Páginas

♥
Entra y siéntete en casa...

miércoles, 2 de marzo de 2016

ESoS Cuentos perDiDos


Deseo reflejarme en la luz de tu mirada, en cada una de las madrugadas.  Que tu cuerpo sea mi abrigo. Tu pecho mi almohada. Tus sueños, los míos y tus besos la fuente de mi deseo.



Ella escribía cuentos pero llegó perdida al pequeño camino te tierra naranja unas de las tardes mas bonitas de primavera.  El perro que vio adormecido aún cuando le quedaba un trecho para llegar a la verja ahora ladraba con tanto ímpetu que  no le dejaba pensar lo que hacer, si seguir adelante en el camino de albero o pedir ayuda a la dueña de aquel perro exaltado por su presencia.


El hombre salió del interior de la casita de campo, con árboles nuevos y un huerto cuidado. El perro se desplazó junto a las piernas de su amigo y se acercaron a la verja para atender a la escritora perdida.
Demasiado tarde y demasiado lejos de cualquier lugar como para querer y poder volver al mundo de supermercados, cafeterías y barrios unifamiliares.  Nadie había llegado antes tan lejos. Nadie se había acercado a su verja,  así que la invitó con amabilidad a que entrara, podría pasar la noche y volver al mundo ruidoso al día siguiente.



Ella encontró en aquel lugar lejano donde nadie antes habían llegado sus cuentos perdidos, esos que sólo en aquel lugar podían ser escritos. Una noche se convirtió en días, los días en semanas y las semanas en una vida.  Y fue allí, que al igual que sus cuentos encontró la mirada que siempre estuvo buscando, los abrazos templados y la compañía de la persona que le entregó su parsimonia y su corazón triste, allí fue donde encontró los amaneceres y la verdadera velocidad del tiempo, donde su nombre sonaba a susurro, donde tuvo la certeza de que las arrugas indicaban simplemente donde han estado  las sonrisas. Allí olvidó los paisajes de ida y vuelta tras agotadoras jornadas laborales, caras desconocidas y pocas conversaciones... 

Y fue entonces cuando olvidaron el pasado, descubrieron todo el amor que les quedaba en sus corazones de niebla y cuentos. Y fue entonces cuando un día descubrieron que eran la pieza del puzle que siempre faltaba para que la rueda de sus vidas funcionara. Fue entonces cuando en uno de esos atardeceres él la miró con sus ojos y ella lo supo.


Deseo reflejarme en la luz de tu mirada, en cada una de las madrugadas.  Que tu cuerpo sea mi abrigo. Tu pecho mi almohada. Tus sueños, los míos y tus besos la fuente de mi deseo.


3 comentarios:

  1. Qué hermoso Nieves, un relato conmovedor y pleno de esperanzas! Un abrazo!

    ResponderEliminar
  2. Esto relatos los bordas. Sobre todo me encantan los párrafos del principio y final del texto.

    Besos Nieves.

    ResponderEliminar
  3. La fortuna de encontrar su lugar, porque a veces se nos pasa la vida sin encontrarlo, y sin los abrazos perfectos.
    Un saludo, desde 688 km. Lo acabó de mirar, de momento, solo es un proyecto en mi cabeza.

    ResponderEliminar

Hola chic@s!!!!
Gracias por visitarme, por estar y compartir tus pensamientos....