Páginas

♥
Entra y siéntete en casa...

miércoles, 17 de septiembre de 2014

Natalia IV


Habían pasado meses.  Desde que María llegó a la vida de Carlos todo fue a mejor.
El propósito de acercarse a Natalia estaba surgiendo efecto. El camarero, la fotógrafa y su hija estaban más unidos que nunca.  Carlos estaba viviendo un verdadero sueño.  Aunque la verdad es que nada se hacía sin María, ella era la precursora de todo, la que planeaba, la que hacía y deshacía.

Carlos tenía sentimientos fuerte hacia la fotógrafa pero entendió que ella nunca sería capaz de mantener una relación con alguien. Aquel desgraciado episodio en Francia la había marcado para siempre, pero no podía evitar descubrir el amor por ella, un amor que en los últimos meses lo sentía espeso y pesado, puede que la idealizara,  que se dejara llevar por la imaginación cada mañana al verla pasar... estaba locamente enamorado de ella y no podía luchar ni negarse esa evidencia. Al mismo tiempo mantenía los pies en la tierra y sabía que nunca estaría con ella.  Lo tuvo claro desde el día que fueron a la exposición los cuatro, Carlos buscó un momento para perderse juntos los dos y en las afueras del edificio, en los jardines en forma de laberinto la cogió de la mano y la intentó besar. Lo rechazó y su actitud nerviosa y agitada llegó incluso a asustarle.  Desde entonces Carlos, en su foro interno, sabía que la amistad del Angel llamado Natalia era lo único que lograría. A pesar de todo, se sentía feliz de compartir la vida con ella.





María era una joven discreta.
Abría la puerta a Carlos cuando éste llamaba a horas intespectivas, cansado, triste, contento, con ganas de jugar o con ganas de dormir.  María estaba siempre para él.  Y eso Carlos lo sabía. 
La relación entre ellos fue de menos a mas.  Sus primeros encuentros fueron muy espaciados en el tiempo pero poco a poco su complicidad fue a más y ya pocas noches eran las que dormían cada uno en su cama, cada uno en su hogar.

Carlos la sorprendió aquella tarde que llegó con un GRAN ramo de flores. Se lo encontró en la puerta, justo cuando llegaba de la Universidad. Le dio un beso en los labios, nunca antes le había dado un beso en lugares públicos.  "Ahora bajo guapa"
 María tenía curiosidad, su lado cotilla resurgió como pocas veces. Se quedó en el descansillo, mirando hacia arriba y esperando escucharles hablar.  "Natalia, eres mi Angel, te quiero mucho, ten... para ti, por ser tan buena amiga"

"GRACIAS... ¿ Y estas?"

"Para María, Te dejo, voy a llevárselas"

Los dos ramos estaban unidos y habían parecido ser uno. Carlos bajaba los peldaños de dos en dos. "Maria, MARÍAAAA!!!!"  
Carlos la llamaba, María pudo ver como Natalia había tenido la misma reacción cotilla que ella. Vio como Natalia apoyada en la barandilla de las escaleras miraba a Carlos bajar las escaleras raudo y alegre como nunca canturreando el nombre de su amiga y vecina. La joven Universitaria sintió vértigo ante lo que estaba sucediendo, ante la escena explicita de ... ¿Su amor secreto?

Carlos dio un salto desde el último peldaño hasta donde María se encontraba y le dijo, "Es para ti amor mio"  María cogió el ramo de flores amarillas, nadie nunca le había regalado flores. Él la abrazo y la besó apasionadamente. Le susurró algo en el oído que provocó una sonrisa de la joven, la cogió en brazos, entraron en casa  e hicieron el amor.


Se había quedado dormido, cuando abrió los ojos aún  era media tarde. La muchacha aparentemente dormía a su lado. Carlos se descubrió nuevamente agarrado al pequeño y redondeado pecho de María.  La joven se había puesto el pantalón de pijama, el gris aterciopelado, era suave al tanto, le gustaba.  El gato de algún vecino maullaba, Carlos lo escuchaba mientras observaba a su joven y generosa amiga dormir. Le retiró algunos mechones del rostro,  uno de esos movimientos hizo que la joven despertara, en un principio quedó en silencio para acostumbrarse a la luz y al momento, unos breves minutos después preguntó a Carlos si tenía hambre. 

"Tranquila, quédate aquí conmigo"  Lo solía tratar con tantos cuidados y mimos que en muchas ocasiones Carlos se sentía incómodo. 

- ¿Porqué me has traído flores, porqué me besaste? Natalia nos estaba viendo.

