Páginas

♥
Entra y siéntete en casa...

miércoles, 2 de enero de 2013

La baldosa

28 años llevaba Raquel viviendo en la casa Naranja, Cuando sus padres se mudaron a ella le buscaron un nombre, todas las casas deben tener uno. 
Cuando su hermana se marchó a Australia y convenció a sus padres para que marcharan con ella Raquel, no se sintió sola ni abandonada, encontró la libertad  e independencia que siempre anheló sin salir del que fue siempre su hogar.



En la casa Naranja todo era bonito, todo esta en orden y en su lugar, excepto la baldosa del pasillo de la planta superior, esa baldosa había permanecido suelta desde el primer día que llegaron a casa. Su padre Antonio la había arreglado MIL veces y a los pocos días volvía a despegarse. 

Una tarde de invierno, estando sola en casa, con la chimenea puesta y con un libro en la mano pensó en volverla a arreglar ella por su cuenta, pero para qué esperar a mañana, cogió las herramientas y se puso "manos a la obra".  
La levantó sin problemas, fácilmente, no había humedades ni nada que llamara la atención... simplemente se soltaba. Decidió desprender las baldosas que la rodeaban, algo que su padre nunca hizo. 
Al levantar las baldosas, un total de cuatro, descubrió una grieta, un surco  de un par de centímetros, miró tras él e intuyó que podría haber algo,  le dio unos golpecitos y la mezcla de hormigón se desboronó convirtiéndose en polvo de una forma que le sorprendió,  dejando a la vista un hueco claramente preparado donde sólo pudo ver un viejo trozo de papel de periódico antiguo. Lo cogió  y se acomodó sentada en el suelo,  parecía envolver algo... Un par de pulseras... ¡No podía ser! Esas pulseras las reconocía perfectamente, una era suya y otra de su hermana,  el caso es que las habían perdido, un día simplemente desaparecieron. ¿Cómo demonios habían llegado allí?  Leyó el periódico  era de una fecha imposible,  1925...
Se levantó inquieta, nerviosa, dispuesta a llamar a su hermana por teléfono, entonces cayó un papel amarillento, doblado en dos veces...  Lo cogió nerviosa...


Para Raquel y Armonía

" Hemos encontrado las pulseras y sabemos que son de vosotras, 
esperamos que no tardéis en encontrarlas...
Sed buenas niñas"

Fdo:  L. T.



Las pulseras habían estado allí desde hacía 20 años, habían viajado en el tiempo, habían estado en un limbo atemporal  quizás...
Quien era L. T. y porque sabía sus nombres le perturbó toda la vida...






8 comentarios:

  1. Me ha encantado este relato. ¿Nos develarás la duda?

    un beso

    ResponderEliminar
  2. Intrigante relato, me encantan de este tipo. Se te pone el vello de punta, aunque una no quiera jaja
    Besos, feliz noche

    ResponderEliminar
  3. Ahhhh!!! no me digas que no vamos a saber más, me muero de curiosidad jaja ya sabes que disfruto con la intriga, son las lecturas que más me gustan....


    Un besoteeeee grande!!!

    ResponderEliminar
  4. Ah no, como hago para superar la intriga?
    Abrazo

    ResponderEliminar
  5. Wow, me gusta esta faceta tuya de microrelatos.
    Este concretamente tan misterioso, donde dejas todo abierto a la imaginación es fascinante...
    Tendrá una segunda parte?
    ....

    Besos mediterráneos.

    ResponderEliminar
  6. MUCHAS GRACIAS A TODAS por vuestro entusiasmo y vuestras letras cargadas de energía, no tenía previsto nada, pero...

    C O N T I N U A R Á...

    Mil besos!!!! :D

    ResponderEliminar
  7. A mi me gusta la intriga, porque puedo conjeturar a mi antojo, pero Nieves si se te ocurre una segunda parte ¡bienvenida!
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No temas, tus conjeturas seguirán a salvo Mirella...

      Un abrazos :)

      Eliminar

Hola chic@s!!!!
Gracias por visitarme, por estar y compartir tus pensamientos....