Páginas

♥
Entra y siéntete en casa...

domingo, 1 de febrero de 2015

Mentes coincidentes ~2~



El sobrino de Eloy era un chico de 20 años, buen estudiante, deportista y un manitas para las cosas del hogar, lo mismo te ponía una bombilla que te arreglaba la lavadora. En casa de su tío se encontraba cómodo, con la libertad suficiente como  para fumarse un cigarro cada tanto, en los momentos de mas estrés  a pesar de no ser fumador habitual, o para traer a algunas de sus compañeras de clase, amigos de su equipo de fútbol, del grupo de ajedrez o alguna de sus amigas especiales... que en aquellos momentos sólo tenía una pero había otra en proyecto. Martina la risueña, con su melena caoba, rizada y alborotada, con sus ojos verdes y sus labios siempre pintados con esas barras de labios con sabores... y olores, cuando se acercaba a ella siempre percibía las fresas, las cerezas de su gloss, siempre tenía que controlarse para no darle un buen beso en sus labios,  para él era una tentación difícil de ignorar.


- ¿ Me puedes ayudar con esto?  Llevo días dándole vueltas y hoy en clase me di cuenta que lo tienes claro.   Martina le abordó en mitad de uno de los pasillos de la Universidad. 

Daniel pudo percibir las cerezas de sus brillantes y carnosos labios. Sus rizos alborotados, las botas de media caña, pantis muy tupidas y una falda escocesa bastante corta...

- Si no puedes se lo diré a las chicas, pero las veo también bastantes despistadas...  y no quiero perder más el tiempo.  pasaba las hojas del libro una tras otras buscando en ellas una explicación, la solución a todas sus dudas. 

- Claro que sí Martina, pero tiene que ser sobre tarde...¿ te parece bien a las 19:30 ? Tengo entrenamiento y llego sobre las siete a casa.







Marcelo -el loro- dio la bienvenida a quien entró por la puerta deslumbrando con la luz de la calle.  "Bienvenido Capitán" "esos malditos piratas se han bebido todo el ron"

- Hola Marcelo. Que tal la mañana.

"Hijo puta"

- No digas esas palabras Marcelo...

Se  dio una ducha rápida, se vistió con ropa cómoda, en el último momento decidió llevarse una rebeca con cremallera por si refrescaba al final de la tarde. Al pasar por el cuarto de su sobrino le escuchó hablar, dando explicaciones de alguna asignatura.
"Me voy muchacho" Dijo en el pasillo sin tener intensión de interrumpir demasiado.
"Vale tío"  El muchacho abrió la puerta que se encontraba encajada.
"Estoy con Martina repasando algunas cosas, entra,  te la presento"

La muchacha se levantó para saludar a Eloy, era bonita, y muy risueña, esbozó una amplia sonrisa y comentó un poco su problemática con aquella asignatura.
El hombre no quiso demorar más aquella interrupción y los dejó en la habitación, pudo escuchar de lejos como la muchacha le comentaba a su sobrino lo simpático que le había parecido...


Al llegar a la cafetería, a pesar de encontrarse muy cerca de casa,  Julia ya estaba sentada esperándole. Aún estaba en la barra, eso quería decir que no hacía mucho que había llegado pero aún así se sintió incómodo,  no le gustaba hacer esperar a los amigos y aún menos a ella.

"siento haber llegado tarde, mi sobrino me ha presentado a una amiga y se me echó el tiempo encima"
"No importa, acabo de llegar, aún no he pedido los cafés"

Reaccionaron después de quedarse un par del segundos en silencio. Él la miró y se le acercó para darle un beso, se lo dio en la mejilla, cerca de la comisura de los labios. Tenía ganas de besarla, pero ya no era un chiquillo que pudiera besar a su novieta con pasión desmedida en cualquier lugar. Se sentaron en una de las mesas cercanas a uno de los ventanales.  El sol los acariciaba y los calentaban en aquella tarde de febrero.
La escuchaba hablar, le gustaba como contaba las cosas.  Posó su mano sobre la de Julia y la acariciaba mientras escuchaba sus historias, mientras le preguntaba como le había ido la jornada laboral, mientras sonreía y miraba en esos momentos de silencio tras las cristaleras.
Al salir de la cafetería pasearon sin rumbo fijo, ella se cogió de su brazo. Unos amigos de Julia los saludaron con efusividad y alegría,  iban a cenar y los invitaron para que los acompañaran. Aceptaron.

