Páginas

♥
Entra y siéntete en casa...

sábado, 20 de septiembre de 2014

Natalia V



- He visto la nota en tu puerta, ¿Qué ha pasado?

- No sé, no está en su mejor momento, hace semanas que no sale de casa, está triste, encontré pastillas de dormir junto a la cama. No sé lo que hacer Carlos. Susurró María junto a la puerta.

- ¿Y la niña?  Carlos utilizó el mismo tono de voz

- Con los abuelos en el pueblo.

- ¿Puedo entrar y verla?

- Está en la cocina.

Carlos entró con energía a la cocina, simulando normalidad. "Que pasa Natalia, venía para ver si me echabas una mano. Necesito que me hagas unas fotos, bueno... a mi no,  al ST.  JAMES. Mi jefe quiere hacer un evento y necesita un par de buenas fotos"

- Ahora no puedo Carlos...

- No veo que estés haciendo nada, bajamos un momento y con  tu arte lo terminamos en un momento.

- No sé si tengo carretes....

Carlos  cogió un cigarro de la mesa donde estaba sentada Natalia.

- No sabía que ahora te había dado por fumar.  - lo Encendió -... pues que sepas que esto es veneno y la perdición para un buen cutis.  Bueno... te vistes o qué... no pensarás estar ahí dándole al café y los cigarros todo el día ...   Se sentó en  un taburete junto a la mesa y se preparó una taza de café.


Natalia lo miraba con ojos brillantes, vidriosos, a punto de estallar en llanto.

La puerta de la entrada se escuchó cerrarse, María brindando uno de sus gestos de discreción quiso dejarlos solos, quizás tuvieran que hablar cosas que omitieran por estar ella delante.

- No vayas a llorar. ¿Qué cosa te pasa para llorar ahora? Tienes tu hija, tu casa, tu familia, tu trabajo, tus amigos, tienes a María, me tienes a mi joder, es que no me ves Natalia,  haber...  que quieres, que necesitas, que hago... que te doy para que no sufras...

Las lágrimas caían silenciosas sobre las mejillas de la fotógrafa.


- No puedes hacer nada, nadie puede hacer nada.

- Ya lo sé Natalia.  No puedo hacer que esa mierda de noche desaparezca, no puedo derribar ese  puto muro que tienes, no puedo llegar a ti ni a tu  alma. no puedo... no puedo  pero aquí  estoy, ME VES O NO !!! - Se dio un golpe en el pecho con cierto enfado  aderezado con impotencia- no puedo irme, no puedo dejar de pensar en lo mucho que te quise, en todo el amor que podía haber gastado contigo. Que quieres... que me vaya, que te deje aquí lamiéndote las viejas heridas  tranquila y relajada, a tope de pastillas y cafés....   No Natalia, no te equivoques. Hazte a la idea que no me voy a ir, voy a estar aquí cada día, seré tu sombra, tu luz, tu todo. La vida me reservaba una gran sorpresa, vine persiguiendo el espejismo de tu amor y encontré el Oasis de Maria, nunca lo hubiera imaginado, no estaba en mis planes, pero creo que no me debo  sentir culpable, y ella tampoco se merece tus malos gestos, ella te quiere tanto como yo; se preocupa,  te vigila, cuida de tu niña cuando estás tan drogada con esas mierdas de pastillas que no puedes ni moverte. Silvia tiene 9 años y no tiene porqué hacerse la cena, tiene que tener la madre que ha tenido siempre para cuidar de ella.  ¿Qué es lo que te pasa? ¿Qué tienes? ¿Qué te preocupa? ¿Qué te pasa para que en pocos meses no te reconozca?


- No sé, no encuentro salida, las pesadillas volvieron,  no puedo  dormir, tengo  miedo de revivir en sueños aquella noche que no me deja vivir. Las pastillas me hacen dormir sin sueños. Me alivian, me liberan.

- Y prefieres "Libertarte" a cuidar de tu niña, a vivir la vida, a compartir la vida con las personas que te quieren.

La mujer con el rostro desfigurado por el llanto asintió.

- Hay que joderse ...  Dio una profunda calada al cigarro y se levantó para quitarse la camiseta que llevaba puesta.

Natalia se pegó a la pared y bajó la mirada como si algo terrible y diabólico se hubiese presentado frente a ella.

- Tranquila, sólo es mi carne, mi cuerpo.  No voy a hacerte nada. Solo quiero decirte que mis fantasmas también llegan en sueños. El insomnio me atormentaba, prefería tenerlo a volver en sueños a mi propio infierno, porque mi infierno duró doce años. Hasta la noche que mi madre me hizo esto...

