Páginas

♥
Entra y siéntete en casa...

miércoles, 17 de junio de 2015

etapas y perdones



El reloj marcaba un poco más de las seis de la tarde.  Una repentina e inesperada tormenta de primavera la había sorprendido a la salida del trabajo. Tomó el bus a pocos metros de la oficina y fue directa a casa.

Eduardo estaba sentado en el sofá leyendo un libro acompañado de su segundo café de la tarde.  La escuchó llegar. Sintió sus pasos presurosos, como si llegara huyendo de algún peligro inminente,  llegó al salón  y se paró un instante en la entrada, empapada de la lluvia, agitada y temblado por la falta de costumbre de correr. Él la miró desconcertado, ella asustada como una niña pequeña se sentó en el suelo y se abrazó a sus rodillas.   "Pero, que te pasa mi niña"
" Hoy ha sido un día largo, he pensado en ti constantemente, no quería llamarte e interrumpirte en tu trabajo, sólo quería escucharte, tenía que contarte tantas cosas, ahora cuando estoy a tu lado, todo vuelve a la calma y nada parece difícil ni complicado, seré buena chica y no habrá más reproches,  ni de tu pasado, ni de tus mujeres, ni de nada que se salga de nuestro presente y de tú y yo. Haremos ese  viaje que deseas tanto juntos, no sé lo que me pasa, me he dado cuenta hoy, mientras  desayunaba en la cafetería del trabajo, que soy demasiado fría e independiente, que no te di un beso al marcharme esta mañana,  y eso me hizo que me doliera en el alma porque te quiero,  y quiero quererte, y quiero estar contigo, y  quiero morir, así en tus brazos"

"No seas tan melodramática, yo también quiero estar contigo, si estoy aquí es porque te elegí, porque te quiero a ti y a ninguna otra, compréndelo.  No me gusta que me recuerdes con tu sarcasmo irónico mi vida con otras mujeres, porque hoy mi mujer eres tu.  Y yo no quiero morir... ni siquiera en tus brazos.  Quiero vivir, con alegría y con cierta locura. 
Anda vamos, levántate y  sécate, cogerás una pulmonía"

La mujer se fue al dormitorio donde se quitó toda la ropa empapada, Eduardo le acercó una toalla, "me apetece ducharme con agua caliente"

Eduardo puso toda la ropa sucia en la cesta para lavar, La muchacha recorrió desnuda buena parte del pasillo en penumbras.
Él se sentó unos minutos en los pies de la cama escuchando como caía el agua de la ducha. Meditó un momento, no demasiado, siempre tuvo las ideas muy claras...

Entró en la ducha, desnudo, al mirarla le sonrió. Ella se quedó un tanto parada. "Hacemos entonces las paces" dijo a la vez que cerraba la puerta de la ducha. "Claro que si"


Siempre es difícil aceptar la vida pasada de las nuevas parejas, es fácil reprochar lo que se piensa se hizo una vez y no se hace ahora. Todos vivimos varias vidas, varias etapas en nuestra propia evolución a lo largo de los años. Con seguridad, muchas de las cosas y errores que cometimos en algún momento seríamos incapaces de realizarlos hoy. Tenemos que pensar y vivir en presente, y valorar a las personas por quien son hoy, no por lo que fueron ni por lo que serán. Con seguridad serán/seremos personas totalmente distintas, con valores y pensamientos tan opuestos, que si meditamos un poco nos costaría reconocernos a nosotros mismos.
Con el tiempo se aprende que no hay que ilusionarte con unas palabras bonitas, un te quiero, un me gustas, ni con la belleza de sirenas ni de adonis... en cierta etapa de la vida, ya no significan nada.






9 comentarios:

  1. Resumiendo, que la mojadiña le reblandeció la sesera, y acabaron chingando, y "pelillos a la mar".

    Besos Nieves.

    ResponderEliminar
  2. En las relaciones hay que valorar los sentimientos, a veces se dan situaciones que son del momento y se pueden superar si el cariño es suficientemente profundo, un abrazo!

    ResponderEliminar
  3. Hola dulzura, no se me ocurre pensar como puede molestar lo que haya vivido una persona ANTES de conocerte, imposible sentir celos de una vida que no existió a mi lado
    Se que hay personas que viven dolorosamente el "pasado" de sus amores y me parece que deberían reflexionar, nadie que conozcas vendrá a tu lado sin haber vivido, sin haber amado, sin haberse fastidiado, sin experiencias, es imposible.
    Todo lo que el y vos han vivido sin conocerse los llevó a ser quienes son hoy y a conocerse, entonces mas que celos hay que dar gracias.
    Cada uno es hoy el resultado de una sucesión de acciones cotidianas de AÑOS
    Anda niña! a disfrutar la vida sin mirar lo que no existe (ya fué)
    Besos

    ResponderEliminar
  4. hello my sweet nieves. a very beautuful story and all you write how nice you always inspire you most beautiful feelings and wath where you write wiht such dedication . much kisses

    ResponderEliminar
  5. Yo con Rafa es que me desc...
    Que bien sientan las reconciliaciones, hoy voy a tener que reconciliarme yo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Que bien lo has expresado.
    Tienes una gran sabiduria e imaginación.
    Besos Nieves, buenas noches

    ResponderEliminar
  7. Comparto opinión con Verónica, qué bien lo haces¡
    Bss

    ResponderEliminar
  8. Efectivamente hay que vivir el presente y disfrutar del ahora. La vida es corta para comernos el coco con tiempos pasados....Vivan las reconciliaciones!!!!
    Mil besos!!!

    ResponderEliminar
  9. Muchas gracias por vuestros comentarios.
    Os deseo un feliz fin de semana.
    Mil besos de vuestra amiga Nieves

    :)

    ResponderEliminar

Hola chic@s!!!!
Gracias por visitarme, por estar y compartir tus pensamientos....