan lo conocía y con aquello le avisaba por si lo había pasado por alto. Él  había vuelto pero no la iba a encontrar...
Antonio y Marta se fueron al Norte de todo, donde las noches son largas y la aurora boreal ilumina los sueños de todos los que yacen bajo su influjo...



________________________

Nota para despistados:  Este relato es la continuación de  "... A cualquier hora"



domingo, 7 de abril de 2013

✿◠‿◠ 2 año



Hoy enciendo dos velas, dos años con todos vosotros. 
El tiempo pasa rápido, mas de 400 entradas, historias, pensamientos y momentos compartidos... 

Yo que me quise afincar en un lugar indeterminado del mar de China para no involucrarme demasiado... tengo la sensación de haberme equivocado por completo,  a cada uno de vosotros os siento cercano, si,  te aprecio y te tengo un cariño jamás imaginado.

Después de dos años, podría sentirme agotada pero ni mucho menos, seguiré con el mismo ánimo e ilusión de aquellos días en los que empezaba a contaros cosas, y seguiré  retando a  esas lagunas y falta de inspiración, que no dudes que mas de una ves he tenido, como imagino os pasa a todos vosotros...

Hoy enciendo dos velas, dos años con todos vosotros.
Siento que mi isla imaginaria es cada vez mas grande porque en ella estáis todos vosotros, hay mucho mas espacio para los que llegarán y sigue quedando el espacio al recuerdo de los  que dejaron la blogosfera, siguen en mi recuerdo. Siempre.

Un aniversario alegre, un comienzo a un año mas, lanzo al aire desde el acantilado mas alto un grito de gratitud, para que sepáis sin duda alguna que estáis y estaréis siempre en mi Isla... (en mi corazón)

Sois GRANDES!!!


viernes, 5 de abril de 2013

Footing




Juan era un buen tipo, la  vida le había traído una racha de las malas, aquel año se había separado, se quedó en paro y vivía nuevamente en casa de sus padres.

38 años y volver a estar en el punto de partida no era fácil de llevar...
Sus padres vivían en la costa del sur del país.   Cuando se casó se fue a vivir lejos del mar y el regreso a tierras con sabor a sal le recordaba a su niñez y adolescencia,  épocas no muy dadas al recuerdo.
Todos los del pueblo lo tenían como el tipo malhumorado que apenas saluda cuando te ve. La verdad era que su miopía le coartaba para reconocer a los vecinos  ya que desde la década de los 90 no paseaba con tanta asiduidad aquellas calles ...

En la llegada del buen tiempo se compró un chándal y unos deportes de los buenos para levantarse casa día y hacer footing, el deporte matutino le relajaba y le aclaraba las ideas,  se dirigía a la  playa y a correr, recorría varias playas, cada día llegaba mas lejos, cada ves quería correr un poco mas.

Un día ya en pleno verano y temporada de turismo llegó  al recodo de mar donde siempre daba la vuelta, era temprano y la marea estaba baja, bordeó el recodo, un recorte de acantilado que entraba en el mar y solo era visible con la marea baja, era un rincón precioso y  le dejó perplejo con su belleza mientras lo recorría ...  Ya  al llegar a la siguiente playa empezó a  toparse con los veraneantes, el chiringuito estaba abierto y decidió tomarse un refresco, el sol brillaba justo encima de su cabeza y todo hacía presagiar un día de los mas caluroso...

Cuando la playa estaba  tan concurrida que comenzaba a ser agobiante decidió retomar el camino de vuelta...   cuando llegó al acantilado descubrió que la marea había subido y que ya no se podía seguir  a pie. 

- PUFFF, dar la vuelta y coger el camino por la carretera le haría dar un rodeo de campeonato!!! pensó Juan.


Así que en un arriesgado ímpetu tuvo la idea de atravesarlo nadando,  tan sólo eran unos metros, y después de echar un vistazo al mar vio que a mitad del camino a nado había una piedra donde podría descansar si estaba cansado.
No se lo pensó dos veces,  una carrera mar adentro y a nadar...

