Páginas

♥
Entra y siéntete en casa...

domingo, 11 de marzo de 2012

Los discos de vinilo y yo



Creo que en una de las entradas pasadas he comentado que andamos estos días de limpieza general en casa, pintando las paredes y tirando todas esas cosas que se van acumulando guardadas en los rincones que al final no sirven para nada.

Abrí uno  de esos espacios que no se abren nunca sólo para limpiarlo cada tanto y volver a meter todo en el mismos lugar, allí están esas cosa que no se utilizan nunca por diferentes motivos pero que no las puedes tirar.

Ahí está mi colección de discos de vinilo...


Como me gustaban!!!

Que digo

COMO ME GUSTAN!!!!


Cuando los saco de su estancia, los miro, los toco, los limpio, les hablo, porque con ellos pasaba tardes enteras escuchando su música, cotilleando con las amigas o incluso haciendo esas fiestas clandestinas cuando mis padres decidian pasar  el día fuera...

Me gustaba toda  la parafernalia que había que hacer para escucharlos,  ese sonido que si me esfuerzo un poco aún lo escucho, ese chisporecteo mientras comenzaba a das vueltas, colocabas la aguja sobre el disco y a escuchar.... aunque había veces que una pelusilla de polvo se enredaba en la aguja y empezaba a dar saltos la canción y tenías que pasar el algodoncito  para limpiarlo. 

Recuerdo que fue mi hermano el que me dijo el día que traje a casa el disco de Phill collins que pronto no habría discos, iban a desaparecer y que ahora había un formato nuevo que se llamaba Compact dist.
 ¿como?

Compact Disc!!!

Bueno ahora lo conocemos todos por CD pero en sus inicios yo lo llamaba así.
El caso es que no lo creí ¡ Como iba a desaparecer algo tan guay después de tantos años !

Pues fue así, llegó el Compact  Disc y desterró al olvido al vinilo, yo los seguí escuchando muchos años pero con el tiempo el "tocadiscos" se estropeo y termino en el cuartillo de los chismes, después de muchos años intenté arreglarlo pero no pudo ser,  así que ahora guardo mi Tesoro musical sin poderlos escuchar.
Una de las cosas que siempre pienso es comprarme un tocadiscos que sé que los habrá por ahí pero siempre lo voy dejando aparcado en mi mente y aplazando la búsqueda para mas adelante.


El disco favorito de mi colección




El mas valorado... lo trajo mi hermana de Amsterdam


El que no puedo soportar, porque esa canción.... la diré... Sabor de amor
la escuche 1 trillón de veces en todas partes
hasta llegar a odiarla



El último que compré



~~~~~~~~~~~~*****~~~~~~~~~~~~


Quizás lo desterraron del mundo comercial
pero no de mi corazón
ni el de tantas otras personas.






11 comentarios:

  1. Nunca tuve vinilos. Nací ya con el radiocassette, creo que por eso me parecen algo mágico. Cuando voy a casa de alguien que aún los guarda me quedo hipnotizada mirándolos y tocándolos.
    ¡Qué suerte guardarlos!

    Un beso

    ResponderEliminar
  2. Me dan ganas de sacar los míos.
    El de Phill Collinss lo tengo, pero en CD y es uno de mis preferidos.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. :D, tienes que conservarlo bien, existen cosas que al tocarlo o mirarlo nos regresan a momentos que quedaron grabados en la memoria pero que no lo recordábamos, yo los llamo maquinillas del tiempo, aquellas cosillas con que jugaba de niño, aquellas músicas, aquellas películas, aquellos aromas, sabores, el cielo cuando es de noche y aun sigo viendo esa misma estrella como en ese entonces.
    Saludos!!! gracias por hacernos recordar.

    ResponderEliminar
  4. Siempre escuché que a quien le gusta verdaderamente la música la escucha en vinilo.

    Así que estoy contigo.

    La tecnologia es muy cómoda, reconozco mi absoluta rendición al ipod, pero es cierto que la magia de los vinilos es algo que ningun nano podrá tener.

    besitos mediterráneos.

    ResponderEliminar
  5. Yo no tuve nunca, pero alguien esta mañana cuando leí tu entrada me dijo que era el mejor sonido, que tenía una colección y un tocadiscos y que opinaba que sonaba mejor que nada.
    Así que no te deshagas de tus discos (porque son recuerdos materializados)

    ResponderEliminar
  6. Yo tuve vinilos, bueno, mi padre. Y era una pasada. Salvo que una vez me dio por hacerme el DJ y me cargué la aguja del tocadiscos. A tomar por...

    ResponderEliminar
  7. ♫ Dorothy, sin duda marcan una época, supongo que todos los que tuvimos discos los guardamos porque todos sabemos de su sonido único.
    Un beso :)

    ♫ Tejón, Es que Phill collins es una pasada, su voz y su música llegan al corazón.

    Sácalos y echales un vistazo...

    Besitos :)

    ♫ Danny, Es cierto que al recuperar esos objetos que guardamos como en cápsulas del tiempo nos transportan mágicamente a recordar esos momentos, la música tiene un poder especial porque siempre hay alguna canción que une, que hace llorar o reír...

    Me encanta verte por aquí, Besitos :D

    ♫ Gala, Es que el vinilo tiene un no se qué que aunque parezca increíble no lo tiene lo digital, aunque claro, como cómodo y práctico como el ipod no hay nada.

    Tendremos que avanzar aunque la magia se esfume con la tecnología... una pena

    Besitos :)

    ♫ Rubén, Es un pequeño tesoro guardado para ese día que me de por comprar el tocadiscos, ese sonido es increíble y no por su calidad sino por si encanto.
    Estoy de acuerdo con tu confidente.
    Besos :)

    ♫ Goyo, jajaja eso lo hemos echo todos, yo me cargue uno de Acid House, Recuerdas aquella música? marco un corto espacio de tiempo pero pegó fuerte.
    Un abrazote :)

    ResponderEliminar
  8. Hola Nieves, sabes que en casa como en muchas hay una coleccion de discos de vinilo, pero no hay cpn que escucharlos
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  9. ♫ Lapislazuli, Es una pena, porque todos los que tenemos discos volveríamos a escucharlos si estuviera en nuestras mano, pero los seguiremos guardando siempre con su sonido en nuestro recuerdo...

    Tendríamos que reivindicar la vuelta de los tocadiscos!!!

    Besitos :)

    ResponderEliminar
  10. Me sucedió algo similar, hasta que mi amigo de la xuntanza Lorenzo me compró un plato en perfecto estado en un mercadillo en Zurich.

    Seguimos quedando, sacando esos ya viejos discos de esas fundas grandes, con imágenes. Nos sentamos y disfrutamos de ese sonido, de los detalles, las charlar.

    No avandones Vida Vermella, hay esperanza mientras que queden mercadillos!!!

    Beijinhos

    ResponderEliminar
  11. ♫ Suso, Guauuu! tiene que ser un plato lleno de energía y de historia, de Zurich a Galicia... menudo viaje.

    Te confieso que es un rumor de mi subconsciente, en verdad no me he empeñado ir a la búsqueda, supongo que mi plato andará por ahí esperando que lo encuentre, no crees.

    Biejos Susiño :D

    ResponderEliminar

Hola chic@s!!!!
Gracias por visitarme, por estar y compartir tus pensamientos....