Páginas

♥
Entra y siéntete en casa...

domingo, 30 de septiembre de 2012

AmOr CoMuNiTaRiO















Se había llevado toda la tarde lloviendo, los golpesitos de las gotas en el cristal de la ventana había sido la banda sonora de las últimas horas.
Al sentir un leve rayo de sol entrando en la habitación tuvo la necesidad de abrir la ventana, lo hizo con ímpetu  casi con arrebato, necesitaba un respiro...

Dio una amplia bocanada de aire empapado de Otoño, de gotas de lluvias aún en el ambiente...
Dio un suspiro profundo  que descargó toda la presión emocional...


- Cierra la ventana, hace frío.  La voz era ronca, cansada, de esas que sale cuando a penas has abierto los ojos después de la siesta.

Intentó ignorar aquel ruego pero volvió a escuchar....

- Vas a hacer que cojamos una pulmonía!!!  Exclamó Caterine justo entrando en la habitación y dando saltitos mientras se ponía los pantalones.

Por fin cerró la ventana...

- Puedo quedarme?  Preguntó justo después de cerrar la ventana dando un bote en la cama.

- Claro!  Dimitri estaba encantado de la situación,  sus ojos brillaban como nunca antes,  y su sonrisa al buscar un cigarro en la mesilla justo al lado de la cama  era esclarecedora.

Encendió el cigarrillo iluminando la habitación que ya comenzaba a estar en penumbras.

- Lo quieres? Hizo el gesto para darcelo a su acompañante.

- No... sólo una calada....  


Se quedó sentada apoyada en la madera  de los pies de la cama.

Aquel triangulo de amistad no podía haber culminado de otra forma, era algo que se veía venir...
" Dimitri era esa clase de hombre que atraía a todo el sector femenino y parte del masculino (aunque a este último sector no podía corresponderles), no era guapo, ni listo, ni siquiera tenía dinero, sin embargo había algo en él que atraía,  cuando aparecía en cualquier lugar todos se le acercaban a saludarle, a escucharle, tenía personalidad, no era perfecto y no tenía miedo a que todos lo supieran, y puede que ese fuera su triunfo y su luz... En un mundo donde todos quieren ser perfectos su derroche de imperfecciones lo transformaban  en un hombre radiante y deseado por todos.   Sin embargo él era un hombre solitario de corazón, se había enamorado, alguna vez, si, pero no lo suficiente como para mantenerle  anclado en un lugar demasiado tiempo.

Cuando Caterine y ella, amigas desde hacía años confesaron su romance con Dimitri, lejos de verse engañadas y traicionadas por un hombre que mantenía una relación paralela con ambas, rieron y compartieron confidencias,  optaron por seguir como si tal cosa, ocultándole a él que ambas eran sabedoras de aquella inusual situación.

El destino juega, enlaza, pone a las personas en los lugares  y en los  momentos mas  inesperados para convulsionar  y hacer saltar por los aires  todo lo que parecía tranquilo y asentado.   Un cúmulo de acontecimientos únicos y excepcionales  demasiado enrevesados para ser recordados unió aquella mañana de mediados de Noviembre a las dos amigas y su amante secreto, su amor comunitario, por extraño que pareciera, aunque hacía años que se conocían y habían coincidido juntos con el grupo de amigos un millón de veces aquella mañana era la primera ves que estaban los tres solos, al menos ninguno de los tres lo recordaba ".

Aquel triangulo de amistad no podía haber
culminado de otra forma,
 era algo que se veía venir...

Compartieron su amor en el mismo espacio de tiempo, compartieron al hombre,  con naturalidad extraordinaria, con  sencillez de palabras,  miradas  y sonrisas cómplices  disfrutaron  de su amor comunitario.

Caterine terminó de abrocharse el pantalón, se acercó a la ventana y observó de reojo que volvía a llover...

- Jugamos al Monopolis?  Preguntó Caterine .   La tarde invitaba a pasarla en casa, al resguardo del frío y la lluvia.

- Demasiado largo, termino siempre agobiándome.   Balbuceó  Dimitri como un niño enojado.
- A Cartas....? Decidió replicar.
Caterine puso una mueca de negación

- Al scrabble ? Insinuó nuestra protagonista.

- VALE!!!

Se levantó de la cama y fue directa a buscarlo, en una mesa auxiliar, retiró una carpeta roja, el único libro de narrativa que había en la casa, una tabla de ajedrez... y por fin, el scrabble.
Cuando volvió a la cama ya estaban Caterine y Dimitri bien cómodos sentados dispuestos a pasar una tarde de lo mas divertida y amena.


Lo que sucediera a partir de aquel día resultaba un enigma para nuestra protagonista, sin embargo el tiempo transcurrió como de costumbre;  rápido a veces, pausado en otras, la vida  y sus días suelen ser así, a ráfagas de emociones y vivencias  que en ocasiones son tan efímeras que ni da tiempo a disfrutarlas...
No tardó en darse cuenta que aquella situación fue excepcional y que apenas se repitió en un par de ocasiones mas muy alejadas en el tiempo unas de otras.

No tardó en descubrir que en el amor no hay posesiones, ni puede haber disimulos ni disfraces por mucho tiempo, que  cuando hay amor... ese de verdad, no hay miedo a compartirlo, nada es complicado, no puede haber egoísmos  ni miedos, ni celos... Solo se puede sentir ese intenso afecto e inclinación especial hacia una persona que encaja una con otra a la perfección. Ellas fueron honestas y sinceras, un poco alocadas también,  si las dos amaban al mismo hombre porque coarta y zanjar el amor;  NO! nada de eso, de una forma risueña y  alentadora disfrutaron de su amor comunitario todo el tiempo que se pudo...






6 comentarios:

  1. Una historia muy interesante Nieves, y si a los tres les parece bien...cosas más raras se han visto, cada cual es dueño de su vida y lo que haga con ella es asunto de cada uno.
    Besitos, feliz noche

    ResponderEliminar
  2. Genial!!!!!cada persona, con su pareja, tienen que poner sus normas para que la convivencia les sea más fácil. Y...estos tres jajajajjaja la pusieron genial sobre todo...para éllllllllllllll jjajajajajajjaja.
    Me encantó Nievesssss besitossss

    ResponderEliminar
  3. Las relaciones humanas son complicadas, cada uno es dueño de aceptar las reglas, Muy bueno
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. Estoy con Lapislazuli... aunque a mí, personalmente, me costaría un montón compartir un hombre (aquí, la posesiva, jajaja). Sin embargo, no me importaría convertirme en la señora que comparten dos señores, jajaja!

    Feliz semana. Un beso.

    ResponderEliminar
  5. * Verónica, Pues si, la vida está llena de personas raras, estos tres al parecer lo llevan bien! menos mal.

    Besitos :)

    * Midala, BUENO! él tendría que estar Flipando, no saldría de su asombro pensando "que bicho le habría picado a las dos"
    Me alegra tus visitas. Un besote :)

    * Lapislasuli, Y mientras todo esté en equilibrio, todos estén contentos pues adelante.

    Un abrazo :)

    * Mercedes, En esto del amor ya las opciones son de lo mas variopintas que cada uno/a elija su combinación.

    Un besote :)

    ResponderEliminar
  6. Me parece genial!!!! cada uno es libre de elegir con quién y cómo vivir una relación.Si los tres eran felices,pues maravillosooooo!!
    Un beso

    ResponderEliminar

Hola chic@s!!!!
Gracias por visitarme, por estar y compartir tus pensamientos....