Llegar a la altura de la piedra fue fácil y rápido, demasiado sencillo, no quería arriesgarse demasiado así que decidió subir a la piedra y descansar unos minutos y proseguir con la misma facilidad.
El paisaje sentado en la piedra mar adentro era espectacular,  el sol secaba rápido su piel y las olas chocaban con la roca...
Entonces fue cuando vio la cuerda....   Una cuerda balanceándose a ritmo del mar, bordeaba toda la roca y se perdía mar adentro. Juan ni corto ni perezoso agarró con fuera la cuerda y empezó a tirar, con fuera, mucha fuerza, al principio  se traía cuerda con facilidad pero conforme pasaba el tiempo la cuerda se hacía mas pesada, pensaba ya en abandonar y proseguir  su camino cuando  algo surgió de las profundidades,  salio de golpe, como una ballena que sube a la superficie para tomar aire, pero no era una ballena, no, era un Buzo,  respiró fuera de la máscara de oxigeno y  se quedó allí parado sin decir nada mirando  a un tipo chiflado sentado en una roca en medio del mar y que no tuvo otra idea que recoger la cuerda con la que se guiaba para no desorientarse.
Juan se quedó paralizado,  había estado tirando del buzo... que horror, que vergüenza !!  Se puso en pie sobre la roca y dijo:

- Adiós!!

Se tiró de cabeza con energía y ganas dándose un barrigazo total ya que el estilo de natación era mas bien básico.  Llegó al otro lado del acantilado cansado pero sobretodo avergonzado ya que creía haber reconocido el rostro tras las gafas de buceo...
Mañana tendrían otra historia mas para contar de Juan el huraño malhumorado...
A Juan no le importaba, dejaba que hablasen de él, en un pueblo tan pequeño las noticias escasean y él era el nuevo, la novedad, el que volvió después de 20 años, algún día él dejaría de ser la novedad y todo volvería a la normalidad... siempre había sido así.





martes, 2 de abril de 2013

Hogar dulce Hogar

Había tenido el día mas extraño de su vida.

 El despertador sonó a las 7:00h AM como cada Lunes, notó  justo al abrir los ojos que estaba agotada, mas cansada aún que cuando se metió en la cama a eso de las 11:00h. PM.  
Se preparó para la nueva jornada laboral, se bebió a sorbos el café y se dirigió a la calle para coger su habitual bus a las 7:50h. AM.
No tardó en apreciar que las calles estaban ese Lunes llamativamente desiertas.  El bus llegaba tarde y su cansancio no terminaba de  desvanecer. 
Ya estando cansada de esperar en la parada del bus Donatelo,  el vecino del 4º derecha frenó en seco al verla allí tan solitaria.

- ¿Qué haces hay tan temprano? ¿Te llevo a algún sitio?

Andrea no se lo pensó, ya llegaba tarde al trabajo y Donatelo es un hombre amable. Así que  abrió la puerta del coche y  entró refugiándose del frío mañanero. Se desabrochó el abrigo para ir mas cómoda y se puso el cinturón de seguridad.

-Ay yo lo olvidé, me lo pongo ahora!!  Exclamó mientras los dos se colocaban el cinturón de seguridad de su ford fiesta gris marengo de segunda mano.

- Gracias,  llego tarde, el bus no ha pasado hoy a su hora. 

- A que hora entras a la oficina? preguntó Donatelo mientras esperaba en el semáforo en rojo.

- A las 8 y media.

Donatelo miró el reloj...

- Pero Andrea... son las 7 y media.!!!

- Que, susurro la joven mientras  miraba su nuevo móvil de última generación. Yo tengo las 8 y 34 minutos.
En ese momento, mientras  miraba el semáforo cambiar en ámbar lo vio claro.
El Domingo había estado en casa, enferma por un cólico de gambas de la cena de la noche de Sábado, ya por la noche cambió la hora de su móvil .. Una hora hacia delante, sin confusión. pero su habitual despiste había hecho una de las suyas, su magnífico movil cambió la hora automáticamente. Así que su reloj terminó marcando una hora mas de lo que debería. 

