Páginas

♥
Entra y siéntete en casa...

lunes, 24 de marzo de 2014

Sibilina




Como una víbora se arrastró sigilosa para no ser descubierta,
con su lengua sibilina,
se deslizó por los recovecos y zigzagueó para que sus intensiones no fueran sorprendidas,
con su hermética mirada,
magnetizó a todos los que se cruzaron en su camino,
con su elocuente intelecto,
tergiversó las evidencias y embaucó a los ilusos que se le cruzaron en su camino.
Nadie pudo evitar que ese día estuviese tras la mirilla aquella hermosa mujer con lengua sibilina, mirada hermética y elocuente intelecto, 
tras la puerta sus  ojos vieron el final de sus problemas,
actos impúdicos que debían quedar entre esas paredes,
aunque a partir de hoy ...
Su silencio tenía forma de cheque.... de cheque en blanco.

Como una víbora se arrastró sigilosa para no ser descubierta,   y sonrió.







8 comentarios:

  1. Me la estoy imaginando, y dan ganas de salir corriendo.
    Un cheque en blanco compra a mucha gente, aunque por suerte no a toda.
    Besos, buena noche Nieves

    ResponderEliminar
  2. Impresionante y muy bien llevado Nieves, un abrazo!

    ResponderEliminar
  3. Creo que todos tienen razón, hay muchas como esa víbora, pero supongo que cada una se arrastra como puede.
    Un abrazo Nieves :)

    ResponderEliminar
  4. Realmente era una víbora. Genial descripción y relato Nieves!

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Muy importante reconocer esas miradas y esquivarlas, ¡¡que miedo!!
    Abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Una pena que exista gente así...pero desgraciadamente existen!!! Bien narrado Nieves, me ha encantadooo!!
    Mil besos!!

    ResponderEliminar

  7. *Besitos para todos!!!


    :)

    Me gustan vuestros comentarios amigos. Os los agradezco de todo ♥

    ResponderEliminar

Hola chic@s!!!!
Gracias por visitarme, por estar y compartir tus pensamientos....