Páginas

♥
Entra y siéntete en casa...

miércoles, 23 de agosto de 2017

DesaTinoS






Hay días que resultan ser todo un desatino.

Se ha despertado antes del amanecer huyendo de esa cama que hace algún tiempo buscaba sedienta de vida. Ha ido al baño, ha cerrado la puerta. Respira agitada, su corazón late con fuerza.  Se ducha, deambula por el habitáculo de un lado a otro, de la ducha al lavabo, una y otra vez como animal encerrado.  Cuando sale del baño deja
 olvidada la barra de labios en el lavabo.

No consigue recordar como ha llegado hasta aquí.

Tropezaron de repente, se sonrieron entre la multitud anónima. Él le guiñó el ojo y ella, coqueta, se recogió la melena con un moño. Se robaron besos, se arrancaron risas.  Pestañeó y en el calendario pasaron años. Los suficientes, quizás, demasiados.
Lo miró dormido, en penumbra, desnudo, girado hacia el lado contrario de donde ella se encontraba.  Se acercó sigilosa, no quería despertarle, le rozó el hombro con los dedos, le dio un beso en la comisura de sus labios.

No consigue recordar por qué motivo se fue.

Recorrió el camino de vuelta con la certeza de que ese día, que tan lejano e imposible había sentido siempre, esos días en que sus ojos solo lo veían a él y que en su corazón no había espacio más que para él y todo su mundo, esos días habían desaparecido. 
El cómo y el cuándo sucedió a penas le importaba en ese momento. Lloró, porque el desamor duele, porque recordaba toda la vida que se perdía, todos los planes, todas las risas, las cenas mirando las estrellas, todos esos cachitos de felicidad doméstica, porque ahora todo era lejano. 
Lloró porque lo imaginaba despertando. Buscándola en el lado de la cama ya vacio.  Yendo al baño para orinar. Leyendo sus letras en el  espejo.

"No nos queda nada"

El teléfono sonó. Era él.
Cuando  ella descolgó y escuchó su voz, lo supo, no renunciaría a ella fácilmente,  al  menos no sin saber... porqué.


Hay días que resultan ser todo un desatino.



14 comentarios:

  1. Quizás sea un poco desatinado irse de esa manera, sin explicar ni explicarse a sí misma por la decisión.
    Claro que a veces no hay respuestas porque no ha quedado mucho sentimiento. Ojalá que se decida a atenderlo.
    Un abrazote, Nieves.

    ResponderEliminar
  2. Debe ser muy triste llegar a ese punto sin haberse dado cuenta antes....en fin, hasta que no pasemos por algo así, no sabemos como reaccionaremos.

    Besos Nieves y un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Deberá darle sus razones...
    Hay días que todo cambia.
    Besos 🌹

    ResponderEliminar
  4. Hay dìas en que uno se complica la vida, hay que tomar aire y seguir camino para aclarar la mente
    Besos

    ResponderEliminar
  5. Igual todavía hay arreglo, pasa en la vida real, y para tirar la toalla siempre se está a tiempo.

    Besos Nieves.

    ResponderEliminar
  6. Yo creo que el "No nos queda nada" lo explica todo.

    ResponderEliminar
  7. Lo malo que esas cosas no se suelen acabar para los dos al mismo tiempo.
    Besos.

    ResponderEliminar
  8. Hola Nieves.
    Entrada triste la de hoy. Pero como dices... es lo que tiene el desamor. Buff
    Besos

    ResponderEliminar
  9. Para el desamor no se está (casi) nunca preparado. Es por ello que a su llegada nos sentimos tan dolidos, tan desorientados, tan desatinados.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  10. Bueno, el desatino tuvo un "atino" en ese llamado esperanzador! Un abrazo Nieves!

    ResponderEliminar
  11. Todo tiene un principio y un fin. Siempre uno de los dos sale peor parado que el otro. Así son las cosas del querer...Saludos.

    ResponderEliminar
  12. Creo que amitad del ca mino siempre hay un espacio, para enderezar el sendero. Un abrazo. carlos

    ResponderEliminar
  13. La vida puede parecer un desatino pero con vosotros se retoma la sensatez :)

    Gracias por vuestras palabras. Os abrazo a tod@s. Feliz fin de semana

    ResponderEliminar

Hola chic@s!!!!
Gracias por visitarme, por estar y compartir tus pensamientos....