En ese momento pasó un furgón de Banco. Andrea lo siguió con la mirada. Donatelo giró a la derecha y  le comentó que pararía a comprar el periódico en el kiosco de chapa. Aparcó a un lado de la calle. Andrea le daba vueltas a su despiste horario y repasaba mentalmente la hora que era ayer, la hora que era hoy, a la hora que se había despertado y la hora que hubiese sido ayer si se hubiera despertado.... En fin ese tipo de pensamientos locos y absurdos provocados por el cambio horario.
Donatelo tardaba, pero ya no había prisa. Observaba  de reojo el furgón blindado que había quedado aparcado en la acera de enfrente.
Escuchó dos disparos... tres, cuatro, un tiroteo. Donatelo llegó corriendo y se metió en el coche.

- Que pasó?  Exclamó asustado.

- No sé.  El sonido viene del Banco

En ese momentos unos tipos con pasamontañas salieron corriendo del banco, abrieron la puerta de atrás del furgón y salieron a toda prisa.
En ese instante. Justo en ese segundo el mundo se paró, ambos se quedaron en el coche, absortos, petrificados.   Los dos tuvieron el mismo pensamiento.

- La Ostia....  susurro al verse en aquella situación.

- Qué hacemos Donatelo...

- Espera un momento...

No había nadie en las calles, ni siquiera el tiroteo hizo salir a los  ciudadanos, la cámara de seguridad del banco quedaba fuera de ese encuadre...

- Que hacemos Donatelo??? 

Donatelo arrancó y se incorporó a la avenida, recorrió un centenar de metros,  fue frenado  a poquito hasta parar justo para abrir la puerta y recoger un saco  que lo introdujo hábilmente en el coche a pesar de su tamaño y peso, se lo dio a Andrea.
Ella no perdió tiempo para abrirlo, sentada en el asiento del copiloto hizo tanta fuerza que  se le cayeron varios fajos de billetes por el suelo del auto. 

- Madre mía de Dios!!!

Donatelo paró frente a las oficinas donde trabajaba Andrea.

- Esto es la ostia Andrea!!!  Vamos a ver.  Tranquilicémonos.  Vas a trabajar ok?  Yo también iré al muelle. Haremos nuestra jornada como cualquier otro Lunes. Esta tarde invítame a merendar  vale? Sobre las 6  subiré a verte.


Fundido en negro


Andrea abre la puerta y Donatelo entra con la mochila de las excursiones domingueras a cuesta y un hermoso pastel entre sus manos.

- Hiciste café ?

- Si claro!!!

Donatelo partía hermosas porciones del pastel mientras con voz pausada  explicaba...

- Hay tres millones Andrea...

- De Euros????

- Millón y medio para cada uno. Hay que ser discretos. ¿Lo entiendes?

Andrea puso los cafés en la mesa y tras unos segundos de silencio, dio un  bocado a su pastel  y expresó lo que le rondaba por la cabeza desde esa mañana.

- Donatelo, yo no me puedo quedar con todo ese dinero y en estos tiempos aún menos, que te parece si lo repartimos en el bloque, somos 12 vecinos, le dejaríamos en la puerta de casa un sobre con el dinero, aclarándole que no digan nada a nadie, sabes que a un par de ellos los desahucios le acechan, creo que es de justicia.

Donatelo, bebió café.

- Mmmmm tienes razón pero a María también le corresponde su parte, viene a limpiar las escaleras y ayuda en todo lo que puede, a su niño enfermo le vendría fantástico.

- Y como se lo damos a ella. 

- Se lo dejamos en el cuarto de portería, junto a su maquina de café. 

- ¿Vale entonces?

- Vale!!! ¿ cuando lo hacemos?

- YA!!!!

Cogió Andrea un papelito y realizó unas cuentas matemáticas......  230 mil para cada uno.


Fundido en negro


Había tenido el día mas extraño de su vida.

A las 11:00h. PM, dándose un relajante baño de espuma, con velas perfumadas, el pelo recogido en un moño alto, un vaso de vino y leyendo unas líneas de su libro preferido, no podía evitar dejar de sonrreir y pensar en las caras de sus vecinos cuando llegaran del trabajo y vieran aquel dinero llamando a sus puertas...