Se giró para enseñar una espalda llega de pliegues y cicatrices. Tenía toda la espada marcada por una gran quemadura.

- Mi madre me hizo esto, MI MADRE. El dolor tardó años en desaparecer, pero aún, al mirarme al espejo tengo que revivir todo aquello. Mi amigo Antonio nunca dejó que me hundiera. Hoy me río del mundo sabes porque.... Porque estoy aquí,  a salvo,  he construido mi vida y creo que por primera vez en mi asquerosa y solitaria vida, por primera vez soy feliz. Soy tu amigo Natalia y ten por seguro que no voy a permitir que te hundas.


Carlos dejó de hablar de golpe, Natalia permanecía ojerosa en la silla, apretó los labios y se secó las lágrimas con las manos.
- Venga, vamos a hacer las fotos.  Carlos le ofreció su mano para que se levantara y Natalia como si fuera una niña pequeña la cogió con timidez. No tengas miedo Natalia, nunca te dejaremos sola,  María y yo estaremos cuidándote pero debes poner de  tu parte, vale?

- Gracias...

¿Me das un abrazo?   Carlos necesitaba ese abrazo, hacía mucho que no experimentaba tanta tensión, y sabía que los abrazos siempre tranquilizan los sentimientos enervados.

- ¿Te pones la camiseta?  Natalia titubeó

- No.  Mi abrazo va a ser el mismo con camiseta que sin camiseta. 

Natalia se acercó al cuerpo del camarero y lo abrazó  con rigidez. A carlos no le importaba, él sólo quería que no le temiera,  que no tuviera en su mente ideas turbias y maliciosas.


.....     .......


37 meses después...


Sillvia bajaba las escaleras con cuidado para no mancharse el vestido. La puerta del piso de los novios estaba abierta, fue sorteando a los amigos que pululaban por el lugar hasta llegar al dormitorio, se asomó con sigilo.  Carlos la vio y sin dar importancia a su presencia le dio un beso en la cabeza y le dijo lo guapísima que estaba. "Ella si que está guapa"  "Yo no la puedo ver... da mala suerte"

- ¿ Y tu madre?

- Debe estar bajando, sólo tenía que coger el bolso y cerrar la puerta.

Cuando llegaron al pasillo la vieron bajar los últimos peldaños.   "Vaya bombón"
Natalia sonrió, soltó una carcajada, "gracias, usted también está muy elegante"

La niña se había perdido en el tumulto unos momentos, volvió presurosa para anunciar que Nico estaba en la puerta esperándola.
Ella salió presurosa. Justo en la puerta se encontraron. Carlos los pudo ver.  Ella le dio un beso en la mejilla y él la agarró de la cintura.  Le dijo algo y ella volvió a reír a carcajadas, Silvia se acercó y Nícolas la cogió en brazos para  darle un beso. Natalia le recriminó que la cogiera, se podía manchar los pantalones. Hacían buena pareja. Carlos se alegraba de que por fin sus demonios se estuvieran disipando.
Nico, miró a Carlos y le saludó con la mano, fue esquivando a los amigos del pasillo que ya se iban para la Iglesia.

- Felicidades muchacho!!! Te deseo lo mejor en tu nueva vida de casado.

- Gracias Nícolas.

- ¿Te comentó la Natalia?  Cuando volváis de New York ya estaré viviendo con ellas, si necesitas algo, no tienes nada más que decirlo. 

- No tenemos planes de hacer cambios en casa pero ya sabes como son estas mujeres nuestras, de momento se les ocurre algo.

Ambos se quedaron parados un momento junto al coche que llevaría al feliz novio a la Iglesia.

Se dieron un abrazo masculino y Nico le abrió la puerta. Carlos entró al  vehículo y encontró a Antonio, era el chófer encargado de llevarle hacia su nueva vida.


Carlos apenas tenía familia, algún primo, un par de tíos, pero tenía muchos amigos, la Iglesia estaba llena de esos  rostros amigos que hicieron de él una buena persona.

La Luz entraba cegadora por la gran puerta del templo.
María entró por fin agarrada del brazo de su padre, estaba radiante, hermosa, hermosa como nunca, hermosa como siempre. Se acercó lentamente a él y su padre la dejó a  su lado, Carlos la cogió un momento de la mano y allí sellaron su amor.


Al salir del templo tuvieron su lluvia de arroz  a cargo de los amigos. María tiró al aire el ramo de flores. Su deseo se materializo.... Natalia fue la que recuperó al vuelo el ramo de la novia... Así que según la tradición ella sería la próxima en contraer matrimonio.


...