En el restaurante Julia se despojó del abrigo dejando a la vista el precioso vestido negro con tonalidades tornasol  que lucía con su habitual naturalidad.
Se sentó en la mesa que le habían designado un momento y comentó algo a la amiga justo antes de levantarse e ir al baño. Eloy la miró con cariño...
Carmelo el marido de Andrea la amiga de Julia había ido a comentarle algo a uno de los camareros. Andrea buscaba algo en su minúsculo bolso. Eloy miró la puerta de los baños esperando ver salir a su hermosa Julia, con su espectacular vestido y sus botines tan bien elegidos. con su melena perfectamente alisada y esa sombra de ojos que tanto le favorecía... Tardaba en salir. Decidió levantarse y se dirigió como paseando a los baños... Entró en el pequeño habitáculo común, donde estaban las dos puerta de los baños masculinos y femeninos.  Se asomó con cierto pudor al baño de las chicas donde una luz blanca iluminaba toda la estancia, "Julia ¿estás sola?" dijo casi en susurro.
"Creo que si"

Entró dejando que la puerta se cerrase sola tras él... se quedó mirando a Julia que se retocaba el maquillaje mirándose en el gran espejo con marco dorado. Ella lo miró sorprendida de verlo allí, pero no dijo nada al respecto.

"No te maquilles más, estás preciosa"

La cogió por la cintura y la acercó a él todo lo que pudo. "Que te pasa... " susurró Julia  al mismo tiempo que acariciaba con cariño la mejilla de Eloy.
Él no dijo nada. La besó con cuidado para no desmaquillara demasiado. Olvidó un momento que estaban en los baños de un restaurante, acarició la espalda de la hermosa Julia desde la nuca a sus glúteos.  Ella lo besaba con timidez inusitada, sentía como acariciaba sus pequeños pechos que reaccionaban con involuntaria excitación.  Él la cogió a peso, la sentó sobre el mármol rosa del lavabo, Julia lo abrazaba con sus piernas, acariciaba su cuello, lo besaba y se dejaba besar.
" Salgamos, entrará alguien Eloy"  balbuceó entre besos.
Fue entonces cuando él despertó de aquel momento hipnótico y pasional.

Volvieron a la mesa donde los amigos leían la carta del restaurante ajenos de sus pasiones arrebatadas.








9 comentarios:

  1. Linda historia, amores apasionados, hace tantos años que laa pasión no anda por estos lares... je
    Besos

    ResponderEliminar
  2. Jolín¡ pensé que encontraba a Julia con otro en el baño...
    Bss

    ResponderEliminar
  3. ¡Fuáh! la intensidad del principio... jaja no se si lo recuerdo bien...
    Por cierto... ¿cuantas sombras tienen estos dos?....
    ¿y el loro? ¿tiene sombras?

    Otro abrazo, no te quejes, dos en un día.

    ResponderEliminar
  4. El ambiente se está calentando, supongo que la trama continúa...
    Un abrazote, Nieves.

    ResponderEliminar
  5. *Gracias Cantares, El amor es actitud y ganas, nada tiene que ver con la edad, nunca se sabe cuando puede llamar a la puerta.

    ;)

    * Mar, Nooo estos dos creo que están demasiado apasionado como para fijarse en alguien mas...

    Bss


    *Ruben, Me entusiasma verte por aquí, sabes, debo de ser una de las poquísimas mujeres que no han leído ese libro, y ni ganas la verdad. Soy más de libros de intrigas y asesinatos... he de suponer que eso de las sombras tiene algún significado. Si no me lo explicas seguiré en la inopia o ya que me has abierto la curiosidad le preguntaré a una de mus amigas que curiosamente es el único libro que se han leído en su vida. Tal como te lo cuento.
    De todas formas me resulta curioso como si me gusta escribir tanto romance no me sedujo este libro... será porque huyo de todo lo que eligen las grandes masas... yo que sé!

    Besines :)

    *Mirella, bueno, parece que gusta y asi como que me dais impulso para seguir contado algunos de los momentos de esta parejita de enamorados.

    Un abrazo amiga!!

    ResponderEliminar
  6. Mira que por muy apasionados que estén la vida da muchas sorpresas o sorpresas da la vida, como la canción. Ya veremos las sorpresas que nos tienes preparadas de los tortolitos.

    Besos Nieves.

    ResponderEliminar
  7. Nieves, tengo miedo de algo que puede romper la ilusión del protagonista, espero que no sea lo que pienso, veremos la parte 3, un abrazo!

    ResponderEliminar
  8. que bueno que viene. -a esperar la proxima
    Saludos

    ResponderEliminar
  9. *Rafa, muchas gracias por tu seguimiento y no perder detalle de mis historias :)

    Besos!!!

    * Cristina. No tengas miedo, gracias por leer todas mis entradas con tanto interés y buen humor.
    Mil besos!!!

    * Las viudas de david, muchísimas gracias por tus visitas y comentarios. Feliz día :)

    ResponderEliminar

Hola chic@s!!!!
Gracias por visitarme, por estar y compartir tus pensamientos....