Páginas

♥
Entra y siéntete en casa...

jueves, 17 de agosto de 2017

Hay días




Tan solo hacía unas horas que no lo sentía,  las suficientes para echarle de menos.

Justo hoy la mañana parece más silenciosa que de costumbre, Placebo suena en la radio y la envuelve en sus melodías llenas de ideas y pensamientos atrevidos.  Ella mira el reloj y entretiene las horas con esto y lo otro.  Ensimismada en algunos momentos pasa los dedos por su boca, descubre las ganas que tiene de verle llegar.  Se sienta en la mesa de la entrada, con ese vestido. Mira la puerta, sabe que aún tardará en llegar pero mira la puerta como la gata que espera a  su amo. Lo piensa llegando, abriendo la puerta, descubriéndola allí sonriendo.  Cerrará la puerta y le preguntará que hace allí y ella le dirá que esperándole. Él se acercará a ella y le dirá alguna de esas cosas suyas, le abrazará y ella le abrazará con sus piernas.  La cogerá en brazos a horcajadas aún sabiendo que no llegará al dormitorio, - con los años ya no es el que era-, pero lo intenta, en el pasillo se le escurrirá,  descalza dará saltitos hacia el dormitorio,  él la agarrará,  la capturará entre los cuadros Tibetanos, descubrirá sus ojos llenos de brillo, de ganas, de risas, está llena de risas.  Ella no le dará tregua y le besará, él recordará en ese instante cada uno de esos momentos que le hizo sonreír, reír a carcajadas.  Cuando separen sus labios él la mirará, ahí estará ella con su corazón latiendo con fuerza, su amplia sonrisa y ese brillo en esa mirada tan llena de colores.  Ella se escurre, él la sujeta, ella se ríe.  
No llegarán al dormitorio, hay días que no da para otra cosa.

La mañana transcurrió despacito, llena de ideas y pensamientos atrevidos.  Ella estaba  sentada en la mesa de la entrada cuando él abrió la puerta. Él la vio allí esperándole, como una gata con cascabel. Sonríe.  Ella le sonríe...


Tan solo hacía unas horas que no lo sentía,  las suficientes para echarle de menos.




13 comentarios:

  1. Relatos plenos de pasión, bellamente contados Nieves, un abrazo!

    ResponderEliminar
  2. Hola Nieves. Relato tórrido sin necesidad de ser explícito.
    Felicidades :)

    ResponderEliminar
  3. Cuánto amor y qué bien contado.
    Besos.

    ResponderEliminar
  4. Y existen días que uno quisiera que nadie lo este esperando

    Besos

    ResponderEliminar
  5. Me gusta tu forma de contar las cosas y más este tema tan dificíl.
    Besos

    ResponderEliminar
  6. Hay esperas que son largamente recompensadas.

    ResponderEliminar
  7. Y él nada más verla sabría de sus intenciones...
    Hermoso relato, Nieves.
    Besos 🌹 🌸 💐

    ResponderEliminar
  8. Hermoso, siempre enamorada
    Me gustan tus letras
    BESOS

    ResponderEliminar
  9. Natural y fresco relato de una ansiedad erógenamente sana. UN abrazo. carlos

    ResponderEliminar
  10. Y es que el corazón no entiende de tiempos...

    Besos.

    ResponderEliminar
  11. Un abrazo solidario para todo tu pueblo, Nieves, que estas cosas no sucedan más, que encuentren la manera!

    ResponderEliminar
  12. Muchas gracias por vuestras amables palabras y vuestros comentarios.

    Un abrazo a todos y muchos besitos

    :)

    ResponderEliminar

Hola chic@s!!!!
Gracias por visitarme, por estar y compartir tus pensamientos....