El Destino, la vida... nos lleva por rumbos que en más de una ocasión resultan sorprendentes e inesperados.  Intentamos mantener un rumbo pero a veces las tormentas, las mareas, la vida nos lleva por otro muy distinto al que nos planteamos en el punto de SALIDA.

Carlos siguió el rastro de una hermosa mujer que se llevó años viendo  de lejos, que la soñaba, la idealizaba, que la imaginaba. Cuando llegó a ella descubrió el espejismo, pero resultó que aquel camino no fue en vano, casi nunca lo es, encontró a María,  su amor, su luz, su vida, la mujer con la que compartiría todo su mundo...

Natalia terminó venciendo sus fantasmas y Nico terminó siendo el hombre de su vida, aunque ella sabe que fueron sus amigos Carlos y María quien supieron romper el muro, ese que le impedía salir al mundo y vivir, ese que le hubiera impedido vivir la maravillosa experiencia de ser madre por segunda vez.

María estudió hasta el final, luchó por conseguir el puesto que deseaba,  tuvieron que sacrificar muchas cosas, vacaciones, maternidad, vida social ... Carlos la ayuda en todo. Le hace la vida fácil.
Fue la mujer más feliz del mundo el día que supo que sería una de las cirujanas del Hospital Santo santorum.
En un par de años podrían animarse a ser padres, aunque Carlos y María tenían a diario a Silvia en casa, era como una hija, como una sobrina que encontraba con ellos la permisividad que no encontraba en sus padres, a pesar  de que Nico la consentía demasiado.... Silvia era la niña de sus hijos,  todos la querían...
Entre todos construyeron una vida en común y terminaron siendo como una familia, una de esas familias que encuentras en la vida y no tiene nada que ver con la sangre y árboles genealógicos.


"La vida es un juego de cartas...

Nunca sabes las cartas que te van a tocar"



8 comentarios:

  1. Muy buena, me ha encantado, felicitaciones.
    La vida y sus sorpresas.
    Tienes mucho arte, lo mejor para ti.
    Besos

    ResponderEliminar
  2. Me ha gustado que nos recuerdes que siempre hay gente que vive infiernos peores que los propios.
    Y me gusta que que termine con María, para que quede constancia de que los amores platónicos, a veces son pura obsesión que nos impide ver otros caminos...

    ResponderEliminar
  3. Preciosa historia, llena de amor por todos lados. Totalmente de acuerdo Nieves, la vida te lleva por caminos que jamás hubiésemos imaginado....Todo está conectado....
    Mil besos!!!

    ResponderEliminar
  4. Pues al final quedó bien resuelto, nunca habría imaginado este desenlace y sin embargo es bastante creíble.
    Un abrazo,Nieves.

    ResponderEliminar
  5. Que bueno "joía", ya sabes que he estado un poco apartado, pero ya me voy poniendo al día.

    Besos Nieves y que sigas con este magistral coco para narrar los textos.

    ResponderEliminar
  6. *Vero, muchas gracias por tu seguimiento, por tus comentarios y por estar siempre.

    Mil besos!!!

    *Rubén, Vamos, ni yo misma hubiera hecho un esquema de esta historia mejor que el que me haces.
    Muchas Gracias de todo corazón.

    Besos!!

    * Patry, cuando llegamos a ciertas metas descubrimos que no son como esperábamos, y en ocasiones son mucho mejores que como la imaginamos.
    Como la letra de aquella canción... "la vida de da sorpresas"

    Mil besos amiga ;)

    *Tejón, Lo ves.... mis historias resultan ser como la vida... aparentemente complicada pero al final todo tiene un porqué, todo lleva a una causa y un destino.
    Si supiéramos nuestro futuro dejaríamos de recorrer esos caminos sin salida pero que son tan en
    enriquecedores y que terminan aportándonos tanta sabiduría...
    Me ha gustado que te sorprendas !!!

    Un abrazo ;D

    * Rafa, me alegra muchíiiiisimo verte peor aquí por que eso quiere decir que estás mejor.
    Gracias por tus palabras, me animan a seguir adelante.

    Un abrazo :)

    ResponderEliminar
  7. Magnifica historia, tuve la suerte de leer todo, por el tiempo que hacia que no te visitaba
    El amor siempre triunfa, me encantan las historias que terminan bien, a pesar de hechos lamentables
    Felicitaciones
    Abrazos

    ResponderEliminar
  8. Muchas gracias Lapislazuli, Me gusta que disfrutéis de mis historias, a mi también me gustan las historias que terminan bien, de ahí que siempre procuro que terminen bien.

    Un abrazo :)

    ResponderEliminar

Hola chic@s!!!!
Gracias por visitarme, por estar y compartir tus pensamientos....