Páginas

♥
Entra y siéntete en casa...

lunes, 21 de enero de 2013

Bajo la Tormenta

La Ciclogénesis explosiva se fue acercando lentamente, como lo hacen los malos... acechando a los ilusos moradores de los lugares, cubrió lentamente con un manto negro el cielo azul celeste, el sol fue ocultado, sobre las negras nubes explosivas se quedó la luz del sol, los aviones y sus estelas...

La Noche llegó pronto, se adelantó a las manillas del reloj, pero yo no me dí cuenta, justo esa tarde me quedé en casa, las noticias habían advertido la llegada inminente de la Gran tormenta, esa que vi llegar pausada y sin prisa, amenazante y con aires apocalípticos...
Pasé la tarde frente al monitor del ordenador y viendo un par de películas.

Ya  en plena madrugada, dormía profundamente cuando un golpe, un algo que no supe describir me despertó,  tenía frío, me sentí arrebatada de mis  sueños, la almohada andaba por algún lugar del dormitorio,  la busqué palpando... la ubiqué en su sitio,  recompuse el nórdico, habría tenido uno de esos sueños agitados de correrías y peligros.  Entonces escuché el chillido  del viento, la ventana de mi dormitorio da al patio interior que hace efecto chimenea, tan pronto hay una ventisca escucho el grito del viento, pero esta ves era ensordecedor,  dentro del nórdico intentaba volver a entrar en calor a la ves que escuchaba el viento, golpeaba la persiana, sentía el cristal de la ventana crujir de ves en cuando.   ¿Podría partirse la persiana ? Y si  lo conseguía  ¿Partiría el cristal de mi ventana? ¿Entraría el viento salvaje como un caballo desbocado por todo el dormitorio?  ...
Aquella sensación de inquietud me hizo recordad a las personas que viven Huracanes, que tienen que batirse en duelo con tormentas con nombre,  tiene que ser terrible....   Y de pronto un ESTRUENDO sacudió todo,  ¡ QUE HABÍA SIDO!....
Vi como la luz del salón de casa se encendía... mi madre se había levantado, escuchó aquel sonido tremebundo al igual que yo.. paseo por la casa, desconcertada y sin saber bien que buscar y que hacer, cuando llegó  a mi cuarto,  por esas cosas que se hacen sin explicación, hice como la que dormía, supongo que encontré una postura cómoda, enroscada y por fin entraba en calor...   Sólo permanecí alerta por si le daba por salir fuera en un acto de valentía,  sólo eso me haría salir de mi disimulado letargo,  sólo eso me haría salir de la cama para hacerle desistir....  No hizo falta, no tardó en volver a la cama murmurando el miedo que tenía...

Me he despertado aletargada, cansada  e inquieta, me he metido en la ducha que me ha hecho el efecto que buscaba, el despejarme y sentirme despierta.  Cuando he llegado a la cocina para desayunar mi madre  me esperaba impaciente para tener la primera conversación del día:

- Que horror de noche!!!    ¿Has escuchado algo?

- ¿Que si he escuchado algo? No he pegado ojo en toda la noche.  Respondí ya con la sensación de estar mas despierta.

- A la vecina se le han roto los cristales de la azotea y se le ha inundado  la habitación...

La rotura de  los cristales  y la marquesina de la ventana fue el estruendo que tanto me alertó...
El día transcurrió ventoso y las nubes ocultaban el cielo azul; mi hermana y mi cuñado estuvieron todo el día en casa  y a pesar de todos los acontecimientos nocturnos y las noticias de algún vecino que había pasado por la puerta anunciando que el centro del pueblo estaba intransitable por los árboles caídos y demás desbarajustes,  había quien no se enteró de nada, ¡ mi hermana !  Según ella era viento de poniente y ese viento no le afectaba, si hubiera sido viento de levante se hubiera enterado fijo... Habían dormido plácidamente toda noche....    Que Puedo Decir....  Ella es así.





4 comentarios:

  1. Creo que no hay tormenta que pueda desarroparme de un nórdico. Me gusta el tratamiento que has hecho del frio, de la sensación de frío.

    Buen relato Nieves.

    Saludos

    ResponderEliminar
  2. Pues yo dormí toda la noche,fué después de comer cuando me dio bastante miedo, mi casa hace esquina y no veas como soplaba el viento,el cierre del salón parecía que se iba a abrir solo,como en las pelis. Qué horror, menos mal que esto de la ciclogénesis no pasa muy a menudo!!

    Un besooooo!!!

    ResponderEliminar
  3. ¡Qué miedo! no me gustan las tormentas, ni los truenos, ni el aire huracanado etc, etc, a resumidas cuentas no me gusta nada estos días tan horribles.
    Besos

    ResponderEliminar
  4. * Jaal, Puede que no te desarrope del nórdico ya que la tormenta no tiene la culpa pero cuando el viento golpea con fuerza a las puertas de tu casa, amenazante... cuento menos te quita el sueño.

    Un saludo :)


    *Patry, Que suerte la tuya, porque cuando yo me desvelé no pude conciliar el sueño en horas.
    Gracias por avisarme de estos fallos de blogger.

    Un besote :)

    * Verónica, A mi tampoco, nada de nada, además no estoy acostumbrada, a los 45 grados a la sombra si pero a las ciclogénesis, no. Menos mal que son casos meteorológicos excepcionales.

    Un besote :)

    ResponderEliminar

Hola chic@s!!!!
Gracias por visitarme, por estar y compartir tus pensamientos....