Páginas

♥
Entra y siéntete en casa...

martes, 22 de noviembre de 2016

El bote de cristal





Cuando aquella mañana dominical le propuso poner el bote de cristal en la estantería del salón, supo que aquello implicaba muchas cosas, entre ellas, la más importante... un comienzo, no sabía exactamente de qué, pero un comienzo era. 

No pudo evitar recordar otro tiempo, tiempo lejano en el que los dos  tuvieron un bote parecido.
No pudo evitar recordar aquella tarde lejana en la que entró en casa contenta. Como era ella. Siempre dispuesta a contar las diferentes conversaciones que había tenido con las diversas personas con la que se cruzaba a lo largo de todo el día.
Precisamente esa tarde llegaba más temprano  que de costumbre y eso la hacía estar más radiante aún.
Tenía ganas de contarle que había visto a Juan y que habían planeado para el fin de semana. Irían a su casa en el campo, a las afueras de la ciudad.
Tenía ganas  de contarle que en el trabajo había conseguido acabar con todo el papeleo acumulado y que por fin estaba al día después de dos meses estresantes.
Tenía ganas de contarle que había visto los juguetes perfectos para los niños de su vida y que posiblemente no se demoraría demasiado en "escribir la carta a Santa claus".

Tenía ganas de contarle todo lo sucedido... que encontró el paraguas que perdió, estaba en la oficina, que el camarero de donde desayunaba  comunicó que  iba a ser padre, que había comprado los caramelos que le gustan tanto a él, esos que le suavizan la garganta y alivian la tos del fumeteo...

Entró en casa contenta. Dejó la bandolera en la silla de la entrada, la bufanda naranja y el paraguas rescatado del lugar de donde van las cosas perdidas. Entró al salón y lo vio sentado en el balcón fumándose un cigarro, con el periódico en la mesita como de haberlo estado leyendo. Ella fue a la cocina y abrió el frigorífico mientras comenzaba a contarle con su alegría y energía habitual.
Le puso un botellín de cerveza en la mesa y dijo:  "Ya sé que solo es Martes pero creo que hoy es un buen día para una cervecita furtiva".   Seguidamente cogió el abridor y plum... abrió los botellines.  Se sentó y le contó un poco, hasta que descubrió su mirada de otoño triste. Se notaba que intentaba disimular, que quería escucharla y sentir que la vida era una aventura tal y como la relataba ella, su chica de cuentos y cascabeles, su chica de pies fríos y corazón... caliente.

Ella lo notó, cualquier persona hubiera notado esos ojos de recuerdos antiguos y melancolías enquistadas.   Ella entonces reaccionó, dio un trago a la cerveza y dijo como si fuera uno de esos arrebatos de ella.

¿Por qué no abrimos el bote? Ya sé que no es Nochevieja. Pero que más da. Este año el bote está lleno y creo que hay más papelitos blancos que rosa... - hizo una mueca divertida-

Debemos esperar.

Ella sin apenas prestarle atención fue al salón, cogió el bote de cristal de la estantería y lo puso en la mesita, dobló con cuidado el periódico y colocó en el centro de la mesita el precioso bote de cristal, dentro un buen puñado de papelitos doblados, rosas y blancos.

Si lo abrimos ahora, que haremos  cuando volvamos a casa después de la fiesta de fin de año...

Bueno, siempre se puede innovar, se pueden hacer otras cosas y mucho mas divertidas. - Hizo una  vez más una de sus muecas-  Se me ocurren un par de ellas en este momento.


Se quedaron un instante en silencio. Mirándose, sonrientes. Después ella le preguntó si en algunos de esos papelitos blancos estaba ella.  Él no pudo evitar reir.  ”No lo sé, imagino que sí... en un año hay muchas posibilidades  de que hayas hecho algo guay".  Ese guay sonó forzado, no era una palabra de él sino de ella y él la utilizaba en momentos distendidos para provocar simpatía.