El camarero se levantó de la cama y buscó en el cajón de uno de los muebles un cigarro y lo encendió. Estaba desnudo, su pudor hacía meses que desapareció.  

- Mi actitud es estúpida, Me empeño por una mujer cuando hace tiempo que no puedo vivir sin otra. Cogió los pantalones, se los puso y se dirigió a la cocina para preparar algo de comer.

-  ¿ De qué hablas?

Carlos batía  huevos en un bol, iba a hacer tortilla de carne. María había aparecido de golpe junto al frigorífico, con su larga melena ocultando sus pequeños pechos.

- Pues hablo de esto. De tu cocina, de la tortilla de carne, de esa cama - señaló al dormitorio- que es la única que me hace dormir, hablo de ti María y de mi.  De que todo empezó como un juego furtivo y que ya no puedo vivir sin tus conversaciones, sin tu risa, sin tu vida, que hace tiempo es la mía.

- Pero Carlos... 

- Ya lo se, no hace falta que digas nada.  Enmudeció en el momento en que los huevos y la carne llegaron a la salten,  hacía la tortilla con maestría.

Cuando puso los dos platos en la mesa,  la joven ya tenía todos los cubiertos colocados, los vasos llenos de agua,  después de unos segundos de silencio y de dar lo primeros bocados a la cena soltaron todo los sentimientos que les quedaban dentro ...

- Todo esto me da miedo, esta tarde cuando te vi bajar las escaleras gritando mi  nombre, sentí vértigo porque sentí tu amor... y no sé que hacer con él. 

- No tienes que hacer nada de lo que ya haces.


- ¿Tú me quieres María ? Quiero decir de verdad, si soy algo más que un amigo con el que te diviertes en la cama.

María entendió que debía ser honesta, y decir por fin la verdad de todos sus sentimientos, sin fingir ni camuflar nada. Sintió que era el momento de lanzarse al vacío.

-Debo reconocer que todo empezó por impulsos, me gustabas porque me divertías. Sabía que ibas tras Natalia.  Yo cuando termine los estudios puede que me vaya de la ciudad si no encuentro nada por aquí,  lo tenía asimilado, el pretender tener futuro contigo era algo que me negué imaginar desde un principio.
Pero hace bastantes meses eres mi refugio, te necesito, te quiero más de lo que nunca hubiese imaginado. Cuando no dormías conmigo solía pensar en esto, te echaba de menos y pensaba que yo te amaba tanto como tú a Natalia y que todo esto se iría por el desagüe porque nunca llegaríamos a coincidir en pensamientos ni deseos. Tenía asimilado amarte hasta el fin de nuestra historia, hasta el día en que  Natalia descubriera el hombre que eres.

- Olvida a Natalia en estos momentos. Sé que eres joven y tienes muchos planes de futuro, yo te voy a apoyar en todo lo que esté en mis manos, pero quiero saber aquí y ahora si quieres que estemos juntos,  que dejemos de fingir nuestro amor, es estúpido ocultarlo, somos libres,  y si tu quieres vas a ser la mujer de mi vida, entre estas paredes y en el mundo.

- Me encantan tus planes. - Se levantó y le dio un beso en la mejilla- Acepto todo. 

Ven aquí muchacha, acarició sus mejillas  y le dio un beso en los labios, ¿De verdad me amas?

Ella esbozó una amplia sonrisa y gesticuló afirmando "TE AMO" ... volvieron a la cama.



.....   ....

Continuará y.... Será el desenlace...




4 comentarios:

  1. Bravo Nieves, me encantaaaa!!!! No esperaba este giro en la historia pero me ha sorprendido gratamente. Estoy deseando saber el desenlace!!!
    Mil besos!!!!

    ResponderEliminar
  2. Ay estos dos.
    Espero impaciente el final.
    Muy buena, Nieves, tienes mucho arte e imaginación.
    Besos, buena semana

    ResponderEliminar
  3. Me pregunto si el desenlace será tras un nuevo giro de los acontecimientos...
    Me hace gracia que la niña y el abuelo compartan nombre con mis hijos...

    ResponderEliminar
  4. Patry, Vero. Creo que en horas la podréis leer. Espero que mañana al final del día la publique.

    Muchas gracias por vuestra fidelidad y pasión...

    :)


    Rubén, QUE CASUALIDAD!!! que cosas!!!
    Realmente busco los nombres al azar, tal y como me salen en el momento. Me resulta curioso esta coincidencia.

    Mañana podrás leer ese desenlace amigo!!!

    Besos!!


    ResponderEliminar

Hola chic@s!!!!
Gracias por visitarme, por estar y compartir tus pensamientos....