Ella se relajó poniendo las manos en la mesa y la cabeza apoyada en ellas, a la altura del bote miraba con ojos brillantes todo  su interior, con una media sonrisa provocada por el recuerdo de todos sus papelitos,  papelitos rosa.

En un momento él le preguntó si le parecía bien tener el bote, sacándola de la ensoñación del recuerdo. 

Era una tradición, un juego que inventaron hace muuuuchos años.  Cada vez que les pasaba algo divertido, sorprendente, chulo, guay... algo que valiera la pena recordar, lo apuntaban y lo metían en el  bote de los recuerdos.  El día de fin de año cuando volvían de la fiesta de Nochevieja, se metían en la cama, los dos y el bote y cada uno leía los papelitos del otro.  Después hacían el amor con  los recuerdos y sensaciones de todo un año.

Ella sabiendo lo que implicaba aceptó.

Bueno, estaría bien tener el bote para que nos recordara todas esas cosas casi siempre insignificantes, que un día, en un momento, nos hacen felices. Él puso el bote en la nueva estantería de un nuevo hogar con naturalidad y ella sabiendo que aquel día sería un domingo hogareño debido a las lluvias y tormentas, Lo animó a que la acompañara a la cocina, le ayudara aún sabiendo su poca experiencia gastronómica. Él tenía experiencia en muchas cosas, era maestro en  muchas materias de la vida pero en la cocina era un espanto. Allí pasaron la mañana, entre harina, salsas y sartenes. Entre risas, cariños y besos.

La mejor terapia.



~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~


http://encuentrosantesdelalba.blogspot.com.es





15 comentarios:

  1. Me ha gustado la idea del bote.

    Pero abrirlo una vez al año me parece poco. Propongo apertura trimestral...eso si, con el mismo final.

    ResponderEliminar
  2. Muy bonita tu historia, me gustò mucho
    Besos

    ResponderEliminar
  3. Guille, Pues si te gusta la idea adelante. En estas cosas de los juegos las reglas de pactan, se inventan :)
    Ya imagino que el final no lo cambias. Ni tú ni nadie en su sano juicio. :)

    Besos


    Cantares, Gracias por pasarte, me alegra que te gustara Ana :)

    Besitos

    ResponderEliminar
  4. Es muy imaginativo. Todos debemos tener un bote!!!

    ResponderEliminar
  5. Es una idea muy original.
    Aunque prefiero no pensar en qué habría en mi bote...

    Besos.

    ResponderEliminar
  6. Leches botes, como en la Primitiva y la Bonoloto. Cada uno con lo que le haga más feliz, con eso se lo maneje.

    Besos Nieves.

    ResponderEliminar
  7. Eso del bote me ha parecido algo muy original y a la vez para sentir, al recodar lo que se nos va, por estos vivires que tenemos.
    Preciosa la historía.
    Besitoss

    ResponderEliminar
  8. Qué idea tan original!!!

    Me gusta....pero para abrirlo más seguido y sí, también con el mismo final jijijiji

    Besos Nieves =))))

    ResponderEliminar
  9. El bote terapéutico necesario en esos días terribles.

    Pero no es para todas las parejas.

    Besos

    ResponderEliminar
  10. Hermosa historia. Nieves, lo del bote genial.
    Besos

    ResponderEliminar
  11. Una pareja que no deja que se marchite el amor, un abrazo Nieves!

    ResponderEliminar
  12. AMIG@s ... creo que tenés que hacerse con un bote inmediatamente y comerzar a llenarlo con el primer papelito con eso que os hizo felices hoy...

    MIL BESOS !!!

    ResponderEliminar
  13. Bonita historia!! Habrá que probar lo del bote para que no se escape ningún momento feliz...
    Mil besos!!

    ResponderEliminar
  14. Ya te digo Patry, es una idea que al parecer os ha gustado mucho. Ahora hay que pactarla y hacerla.

    Besitos :)

    ResponderEliminar

Hola chic@s!!!!
Gracias por visitarme, por estar y compartir tus pensamientos....